La Fiscalía cree que el incendio de Sierra Bermeja ha sido intencionado

·7 min de lectura
Varios medios intentan extinguir el incendio de Sierra Bermeja, este lunes. (Photo: EFE/Álvaro Cabrera)
Varios medios intentan extinguir el incendio de Sierra Bermeja, este lunes. (Photo: EFE/Álvaro Cabrera)

La Fiscalía de Medio Ambiente considera que los primeros datos de la investigación del incendio de Sierra Bermeja, que ya ha quemado más de 7.000 hectáreas en el suroeste de la provincia de Málaga, apuntan a que ha sido provocado de forma intencionada, si bien es pronto para disponer de información sobre la autoría.

La Fiscalía ha informado en un comunicado de las primeras averiguaciones que han llevado a cabo tanto el Seprona como los agentes forestales adscritos y que muestran la existencia de varios focos iniciales originados de forma prácticamente simultánea y cercanos a sendos puntos de una carretera poco transitada, con posibilidad de estacionamiento de vehículos, “que pueden apuntar a una etiología intencional”.

El ministerio público subraya la gravedad del incendio declarado el miércoles 8 y que, hasta el momento, ha costado la vida a un trabajador de los equipos de extinción, heridas a otras dos personas, ha obligado a desalojar a más de un millar de vecinos y ha provocado “enormes perjuicios desde el punto de vista medioambiental”.

La Fiscalía incide en “la especial complejidad” de las labores de investigación por la naturaleza de los hechos y por la prioridad que se da a las labores de extinción, por lo que “no se dispone hasta el momento de datos suficientes sobre la posible autoría de los mismos”. La investigación corre a cargo del equipo del Seprona de Málaga y del Juzgado de Instrucción de Guardia de Ronda.

El fuego ha quemado tres espacios naturales protegidos, la ZEC (zona de especial conservación) de la Sierra Bermeja y Real, ZEC del Valle del Río Genal y Paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja.

El incendio sigue vivo, pero da una tregua

El incendio ha dado una tregua para poder trabajar, aunque ya ha calcinado 7.780 hectáreas, ha explicado este lunes el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo.

Ha señalado, junto a la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, que este lunes hay “un mensaje esperanzador”, ya que en esta quinta noche los profesionales han podido trabajar en las cuatro áreas que tienen organizadas y “ha dado resultados”. “Era una impotencia tener medios y no poder avanzar”, ha resaltado Bendodo, al tiempo que ha recordado que es un incendio de sexta generación que se va a estudiar y abordar en los próximos meses y años para aprender sobre cómo actuar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, para el director de Extinción del Plan Infoca, Juan Sánchez, la lluvia, esa gran esperanza para este martes, “solo va a ayudar a que mejoren las condiciones” porque “desgraciadamente no va a apagar” el incendio, ya que la cantidad de agua que se espera en la zona no llega al suelo.

Sánchez ha indicado que se están teniendo problemas de falta de agua física en el terreno porque se está acabando con las balsas de agua. “Los medios aéreos tienen que hacer cola de carrusel para poder seguir tirando agua”, ha dicho este responsable del Infoca, que ha añadido que “no por tener más medios se apaga el incendio antes, ya que puede ocasionar problemas”.

Este lunes, por ejemplo, un helicóptero del dispositivo de extinción ha sufrido un accidente al levantarse una nube de polvo que ha impedido la visibilidad del piloto. Sus diecinueve ocupantes han resultado ilesos.

Los desalojados de cinco pueblos pueden volver a casa

Los 1.366 vecinos de cinco de los seis pueblos de Málaga desalojados este domingo por el incendio forestal pueden volver a sus casas –todos menos los de Genalguacil– de forma “prudente, escalonada y progresiva”, ha anunciado la consejera de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo.

Se trata de los habitantes de Jubrique, Faraján, Júzcar, Alpandeire y Pujerra, mientras que Crespo ha pedido este lunes “paciencia” a los vecinos de Genalguacil y precisa que, como es de noche cuando se ha permitido el realojo, recomiendan que lo hagan los que no tienen movilidad reducida, mientras que ya este martes se habilitará un dispositivo especial.

Sobre el hecho de que los habitantes de Genalguacil no puedan retornar aún, ha explicado que “no es capricho, es una necesidad” para evitar poner en riesgo a alguien.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El frente sur del fuego está estabilizado, pero el resto están vivos, “algunos muy vivos”, como la zona oeste, donde se ha reactivado por los vientos de levante bastante fuertes que han obligado a los medios aéreos de ala fija a retirarse y que hará que el trabajo nocturno se concentre en ese área porque amenazaría a un diseminado del municipio de Casares. Así lo ha explicado el director de extinción, Alejandro García, que ha precisado que si en Genalguacil no hay un riesgo directo, sí se puede ver influido por una propagación de fuego de la zona oeste.

El lado este ha quedado cerrado, aunque no sellado al existir puntos calientes, pero no hay llamas por primera vez en cuatro días e intentarán rematar los trabajos en ese lugar esta martes. La parte norte está bastante bien y, aunque no apagada, no hay riesgo como para mantener a la población de ese ámbito fuera de casa.

Respecto al pinsapar de esta sierra, aún se mantienen puntos calientes, pero la actividad del fuego es “extremadamente reducida” y “con trabajos quirúrgicos” esperan cercar la zona tras verse afectado en una parte donde ese tipo de arboleda está mezclada con pinar.

Cambio climático

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha resaltado que este incendio “es un buen ejemplo de que hay que luchar contra los orígenes y las causas del cambio climático” y ha abogado por mantener frente al fuego una “unidad de acción” entre las administraciones.

Varios profesores de la Universidad de Málaga han coincidido en que la creciente vegetación que muere a causa del cambio climático se convierte en material combustible y es una de las causas que dificulta la lucha contra este incendio.

A la complejidad orográfica y las condiciones meteorológicas del fuego se suman las secuelas del calentamiento global, ha asegurado a Efe el catedrático de Geografía Física de la Universidad malagueña José Damián Ruiz Sinoga, quien ha apuntado que se ha adelantado la marchitez de los suelos, y “si antes entraban en junio, ahora lo hacen en mayo”.

El director de la Cátedra de Cambio Climático de la Universidad de Málaga, Enrique Salvo Tierra, ha dicho a Efe que muchas de las cenizas generadas “terminarán en el mar de Alborán” y ha resaltado el papel de los bosques, la arboleda y los matorrales de Sierra Bermeja consistente en “secuestrar CO2″. Por el contrario, el fuego ha hecho que se libere “en proporciones enormes” ese carbono, uno de los gases de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global, ha agregado Salvo Tierra.

El carácter de la geología, la fauna y flora que crece sobre el macizo de Sierra Bermeja era ”único a nivel mundial”, según ha declarado a Efe Javier Martos, coportavoz de la plataforma “Sierra Bermeja, Parque Natural”. Sierra Bermeja tiene unas montañas con altura media que supera los mil metros, destaca como el bastión más occidental de la Cordillera Bética y nexo entre las cordilleras del sur de Europa y el norte de África y su superficie supera las 30.000 hectáreas.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente