Así fue la fiesta de la princesa Amalia de Holanda que indigna a Países Bajos

·2 min de lectura
Amalia de Holanda el pasado 8 de diciembre en su primer acto oficial. (Photo: Patrick van Katwijk via Getty Images)
Amalia de Holanda el pasado 8 de diciembre en su primer acto oficial. (Photo: Patrick van Katwijk via Getty Images)

La Navidad no ha empezado con buen pie para la familia real de Países Bajos. La fiesta por el 18º cumpleaños de Amalia de Holanda ha copado titulares por incumplir las medidas anticovid impuestas en el país por el auge de casos y la irrupción de la variante ómicron.

El evento celebrado sábado contó con 21 asistentes y se celebró al aire libre en los jardines del palacio Huis ten Bosch, algo normal si no se tuviese en cuenta que en el país ahora mismo se restringen las reuniones a cuatro personas. Fue el propio Primer ministro Mark Rutte quien dio estos detalles tras la polémica publicada en el diario DerTelegraaf, donde cifraban el evento en unas 100 personas.

Antes de llevar a cabo esta celebración, se pensaba realizar dentro de palacio, pero dado el punto álgido de contagios que vive el país, decidieron trasladarla al exterior instalando unas marquesinas para protegerse de la lluvia. Sin embargo, esto no ha eludido las críticas ya que se consideraría uno de los espacios “domésticos” donde las reuniones están restringidas a cuatro personas.

Amalia de Holanda junto a sus padres los reyes Máxima y Guillermo en su primer acto público. (Photo: Patrick van Katwijk via Getty Images)
Amalia de Holanda junto a sus padres los reyes Máxima y Guillermo en su primer acto público. (Photo: Patrick van Katwijk via Getty Images)

Todos los asistentes estaban vacunados y, además, se les pidió que se hicieran una prueba diagnóstica para poder asistir, según informó la casa real, que insistió en que se mantuvo la distancia social y en que era “un momento importante en su vida”.

Tras las críticas, el propio rey Guillermo de Holanda admitió que no había sido buena idea realizar el evento. “Pensándolo bien, no fue una buena idea”, le confesó a Rutte según el citado medio neerlandés. Hay que tenía en cuenta que Países Bajos tenía el pasado sábado, cuando se celebró el evento, una incidencia acumulada de 1.643 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días.

Una historia que se repite

La mayoría de las críticas hacia la familia real se centran en que esta no es la primera vez que no siguen las recomendaciones sanitarias impuestas por la pandemia del covid-19.

En 2020 se fueron de vacaciones a Grecia, donde posaron junto al dueño de un establecimiento sin mascarilla ni distancia social. Unos meses más tarde, con un considerable aumento de los casos en el continente y restricciones de movilidad en muchos de ellos, volvieron al país para las vacaciones de otoño.

Por aquel entonces, el gobierno de Países Bajos pedía a sus ciudadanos que se limitaran a viajar solo cuando fuese imprescindible. Tras salir a la luz su estancia en el país heleno, se vieron obligados a volver a Países Bajos y a disculparse con un vídeo.

“Nuestro viaje a Grecia ha provocado fuertes reacciones de muchos holandeses. Duele haber traicionado la confianza en nosotros. A pesar de que el viaje estuvo en línea con las regulaciones, fue muy imprudente no tomar en cuenta el impacto de las nuevas restricciones en nuestra sociedad”, señaló el monarca en las imágenes.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente