Festival de música multitudinario en Wuhan sin mascarillas ni distancia de seguridad

Wuhan ha vuelto al foco mediático algo más de un año después del estallido del coronavirus en esta ciudad china. Pero esta vez no ha sido para hablar del origen de la pandemia, sino para explicar que ha conseguido dejar atrás los días más duros y oscuros de la crisis sanitaria con la celebración del Wuhan Strawberry Music Festival.

Se trata del evento musical al aire libre más grande del país, que este año ha contado con la presencia de 11.000 personas. La mayoría de los asistentes no llevaba mascarilla ni mantenía la distancia de seguridad de dos metros, ya que no eran requisitos indispensables para acudir.

A pesar de ello, la organización ha tomado ciertas medidas como la limitación del aforo, la colocación de vallas de separación entre el público y los diferentes escenarios y el refuerzo del personal de seguridad. También ha restringido el número de personas en las áreas más concurridas.

El año pasado el Strawberry Festival tuvo que celebrarse de manera virtual ya que los vecinos de Wuhan vivieron más de dos meses bajos estrictas restricciones durante el primer bloqueo a nivel mundial por la Covid-19. Desde entonces, la pandemia ha respetado a esta ciudad y al conjunto del país, salvo algunos brotes esporádicos que no han ido a más.

Esto ha llevado al gigante asiático a aliviar los temores sobre el virus y a flexibilizar las medidas más restrictivas, hasta el punto de permitir acontecimientos multitudinarios como este.

“No ha sido fácil llegar a donde estamos hoy. La gente aquí ha hecho grandes esfuerzos y ha pagado un precio muy alto. Así que me siento muy emocionado de estar aquí”, explicaba a la agencia Reuters Gao Yuchen, un estudiante de 23 años y residente de Wuhan que acudió a uno de los conciertos.

La autoridad nacional de salud de China ha informado este lunes de 23 nuevos casos de coronavirus, todos ellos importados del extranjero. De ellos, solo 11 han presentado síntomas. Estos últimos contagios elevan a 90.697 casos registrados desde el inicio de la pandemia y un total de 4.636 víctimas mortales.

Según datos publicados por la Comisión Nacional de Salud el sábado pasado, el número total de dosis inoculadas es de 265 millones en un país con más de 1.300 millones de habitantes.