La FIA rechaza la apelación de Red Bull por la sanción a Ricciardo

La apelación que realizó el equipo de Fórmula Uno Red Bull por la descalificación de Daniel Ricciardo en el Gran Premio de Australia fue rechazada por el Tribunal Internacional de Apelación, dijo la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) el martes. En la imagen el pilo australiano de Red Bull Daniel Ricciardo habla con los periodistas en el Circuito Internacional de Sepang a las afueras de Kuala Lumpur el 27 de marzo de 2014. REUTERS/Samsul Said (Reuters)

Por Julien Pretot PARÍS (Reuters) - La apelación que realizó el equipo de Fórmula Uno Red Bull por la descalificación de Daniel Ricciardo en el Gran Premio de Australia fue rechazada por el Tribunal Internacional de Apelación, dijo la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) el martes. "El tribunal, después de escuchar a ambas partes, decidió mantener la Decisión Núm. 56 de los comisarios en la que decidieron excluir el coche núm. 3 de Infiniti Red Bull Racing de los resultados del Gran Premio de Australia 2014", dijo la FIA en un comunicado. El australiano Ricciardo terminó la carrera en segundo lugar en el circuito de su tierra natal, pero fue desclasificado unas horas después por los comisarios que alegaron que su coche había violado la nueva normativa de flujo de combustible en su debut con el equipo campeón del mundo. No se anunciaron más sanciones contra Red Bull tras este suceso. La FIA añadió que la decisión será publicada al final de la semana. "Infiniti Red Bull Racing acepta la decisión del Tribunal Internacional de Apelación", dijo Red Bull en un comunicado. "Por supuesto que estamos decepcionados con el resultado y no habríamos apelado si no creyésemos que teníamos un caso fuerte. Siempre creímos que respetamos las regulaciones técnicas en el Gran Premio de Australia 2014". "Continuaremos el trabajo duro para conseguir los máximos puntos posibles para el equipo, Daniel y Sebastian (Vettel), a lo largo de la temporada". Tras la decisión, Ricciardo permanece en la décima posición de la clasificación de pilotos con 12 puntos después de perder los 18 puntos del segundo puesto en Australia, y Red Bull con cuartos en la clasificación de constructores. La audiencia se celebró en la sede de la FIA en París el lunes, en la que los representantes de la federación y de Red Bull discutieron el caso durante casi seis horas. En la reunión también había representantes de los equipos rivales Mercedes, actual líder de la competición y que ha ganado las tres carreras que se han disputado, McLaren, Lotus, Williams y Force India, además de cinco jueces. El caso es visto como un examen crítico sobre la nueva normativa que acompaña al nuevo motor híbrido V6 turbo y los nuevos sistemas de recuperación de energía, y Red Bull argumenta que los sensores no son fiables, lo que la FIA y los demás equipos discuten. Red Bull, en su lugar, utilizó su propio método de medida, traspasando la directiva técnica de la FIA. Mercedes reaccionó duramente contra Red Bull, y pidió a los jueces "imponer una sanción que les impida participar el resto de la temporada" como prevención de que vuelva a romper las reglas de nuevo.