Fien deja un muerto, vías afectadas, crecida de ríos y clases suspendidas

Madrid, 17 ene (EFE).- La borrasca Fien ha puesto este martes en alerta a toda la Península y Baleares y ha dejado hasta el momento un fallecido en Bermeo (Vizcaya), carreteras cortadas o con problemas, suspensión de clases en centros educativos en Galicia y Cantabria o caída de árboles y crecida de ríos en el norte peninsular.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado avisos en toda la Península y Baleares, sobre todo en Galicia, en alerta roja por fenómenos costeros, pero casi todo el territorio está en aviso por nevadas, fuertes vientos, lluvias o marejadas, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Según el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, las nevadas serán las principales consecuencias del paso de Fien en el norte peninsular, sin descartar la lluvia abundante y las rachas huracanadas de viento.

En el País Vasco, uno de los territorios más afectados, los Servicios de Emergencias localizaron esta madrugada el cuerpo sin vida un hombre de 80 años, cuya desaparición habían denunciado sus familiares unas horas antes, en el puerto de Bermeo, localidad costera de Vizcaya azotada por rachas de viento y lluvia.

Una mujer de 47 años también resultó herida la pasada noche después de que su coche se cayera por un socavón que provocaron las lluvias en la carretera EP-0017, en el municipio de Pontevedra.

Hasta mediodía de este martes, las carreteras vascas acumulaban 127 incidencias por balsas de agua, desprendimientos y caídas de árboles, y los localidades de Mallabia, Eskas y Miramon acumulaban 41, 40 y 38 litros de agua por metro cuadrado, respectivamente, así como rachas de viento extremas en Matxitxako (161 kilómetros por hora), Cerroja 8143 y Santa Clara (137).

En Galicia, donde se han suspendido las clases en zonas de montaña afectadas por la borrasca, se han registrado 709 incidencias vinculadas al temporal, que ha provocado la caída de árboles y ha obligado al corte de varias vías al tráfico de vehículos por inundaciones, desprendimientos y derrumbes.

En Lugo, preocupa la crecida del nivel del río Miño, que ya ha superado los cuatro metros de altura, que está por encima del umbral de alerta, según ha informado el Ayuntamiento, que ha cortado dos calles al tráfico, además de inundar parte de un balneario, que ya acumula "dos metros de agua en su parte baja".

También se han producido cortes temporales en el tráfico de vehículos en puntos de la comarca de Ferrolterra, mientras que el Ayuntamiento de Valdoviño (A Coruña) ha prohibido el acceso al faro de Punta Frouxeira y la realización de actividades acuáticas.

Asimismo, se han cancelado hoy dos vuelos, uno procedente de Madrid y otro con salida a la misma ciudad en el aeropuerto de Peinador (Vigo), que se suma a las anulaciones de cinco vuelos desde ayer a causa del temporal.

En Asturias, el nivel de los ríos Narcea, Linares y Cares ha descendido, tras encontrarse en nivel prealerta esta mañana por las intensas lluvias caídas desde este lunes, según ha informado la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), que realiza un seguimiento de los ríos Pigüeña, Raíces, Noreña, Nalón, Ponga, Sella, Piloña y Deva.

El riesgo de desbordamiento del río Linares provocó esta mañana la suspensión de las clases en tres centros educativos, según la consejera asturiana de Educación, Lydia Espina.

Y 4.800 alumnos de 13 centros educativos de Cantabria se han quedado sin clases por el temporal, mientras el Centro de Atención de Emergencias 112 del Gobierno regional ha informado de 98 intervenciones por episodios de lluvia, viento, caída de árboles y ramas, daños en infraestructuras, mobiliario urbano y señales, desprendimientos de calzadas, balsas de agua e inundaciones en edificios.

Precisamente en Cantabria se encuentra el municipio donde más ha llovido en las últimas horas, Ramales de la Victoria, con 50,4 litros por metros cuadrado.

En Aragón, la niebla y la nieve han provocado varias incidencias sobre todo en la provincia de Huesca, donde diez alumnos se han quedado sin clases al suspenderse las rutas escolares por las nevadas que se han registrados desde ayer.

Asimismo, varios tramos de carretera están afectados y la Aemet ha activado la alerta roja por nevadas en Pirineos, y amarilla en Huesca y Cinco Villas.

En Castilla y León, la Agencia de Protección Civil y Emergencias de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio ha declarado la alerta en la región ante la previsión de fuertes rachas de viento y nevadas.

Los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, por su parte, han ordenado el cierre de todos los parques ante el peligro de la caída de ramas por el viento fuerte.

(c) Agencia EFE