Así se elabora el mítico helado Twister

Todos sabemos lo que es ese helado de forma helicoidal de tres sabores. Pero quizás no imaginábamos cómo se elaboraba. En este vídeo, de una firma heladera turca, se puede ver la fabricación de esta golosina desde el trenzado de sabores gracias a una máquina, cómo se introduce el palo y se empaqueta, listo para vender.

Desde mediados de los años 80, no debe haber niño que no haya pedido este helado al menos una vez en su vida. En 1986 la marca española Frigo, dependiente de la multinacional Unilever, creaba uno de los iconos de la marca, el Twister. En el departamento de calidad de Frigo, el español Álvaro Llorca alumbró y supervisó gran parte de los proyectos de innovación que dieron lugar a los clásicos helados Drácula, Frigo Dedo, Frigo Pie o Calippo.

Así contaba Llorca en una entrevista en primera persona para Verne en 2017, cómo surgió la idea de hacer un helado con forma de tornado. Acudió a la sede británica de Unilever con un pobre nivel de idiomas: “Un científico inglés me mostró el funcionamiento de una máquina estupenda. Aquel prodigio era capaz de entrelazar tres colores en un mismo helado. Me pareció un invento fascinante, pero, como no le estaba entendiendo mucho, le dije que sí a todo. Total, que unos meses más tarde se plantó en nuestra fábrica de Barcelona porque yo le había dado mi visto bueno para que desarrollara su producto con nosotros. Por suerte, mis jefes, en vez de enfadarse, se animaron a probarlo” y así fue como surgió el Twister.

Hoy es un clásico en las cartas de helados y multitud de empresas de maquinarias del sector muestran en redes sociales cómo funcionan estos trenzadores con los que se puede crear un tornado de sabores en pocos minutos.