Los ferroviarios británicos inician su mayor huelga en 30 años

·4 min de lectura

Los trabajadores de los ferrocarriles británicos iniciaron este martes 21 de junio una huelga de tres días, anunciada como la mayor en 30 años, para defender empleo y salarios ante una inflación galopante, pero su impacto parecía minimizado por la nueva posibilidad para muchos empleados de trabajar desde casa.

El martes 21 de junio por la mañana, la mitad de las líneas ferroviarias de Reino Unido estaba cerrada, en las otras solo circulaba un tren de cada cinco.

En lugar de la multitud habitual en hora punta, solo unos pocos viajeros deambulaban por el vestíbulo principal de la gran estación londinense de King's Cross, mirando los tablones de anuncios en busca de los pocos trenes disponibles.

La mayoría decía simpatizar con la huelga de los trabajadores ferroviarios.

"Tengo que viajar por todo el país por mi trabajo. Así que hoy tengo que ir a Leeds (norte). No hay tantos trenes como de costumbre, pero me las arreglé para llegar", dijo a la AFP Jim Stevens, un fotógrafo comercial de 40 años.

Sorprendido por la tranquilidad de la estación, consideró que la gente había seguido el consejo de TfL, el operador de transporte público de Londres, y se había quedado teletrabajando desde casa, "o bien se había subido a la bicicleta", al coche o al autobús, aunque estos últimos iban tan abarrotados que muchos no admitían pasajeros en algunas paradas.

Tamasine Hebaut, también de 40 años y secretaria médica, salió de casa una hora antes de lo habitual. Llegó a la estación de King's Cross y desde allí se preguntaba cómo llegar al barrio londinense de Battersea, en la orilla sur del Támesis.

"Tal vez vaya a pie. Tengo que ir a trabajar porque laboro en la sanidad", explicaba.

Tras el fracaso de las negociaciones de última hora, trabajadores y patronal se mantenían firmes en sus posiciones el martes.

El ministro de Transportes, Grant Shapps, denunció la huelga como "innecesaria". "Vamos a tener que hacer estas reformas pase lo que pase", dijo.

El sindicato RMT advirtió a principios de junio que más de 50.000 trabajadores ferroviarios harían una huelga "en el mayor conflicto sectorial desde 1989", momento de las grandes privatizaciones de los ferrocarriles británicos, exigiendo aumentos salariales acordes con la creciente inflación.

"Desorden creado por el Gobierno"

Además de los salarios, RMT denuncia el deterioro de las condiciones de trabajo y los "miles de despidos" previstos por la miríada de empresas privadas que ahora componen el sector ferroviario británico.

Shapps, que no participa oficialmente en la negociación ya que el Gobierno no gestiona los ferrocarriles, aseguró sin embargo que hay una oferta salarial "sobre la mesa" -insuficiente para RMT- y que "la supresiones de empleo son en gran medida voluntarios".

El ministro afirmó también que en el futuro estudiará cómo "proteger" a los usuarios del transporte público, imponiendo un "servicio mínimo" o la sustitución de los huelguistas por trabajadores temporales.

El secretario general de RMT, Mike Lynch, replicó que "este desorden ha sido creado por Grant Shapps y la política del Gobierno".

El martes será el mayor día de acción, ya que los trabajadores del metro de Londres también fueron a huelga.

El paro continuará el jueves y el sábado, pero las perturbaciones se harán sentir todos los días hasta el domingo, advirtió TfL.

Para los británicos, esto se sumará al caos de las últimas semanas en los aeropuertos, marcado por las largas colas y los cientos de cancelaciones de vuelos, dado que el sector aéreo no logra contratar suficiente personal ante el aumento de la demanda tras el levantamiento de las restricciones sanitarias.

La huelga también amenaza con perturbar grandes eventos deportivos y culturales, como el festival de música de Glastonbury, en el suroeste de Inglaterra, un concierto de los Rolling Stones en Londres el sábado y los exámenes finales de algunos estudiantes de secundaria.

El Gobierno afirma que los sindicatos se están disparando en el pie en un momento en que la industria ferroviaria, que recibió 16.000 millones de libras (casi 20.000 millones de dólares) en ayudas durante la pandemia, puede sufrir una disminución a largo plazo del número de pasajeros a medida que se afianza el teletrabajo.

Pero en un contexto de inflación histórica, del 11% previsto en octubre, la huelga amenaza con extenderse a otros sectores, como la educación, la sanidad y los correos. Los abogados penalistas ya votaron a favor de una huelga a partir de la próxima semana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente