Los Feroz o cómo convertir una gala en una sucesión de cagadas

Margarita Lázaro
María Hervás en el escenario de los premios Feroz 2020.
María Hervás, presentadora de los Premios Feroz 2020.

Los galardonados quedaron en segundo plano en los Premios Feroz 2020. Los protagonista en esta séptima edición fueron otros: los fallos. Fallos de sonido, de realización, de guion... Fallos hasta en los chistes. Fallos en todo.

Si hubo brillo durante la noche fue por la luces LED del enorme logo que decoraba el escenario por el que se movió, con bastante desacierto, la presentadora María Hervás. En un videoclip de Mariah Carey podrían haber tenido cabida, en una gala así el brillo lo deberían haber puesto nominados y premiados, que lo que acabaron poniendo caras de no dar crédito.

Penélope Cruz se quedó sin palabras cuando la presentadora intentó hacer un chiste con la borrachera en los premios de Los40 de César Vicente, su compañero en Dolor y gloria, la gran triunfadora de la noche. Antes se había visto entre la espada y la pared cuando Hervás le pidió explicaciones por no seguirla en Instagram. Le respondió con un follow, ¿qué otra cosa iba a hacer?

 

El homenaje a la de Alcobendas llegó cuando la gala llevaba solo media hora y, aunque quedaban todavía muchas cagadas por ver, los Feroz ya daban miedo. Los galardones, que en las seis anteriores ediciones habían cosechado aplausos por su espontaneidad y su buen beber, no dejaron en ningún momento de sumar críticas.

El alcohol no se sirvió solo en la sala, como en 2018 cuando todos acabaron la fiesta en la casa de Los Javis. Eso había sido divertido, pero este año las copas las debieron de llevar también a la sala de sonido y realización. La cámara bailó entre las mesas y el sonido no solo falló, se coló hasta en cuatro ocasiones en el discurso de Julieta Serrano.

Iba a ser uno de los más emotivos de la noche, pero con “me estoy bebiendo el agua”, dos “joder” y un ”¡qué bonito!” desde realización cuesta conseguirlo. 

Se entiende después de escuchar este momento que Twitter se llenase de comentarios como estos. Y es solo una selección.

Sigue leyendo en El HuffPost