El fondo soberano noruego reduce un 36% su exposición a deuda española

OSLO, 15 (EUROPA PRESS)

El Fondo de Pensiones del Gobierno de Noruega (NBIM por sus siglas en noruego), el segundo mayor fondo soberano a nivel mundial con un capital de 3,65 billones de coronas noruegas (502.352 millones de euros), contaba al cierre del segundo trimestre de 2012 con una cartera de deuda soberana española por importe de 11.500 millones de coronas (1.570 millones de euros), lo que implica una caída del 36% en lo que va de año de su exposición a bonos soberanos de España, según indicó a Europa Press un representante de la entidad escandinava.

De hecho, la cartera de renta fija de NBIM al cierre del segundo trimestre constata una aceleración en el recorte de su exposición a la deuda española respecto a los tres primeros meses del año, puesto que la inversión en bonos soberanos de España resultaba un 26% inferior a la del cierre del primer trimestre, cuando la entidad ya había recortado en un 13,4% su cartera de deuda española respecto a la situación al finalizar 2011.

En este sentido, el fondo noruego, que ya en el primer trimestre del año se había deshecho de toda su cartera de bonos soberanos de Portugal e Irlanda, destacó que entre abril y junio infraponderó su exposición a la deuda soberana de España, Francia y Reino Unido, mientras que incrementó su cartera de bonos estadounidenses, alemanes y de países emergentes como China, Brasil e India.

"La rentabilidad de los bonos soberanos de países como EEUU, Alemania y Reino Unido bajó hasta niveles récord en el trimestre a medida que los inversores buscaban refugios más seguros para sus inversiones, mientras que, en contraste, los rendimientos de los bonos de Italia y España subieron ante la creciente preocupación por potenciales impagos soberanos", señala la entidad.

Los principales emisores soberanos en cartera del fondo noruego al cierre del segundo trimestre eran EEUU, con 310.351 millones de coronas (42.644 millones de euros), Japón, con 85.580 millones de coronas (11.760 millones de euros), Reino Unido, con 81.538 millones de coronas (11.204 millones de euros), Francia, con 70.891 millones de coronas (9.740 millones de euros) y Alemania, con 57.773 millones de coronas (7.932 millones de euros).

De este modo, el Fondo distribuía su inversión en renta fija entre un total de 4.424 distintos instrumentos de deuda emitidos por un total de 1.247 emisores, por debajo de los 4.717 instrumentos emitidos por 1.322 emisores del primer trimestre. La inversión en este tipo de activos contaba con una duración media de 5,6 años y una rentabilidad del 2,4%.

BARCLAYS, EL VALOR MENOS RENTABLE.

En cuanto a la inversión en renta variable, NBIM precisó que al cierre del segundo trimestre destinaba el 49% de sus inversiones a valores europeos y el 36% a acciones de América, Africa y Oriente Medio, mientras que un 15% estaba colocado en acciones de empresas asiáticas y de Oceanía.

En concreto, la cartera de renta variable del fondo noruego se componía de acciones pertenecientes a 7.803 compañías cotizadas, frente a las 7.957 empresas cotizadas en las que estuvo presente en el primer trimestre del año.

Entre estos valores, los que peor evolución tuvieron en los mercados bursátiles durante el segundo trimestre fueron las acciones de Barclays, seguidas de los títulos del grupo alemán de ingeniería Siemens y la gasista británica BG Group.

Por contra, los mejores resultados los registraron las acciones de la operadora de móviles británica Vodafone, seguida de la estadounidense AT&T y la farmacéutica británica GlaxoSmithKline.