Fijo, el restaurante con cocina en miniatura para no parar de devorar en Madrid

·4 min de lectura
Photo credit: FIjo
Photo credit: FIjo

Sentarse a la mesa y disfrutar de un plato especial y único, de esos memorables en los que llevas pensando semanas, con ese ansía que te impide compartirlo porque lo quieres todo para ti, es un auténtico placer. Hedonismo gastronómico puro en el que participan muchos de nuestros sentidos. Y tu sola frente a él. Pero también hay muchos momentos en los que nos apetece compartir, momentos y mucho muchos bocados diferentes, es una forma de regalarte un festival de sabores, texturas y sorprenderte una vez tras otra conforme avanza la comida o la cena. Para quienes el cuerpo les pide esta segunda opción, hay un nuevo restaurante en Madrid donde la cocina en miniatura te ofrece esta experiencia. Se llama Restaurante Fijo, y haciendo el juego fácil que nos pide el cuerpo, fijo que vas a volver a él una y otra vez.

Se trata del proyecto de Francisco José Abajo Abril, un apasionado del buen comer, las mejores barras y el buen vino, quien tras una vida entera dedicada a los tribunales se decidía a crear su propio restaurante donde unir todo lo aprendido devorando aquí y allá los platos, sabores y recetas que ha ido almacenando en su gusto y recuerdos tras años y años de ir de un restaurante a otro por todo Madrid y por el resto de España. Y junto a él se ha unido el cocinero peruano Fidel Meza López para formar un equipo lleno de creatividad que trasladas a cada uno de sus platos, que reinterpretan para sumar muchos nuevos matices sin que pierdan su esencia.

Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo

El nombre del restaurante Fijo, es un juego triple de palabras. Primero porque nace de la unión de los nombres de sus precursores, José y Fidel; segundo porque buscaban un nombre corto que se pudiese retener en la memoria de forma sencilla; y tercero porque también quieren que se convierta en ese lugar "fijo" al que volver una y otra vez.

¿Qué comer en Fijo?

La propuesta gastronómica de Fijo parte de una cocina casera, honesta y hecha con mucho mimo; y como te hemos adelantado, a base de pequeños platos donde se conjugan la cocina española, la peruana y la internacional. La carta principal cuenta con una veintena de opciones donde vas a encontrar platos muy conocidos con su particular toque, que vas a adivinar con su sus nombres. Algunos de los más demandados son el Guacamole alegre con gambas cristal, la Burrata con pesto y salmorejo, La Causa limeña con langostinos de Fidel, la ensaladilla rusa con ventresca o las Croquetas melosas de jamón ibérico, trufa, ají de gallina, torreznos picantes o de gambas al ajillo.

Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo

Los platos, con mucha alma y sin más pretensión que hacerte muy feliz e inundarte el paladar de ricas sensaciones, con mucha calidad y a precios muy asequibles para todos los bolsillos, lo que agradecemos con los tiempos que corren, añade otros platos deliciosos como los Gambones envueltos en kataifi sobre hojas de lechuga y menta, el Ceviche, o la Hamburguesita de ciervo con foie, cebolla caramemizada, queso, brotes verdes y la salsa "secreta".

Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo

La carta llega acompañada de una gran sorpresa, puesto que también añade con una opción de sugerencias de temporada con diez platos muy especiales y diferentes entre los que destacan para este verano la "Ensalada Zelenski con un par de fogones"; que es una exquisita ensaladilla rusa con mucho huevo, el Nido de alcachofa confitada con huevo a baja temperatura y foie, los Spaguettis rojos de chile picante con gambones al ajillo o la Hamburguesita de bisonte con bacon, queso y huevo de corral.

Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo

La parte sólida de la carta se completa con una cuidada vinoteca con más de ochenta referencias del país, con la mayor parte de las D.O. y joyas extranjeras desconocidas y vinos diferentes y curiosos para la mayor parte de la clientela, pero muy ricos y a precios muy ajustados. Además, puedes disfrutarlos por copas, que es una opción perfecta para cuando no te apetece beber o pagar toda la botella.

En cuanto a los postres, son caseros, con clásicos como el siempre apetecible Coulant de chocolate para los amantes irrendentos del cacao, el Tiramisú, un castizo Helado de violeta que te trasladará a la ionfancia o el tradicinal Tocinillo de cielo.

Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo

Un ambiente relajado y amable

Ubicado en una zona muy gastro como es la calle Infanta Mercedes, cerca de Plaza de Castilla, Fijo es un coqueto y pequeño restaurante, íntimo y muy acogedor. El interiorismo, obra del renombrado interiorista Jaime Sesé, es muy sencillo y está pensado para crear un clima de relax que te predisponga a disfrutar de su trato cercano e informal, abierto a todo tipo de personas.

La madera, en distintos tonos, que aporta ese aire elegante, es protagonista junto con las cómodas sillas de diseño en colores entre tierra y grises. Las paredes ejercen de una especie de bodega moderna, exponiendo decenas de vinos, y con el que dejan caer que también tienen una parte de taberna moderna.

Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo
Photo credit: Fijo

Y ahora que llega el verano, un extra que también apetece, una pequeña terraza que hace las delicias de aquellos que quieren comer, probar muchos platos distintos sin romperse el bolsillo, vivir, reír y disfrutar al aire libre.

C/ Infanta Mercedes, 113. Madrid.
Tel. 910 66 77 62
Web: www.restaurantefijo.es
IG: @restaurante_fijo
Precio Medio: entre 30€ y 35€.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente