Le dieron el finiquito en miles de monedas de un centavo y el Gobierno ha tomado cartas en el asunto

·3 min de lectura

Cuando Andreas Flaten recurrió a la Administración estadounidense para quejarse de que su antiguo jefe no le había pagado su último salario no tenía muchas esperanzas de que su demanda fuese escuchada. Sin embargo, no solo lo fue, si no que, un año después, la ‘represalia’ de su antigua empresa, que le pagó el finiquito en monedas de un centavo a la puerta de su casa, ha visto cómo el Gobierno tomaba cartas en el asunto y les ha demandado.

Recibió el pago de los más de 900 dólares que le debía su antigua empresa en monedas de centavo. (Foto: Getty Images)
Recibió el pago de los más de 900 dólares que le debía su antigua empresa en monedas de centavo. (Foto: Getty Images)

Según informa Insider, todo comenzó en enero del pasado año. Entonces Flaten descolgó el teléfono y se puso en contacto con el Departamento de Trabajo para contarles que la empresa para la que había estado trabajando, A OK Walker Autoworks, no le había pagado su último salario: 915 dólares (809 euros). Pensó que no serviría de nada, pero sí sirvió. Un representante de la División de Horas y Salarios del departamento se puso en contacto con la empresa para saber qué había pasado.

En un primer momento, desde la compañía aseguraron que no pagarían nada a su antiguo empleado. Sin embargo, recapacitaron y decidieron darle el dinero. La cuestión es cómo decidieron pagar esa deuda, con más de 91.000 centavos dejados en el camino de entrada de Flaten en su casa de Fayetteville, en Georgia. La decisión, según publica Insider, la habría tomado Miles Walker, el propietario. Además, según los documentos judiciales del caso, “encima de la pila de centavos, los Demandados dejaron una copia del último cheque de pago del Sr. Flaten con un improperio escrito en el exterior”. 

Lo que no se ha podido aclarar aún es cómo llegó el montón de monedas a estar impregnado de aceite ni quién lo depositó ahí. La empresa niega que hayan sido ellos, aunque el receptor de las monedas asegura que aún quedan restos de la mancha de aceite que quedó en el camino de entrada a su casa.

En la demanda presentada por el gobierno contra A OK Walker Autoworks y Miles Walker, el Departamento de Trabaja les acusan de haber sido autores de una represalia ilegal contra su exempleado. Señala también el texto que el taller de reparación de automóviles estafó a sus trabajadores y que no pagó de manera “repetida y deliberadamente” a tiempo las horas extra.

Flaten, de 27 años y con el que Insider ha hablado, ha reconocido que “honestamente, no pensé que se harían nada” pero que, visto lo sucedido tras su llamada, ha recuperado su fe en el Gobierno y animado a otros trabajadores en su situación a seguir sus pasos. “Definitivamente no deberían tener miedo de acercars. Habla. No te quedes callado. Porque si estás callado, te seguirá pasando a ti ya todos los demás", ha asegurado. 

Por su parte, el ahora demandado no ha querido hablar con Insider, pero en el portal del taller cuentan con un extenso artículo en el que hablan de lo ocurrido y critican la “cultura de cancelación” además de quejarse de Flaten. 

EN VÍDEO | Este perro cree que es un canguro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente