El Fiscal pide la pena máxima de seis años de prisión para el vicepresidente de Ecuador

El vicepresidente sin funciones de Ecuador, Jorge Glas, habla a la prensa hoy, jueves 7 de diciembre de 2017, después de que el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno presentó los alegatos finales en el juicio que se sigue en la Corte Nacional de Justicia contra Jorge Glas, y otra docena de procesados acusados del mismo delito en Quito (Ecuador). EFE

Quito, 7 dic (EFE).- El fiscal general del Estado ecuatoriano, Carlos Baca Mancheno, solicitó hoy la pena máxima de 6 años de prisión para el vicepresidente sin funciones de Ecuador, Jorge Glas, como autor de asociación ilícita en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El fiscal presentó hoy los alegatos finales en el juicio que se sigue en la Corte Nacional de Justicia contra Glas y otros ocho procesados acusados del mismo delito, e hizo esa petición de cárcel de acuerdo con el artículo 370 del Código Penal ecuatoriano, según una comunicación de la Fiscalía General.

De acuerdo con el alegato y la solicitud a los jueces que llevan el caso, es circunstancia agravante que Glas era funcionario y por tanto responsable de todas las anomalías que se registraron en los sectores bajo su control.

La Fiscalía acusa al vicepresidente electo de haberse beneficiado de 13,5 millones de dólares en pagos que hizo Odebrecht a través de dos empresas por la adjudicación de cinco proyectos entre 2012 y 2016.

En su alegato final, Baca Mancheno explicó el procedimiento de comisión del delito de asociación ilícita mediante asistencias penales internacionales, testimonios y el peritaje del análisis financiero, que corroboraría las transferencias de los sobornos que hizo Odebrecth en Ecuador por más de 33,5 millones de dólares.

Refirió asimismo que los beneficios que habrían reportado las actividades ilícitas alcanzan los 116 millones.

"Estamos a punto de concluir la audiencia y someternos a la decisión del tribunal. La Fiscalía General del Estado ha acusado a dos de los nueve partícipes y solicitó la pena máxima", señaló Baca Mancheno en declaraciones a la prensa tras concluir la audiencia.

"Le corresponde a los jueces establecer rango de la pena" y considerar agravantes del caso, como el daño causado al país y la conmoción social que ha generado el escándalo, agregó el jefe del Ministerio Público.

En su opinión, "el país requiere una pena que esté acorde a la gravedad de los hechos".

Al inicio de este juicio, que se acerca a las dos semanas, Glas confió en que "la justicia actúe con probidad, en estricto derecho, dentro de un estado de derecho y no dentro de un estado de opinión".

Su abogado, Eduardo Franco Loor, señaló a la prensa que en el juicio no se habían presentado evidencias que probaran la culpabilidad de su defendido.

El fiscal superior "no ha logrado demostrar la materialidad del delito de asociación ilícita" y la defensa del vicepresidente Glas ha "deshecho cada uno de los argumentos de los supuestos sobornos", afirmó.

El abogado fue más allá al afirmar que "la Fiscalía está actuando como cuchillo de Odebrecht, perversamente y también con fuerzas políticas de oposición al ingeniero Glas", en concordancia con el criterio de su defendido, quien considera que la Fiscalía y la constructora brasileña supuestamente han pactado este caso a cambio de su cabeza.

Franco Loor dijo que pedirá al tribunal penal que, a su vez, solicite a la Fiscalía "que inicie una investigación" contra Baca, porque también trató de inducir al engaño al juez con la presentación de una prueba que consideró no correspondía.

Glas, al que le fueron retiradas sus funciones en agosto por desavenencias políticas con el presidente Lenín Moreno, permanece bajo prisión preventiva desde el pasado 2 de octubre y se espera que la sentencia de su juicio sea dictada en los próximos días.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines