Foenkinos: "Cuando sufrimos, revelamos nuestro verdadero carácter"

París, 27 mar (EFE).- A los 16 años el escritor francés David Foenkinos se vio obligado a pasar meses hospitalizado por una enfermedad cardíaca. Aquel momento cambió su vida, su carácter y aún le sirve para justificar la razón de ser de sus novelas: "Cuando sufrimos, revelamos nuestro verdadero carácter".

"Me doy cuenta de que hablo de esta experiencia en todos mis libros, porque siempre hablan de una ruptura en la vida y de la forma en la que debemos reinventarnos", comenta en una entrevista a EFE el autor, de quien Alfaguara acaba de publicar su última obra en español, "Dos hermanas".

Con ella, Foenkinos (París, 1974) recupera los códigos de su obra más conocida, "La Delicadeza", con el sufrimiento como motor de una historia sobre el abandono y la envidia.

Sus más reconocidas novelas arrancan siempre desde un precipicio, que sirve de punto de inflexión a sus héroes: una ruptura, un cambio de profesión, una catástrofe, la muerte, que era, según consideraban los estoicos, la prueba definitiva del carácter.

"Diría eso sobre todo del sufrimiento, pero creo que depende mucho de la infancia: si tenemos mucho amor en nosotros, podremos superar los dramas. Mathilde (protagonista de "Dos Hermanas") demuestra ser frágil y descubre la violencia que hay en ella. Eso es lo que me interesaba de esta historia", explica el autor.

Su personaje, una amable profesora cuya vida se ve sacudida por el abandono de su pareja y la pérdida de su trabajo, cambia de personalidad cuando entiende que sus aspiraciones (una boda, hijos...) se han venido abajo y se ve obligada a vivir en casa de su hermana con su perfecta familia.

Dadas las circunstancias mundiales que obligan también al confinamiento en Francia por el coronavirus, la entrevista se desarrolla por correo electrónico.

Ante la imposibilidad de un encuentro físico, Foenkinos se describe en un escritorio mientras su hija de cinco años, con quien está encerrado en un apartamento parisino, le tira del jersey: "¡Venga, vamos a jugar!", le dice. La escritura también padece la pandemia.

CURIOSIDAD DOLOROSA

Foenkinos quería escribir una novela psicológica, aventurarse en la maldad de su heroína y regocijarse en lo que Gustave Flaubert describió en "Una educación sentimental" como la "curiosidad dolorosa", una expresión que hoy inspira una imagen muy distinta a la que describió el autor decimonónico.

"Es querer saberlo todo del otro, incluso cuando nos hace daño. Con las redes sociales podemos pasar el tiempo rastreando la vida de quien no quiere saber más de nosotros, eso es una curiosidad dolorosa", dice Foenkinos, que ha adaptado la frase a nuestra época.

"Cuando estamos mal, nos cuesta soportar la felicidad ajena. Y es aún más terrible hoy día con internet. Nuestro dolor se enfrenta permanentemente a las imágenes maravillosas de la vida de los demás", añade el escritor, reconocido en su país con premios como el Renaudot o el Goncourt des Lycéens.

Los pasajes donde Mathilde indaga en la vida de su expareja y su nueva novia y el dramático futuro que espera a la protagonista podrán motivar a más de uno a abandonar el espionaje en redes, por su propia salud.

GRAN PANTALLA

Pero es de una forma u otra la envidia y la idea de vivir una segunda vida lo que se repite en esta obra, que por momentos crea un "déjà vu" con "La Delicadeza", cuya adaptación al cine, que contó con Audrey Tautou en el personaje principal, dirigió Foenkinos junto a su hermano Stéphane.

"Dos Hermanas" también tendrá una versión cinematográfica, coescrita por el propio autor junto al actor y director francés Jean-Paul Rouve, más conocido en Francia por sus papeles cómicos.

Detrás de estas historias entrelazadas, Foenkinos revela sus debilidades: la energía combativa de las mujeres que, según cuenta, "propulsa su imaginación" y la convicción, absurda o no, de que nadie merece ser infeliz. Ni siquiera su ficticia Mathilde.

María D. Valderrama

(c) Agencia EFE