Florida anuncia pronto envío a hospitales de una vacuna contra la covid-19

Agencia EFE
·3 min de lectura

Miami, 19 nov (EFE).- El estado estadounidense de Florida añadió este jueves 9.085 casos nuevos del coronavirus SARS-CoV-2 a una cuenta que se aproxima a los 920.000 acumulados desde marzo, mientras el gobernador, Ron DeSantis, anunció el envío a los hospitales de una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 "dentro de tres a seis semanas".

DeSantis lanzó un mensaje "esperanzador" en medio de críticas de gobiernos locales que le reclaman ordenar el uso obligatorio de mascarillas.

"Este mes ha traído noticias prometedoras sobre nuestros esfuerzos para combatir la covid-19. Florida está preparado para trabajar con el Gobierno federal para distribuir vacunas a los hospitales de Florida en las próximas semanas, así como nuevos tratamientos terapéuticos para los más vulnerables", escribió hoy DeSantis en su cuenta de Twitter.

Desde hace varias semanas, Florida registra un repunte de contagios. El reporte de este jueves muestra el mayor aumento en un día desde los 10.105 casos contabilizados el domingo pasado.

El Departamento de Salud estatal informó, además, de 79 nuevas muertes de residentes como consecuencia del coronavirus.

Las muertes confirmadas en las últimas 24 horas en el sur de Florida incluyen siete en el condado de Miami-Dade, tres en el de Broward y otras tres en el condado de Palm Beach.

Los totales desde el pasado 1 de marzo están ahora en 914.333 casos confirmados de COVID-19 y 18.030 fallecidos, entre residentes y no residentes.

La tasa de positividad en el estado en las pruebas realizadas ayer fue del 7.58 %, mientras que la tasa promedio de 14 días es del 7,9 % y la de una semana, del 8,27 %.

NO SERÁ OBLIGATORIO VACUNARSE

"Las nuevas vacunas (de las farmacéuticas Pfizer y Moderna) traen la perspectiva de salvar pronto miles de vidas", señaló DeSantis en las redes sociales, su primer comentario en semanas sobre la situación actual de la pandemia en Florida.

El gobernador señaló que el objetivo del estado, el tercero del país con más contagios, es lograr que todas las vacunas "seguras y efectivas" estén disponibles para los floridanos que las deseen.

"Pero el estado no exigirá que los floridanos tomen estas vacunas. Esa será la elección de todos y cada uno de los floridanos", señaló, para agregar que las vacunas representan "los mayores rayos de esperanza que hemos visto desde que comenzó la pandemia".

Las vacunas de Pfizer y Moderna están actualmente a la espera de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), algo que, dijo DeSantis, podría suceder en las próximas semanas.

Un portavoz del Sistema Jackson de Salud, la red de hospitales públicos más grande del sur de Florida, confirmó este miércoles que el sistema será uno de los primeros receptores de la vacuna de la farmacéutica Pfizer contra la covid-19.

Por su parte, el Memorial Healthcare System, en Hollywood (al norte de Miami), también confirmó que sería uno de los primeros en el estado en recibir una vacuna contra el coronavirus.

Las vacunas llegarán primero a los trabajadores de salud, el personal y los residentes en los centros de atención geriátrica y los socorristas del estado, para después hacerlo al resto de la población.

Alcaldes de varias ciudades floridanas y de algunos de los condados más afectados, como Miami-Dade y Broward, pidieron ayer a DeSantis que tome "en serio" el aumento de los casos y la necesidad de brindar recomendaciones.

"Usar una mascarilla o tener cierres, esas son las dos opciones que tenemos frente a nosotros ", dijo en una reunión virtual en Zoom el alcalde del condado de Broward, Steve Geller.

Hoy ese condado, que acumula 98.377 casos, reportó 902 nuevos, mientras su vecino Miami-Dade, epicentro de la pandemia en Florida, añadió otros 1.945, con 209.166 en total.

Estados Unidos alcanzó este jueves la cifra de 11.689.545 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 252.290 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

(c) Agencia EFE