La Fiscalía imputa al senador argentino acusado de abusos sexuales

Activistas feministas acuden al Senado para exigir el desafuero y cese del cargo del senador José Alperovich, denunciado por su sobrina por presunta violación, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

Buenos Aires, 4 dic (EFE).- El Ministerio Público Fiscal argentino realizó este miércoles un requerimiento para impulsar la investigación penal contra el legislador peronista José Alperovich, de la provincia de Tucumán (norte), después de que su sobrina lo denunciara por presuntos abusos sexuales.

Así lo anunció en un comunicado la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°10 de la ciudad de Buenos Aires, organismo a cargo del fiscal Santiago Vismara, junto a la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM).

El Ministerio Público solicitó además que se declarase la "incompetencia" de la Justicia provincial de Tucumán, donde la víctima presentó la denuncia, con el objetivo de que esta sea remitida "por su conexidad con la causa que tramita en la Justicia nacional".

La decisión de la Fiscalía llega justo una semana después de que el Senado argentino aprobara por unanimidad conceder una licencia de seis meses a Alperovich, exgobernador de Tucumán entre 2003 y 2015; un tiempo durante el cual no cobrará.

Esto se produjo por voluntad del propio senador, perteneciente al bloque Peronismo Tucumán, en aras de "aclarar la verdad" y reparar su honor.

Hace dos semanas la sobrina segunda del acusado, de 29 años, presentó a la Justicia la denuncia por abusos sexuales y subrayó que desde diciembre de 2017 a mayo de 2019 fue "violentada sexual, física y psicológicamente" por parte de Alperovich, a quien denominó como un "monstruo".

"No miento, no busco fama. Nadie quiere hacerse famosa por contar el horror que vivió. No quiero dinero ni hay un trasfondo político detrás de mi denuncia. Soy mucho más que todo eso que se pueda especular. Esto es por mí", expresó en una extensa carta abierta a la prensa local.

La joven prestó declaración en un juzgado de Tucumán durante casi tres horas y, según su portavoz, también fue llamada a declarar por la Fiscalía de Buenos Aires, aunque se desconoce la fecha en la que tendrá lugar su testimonio.

El político peronista, que asumió su banca en 2015 y cuenta con fueros parlamentarios, dijo inicialmente que no pensaba dimitir ni pedir la baja de su puesto en el Senado argentino, pero finalmente solicitó la licencia en la Cámara Alta.

"En estos días, como es de público conocimiento, he sido víctima de denuncias promovidas en mi contra. La imputación es absolutamente falsa, lo cual demostraré, a la corta o a la larga, ante la Justicia", dijo Alperovich en la carta dirigida al Senado para pedir su licencia.

El exgobernador dijo que su objetivo ahora es dedicar tiempo y esfuerzos a "desbaratar la infamia", "aclarar la verdad" y "reparar" su "honor".