La Fiscalía chilena prepara la acusación contra líder radical mapuche

Santiago de Chile, 23 nov (EFE).- El Ministerio Público de Chile informó este miércoles que prepara una acusación contra el líder radical mapuche y uno de los voceros de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), Héctor Llaitul, tras el cierre de la investigación por presuntos delitos de robo de madera y transgresión de la Ley de Seguridad Interior del Estado.

Llaitul, detenido en agosto pasado en medio de un operativo policial en la ciudad de Cañete, al sur de Chile, permanece en prisión preventiva a la espera de que la Fiscalía presente su acusación, acción para la que cuenta con 10 días de plazo.

Durante la jornada de ayer, luego de una serie de ataques incendiarios registrados en la región de La Araucanía, unos 700 kilómetros al sur de Santiago, fue detenido el hijo menor del líder de la CAM.

Además, el hijo mayor del líder de la organización mapuche, Ernesto Llaitul, también permanece en prisión preventiva desde septiembre pasado, procesado por atentados registrados en el área.

La CAM, fundada en diciembre de 1997, es una de las organizaciones radicales más relevantes del movimiento autonomista mapuche, impulsando una línea política que combina control territorial, recuperación de predios forestales, sabotaje contra empresas del rubro y la "reconstrucción de la nación mapuche" con miras a la "liberación nacional".

En La Araucanía y otras zonas del sur de Chile existe desde hace décadas una disputa territorial entre el Estado, algunas comunidades mapuche y empresas forestales que explotan tierras consideradas ancestrales por los indígenas.

Desde mayo pasado, en la zona rige un estado de excepción constitucional ratificado por el Congreso en 11 oportunidades, herramienta constitucional que permite el despliegue militar en la zona para ayudar a Carabineros (Policía militarizada) a controlar el orden público, incluyendo vigilancia en las principales carreteras y caminos aledaños.

El pueblo mapuche, la etnia indígena más numerosa de Chile, reclama las tierras que habitaron durante siglos, antes de que fueran ocupadas a la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX en un proceso conocido oficialmente como la "Pacificación de La Araucanía" y que ahora pertenecen en su mayoría a empresas forestales.

En este contexto, son frecuentes los ataques incendiarios a maquinaria y predios, y el conflicto ha costado la vida a un gran número de comuneros mapuche a manos de agentes del Estado, registrándose además la muerte de policías y huelgas de hambre de presos indígenas.

(c) Agencia EFE