Primeros días sin mascarilla obligatoria y aparece el síndrome de la cara vacía

Desde la medianoche del 26 de junio ya no es obligatorio en España usar la mascarilla al aire libre siempre que se pueda guardar la distancia de seguridad de, al menos, un metro y medio de distancia. La medida fue recibida con alivio y, casi 15 meses después, hemos vuelto a ver caras destapadas por la calle, aunque en estos primeros días también prevalece la prudencia. Y es que muchos aún han preferido seguir usando el cubrebocas.

Algunas de estas personas que aún se resisten a deshacerse de la mascarilla podrían estar sufriendo el llamado síndrome de la cara vacía. Se trata del miedo a contagiarse de coronavirus por parte de aquellos que se sienten inseguros al no llevar la que ha sido (y sigue siendo) una de las principales armas para luchar contra la propagación de la Covid-19. No es una enfermedad diagnosticada, pero sí que se recomienda que cada persona se tome sus propios plazos a la hora de dejar de usar el cubrebocas.

Así lo ha entendido la mayoría de la población y en los primeros días en los que la mascarilla ha dejado de ser obligatoria al aire libre se han visto imágenes de gente que aún sigue usándola y de personas que han decidido desde el principio llevar el rostro descubierto.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente