Se fijan en lo que hace Ayuso siempre que le hablan en la Asamblea: "Signo de mala educación"

Mónica García e Isabel Díaz Ayuso, en la Asamblea de Madrid.
Mónica García e Isabel Díaz Ayuso, en la Asamblea de Madrid.

Mónica García e Isabel Díaz Ayuso, en la Asamblea de Madrid.

El cómico Manuel Burque ha señalado en Buenismo Bien, de la Cadena Ser, lo que hace la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, siempre que algún miembro de la oposición se dirige a ella en la Asamblea.

Junto a un vídeo en el que aparece hablando Mónica García, portavoz de Más Madrid, mientras Ayuso mira sus papales, Burque ha señalado: “Mirando su libreta. Y está así siempre. Nunca escucha al que le está hablando de la oposición y es una norma de educación básica”.

“Me da igual que la votes, que la defiendas, que seas su fanático defensor. Esto no lo puedes aprobar porque no se lo dirías a tus hijos”, ha aseverado antes de preguntar: ”¿Cómo no miras a la persona que te está hablando y finges que estás siempre en una libreta? Eres una maleducada. Esto es un signo de mala educación, incluso más que cuando se pone trumpista”.

En ese momento ha intervenido Quique Peinado: ”¿Sabéis lo que es gravísimo de esto? Que los parlamentos son super pequeños. Están mucho más cerca  de lo que parece”.

“Así que el que le está hablando le está hablando a una distancia súper corta. Parece que está a una distancia muy grande, pero no le está mirando a la cara y está ahí. Es que está súper cerca. No te mira a la cara y está a tu puto lado”, ha añadido Peinado antes de que Burque agregase: “Es como si eructase en una mesa”.

Los adversarios políticos ya le han afeado en más de una ocasión a Ayuso su actitud mientras hablan.

“Voy a empezar con una petición y con una evidencia. La primera es que, por favor, por una vez me mire mientras le hago la réplica porque la discrepancia política no está reñida con la buena educación”, le dijo una vez la propia Mónica García.

“No le pido que me mire con los ojos con los que mira a los grandes patrimonios, pero un poquito de cortesía parlamentaria”, añadió, irónica, provocando el fuerte aplauso de su bancada.

Ayuso, sin embargo, no hizo mucho caso. Levantó la vista en un primer momento y luego siguió exactamente igual, mirando sus papeles y subrayando con un rotulador fosforito.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR