Filipinas: asciende a 375 el número de víctimas mortales tras el paso del tifón Rai

·3 min de lectura

La policía filipina informó el crecimiento sostenido de la cantidad de fallecidos por la catástrofe climática. Sin embargo, esperan que la cifra continúe en aumento dado que hay zonas que aún siguen incomunicadas y no tienen un registro claro de los damnificados.

Filipinas transita horas críticas mientras padece las graves secuelas generadas por el paso del tifón Rai, el cual tocó tierra el pasado viernes, pero el panorama se agrava día tras día, a medida que los rescatistas avanzan en las zonas afectadas.

La policía elevó este 20 de diciembre el número de muertos por el fenómeno natural a 375, el triple de las anunciadas al comienzo del domingo –que, a su vez, también triplicaba las informadas el sábado- en una escalada abrupta que no da indicios de terminar pronto.

Según los encargados de auxiliar a los damnificados, la cantidad de fallecidos probablemente suba. Sucede que aún hay múltiples sitios que no han sido constatados por las dificultades en la comunicación y los cortes de energía.

El paso devastador del tifón en la región central del país también deja 500 personas heridas y otras 56 que actualmente se encuentran desaparecidas. Entretanto, son innumerables los daños que generó, junto a abruptas inundaciones y deslizamientos.

Cientos de miles de ciudadanos tienen problemas con los accesos a servicios, electricidad, alimentos, agua y atención sanitaria, comunicó el canal 'GMA'. Las deficientes construcciones filipinas son débiles ante los fuertes vientos del tifón, los cuales alcanzaron los 240 kilómetros por hora.

El Consejo Nacional de Gestión y Reducción del Riesgo de Desastres (NDRRMC) comunicó que hay 442.000 personas desplazadas de sus asentamientos y casi un millón de afectados por el paso del tifón. El ente también añadió que 3.800 viviendas fueron dañadas, 227 localidades no cuentan con electricidad y hay 41 carreteras y cuatro puentes golpeados.

Luego de las protestas de los civiles por la poca reacción ante este panorama, el presidente Rodrigo Duterte pidió paciencia y prometió la inversión de 40 millones de dólares para tareas de rescate y recuperación.

Arlene Bag-ao, gobernadora de las Islas Dinagat –una de las zonas más afectadas-, detalló que este es el primer tifón que sufren severamente en la provincia sureste. Allí registran al menos 14 muertos, 100 heridos y hospitales dañados que obligan a improvisar espacios de cirugía y atención médica.

“Si antes era como estar en una lavadora, esta vez era como un enorme monstruo que aplastaba por todas partes, agarraba cualquier cosa como árboles y techos de hojalata y luego los arrojaba por todas partes”, describió.

Por otro lado, la Guardia Costera tuvo que auxiliar a un grupo de 29 turistas que permanecían en la isla de Siargao, un destino concurrido por surfistas. Entre ellos estaban estadounidenses, británicos, canadienses, suizos, rusos y chinos.

Rai es el fenómeno climático más poderoso de 2021 en un país donde las catástrofes naturales son recurrentes por estar situados en lo que se llama “El Anillo de fuego del Pacífico”, el lugar con más movimientos sísmicos del mundo y que más sufre los efectos la crisis medioambiental.

A pesar de todo, el tifón Rai está lejos de ser el más dañino en la historia reciente de Filipinas. El 2013, el supertifón Haiyan acabó con la vida de 7000 personas y arrastró los hogares de 200 mil familias.

Con EFE Y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente