Fernando Alonso se deshace de su negocio más ruinoso

Son muchos los grandes deportistas que prueban suerte en el mundo empresarial, aunque no todos sus negocios acaban teniendo éxito. Que se lo digan a Fernando Alonso. En 2017 el piloto asturiano se lanzó a la industria de la moda fundando su propia marca de ropa, Kimoa, que le ha acompañado desde entonces en su carrera automovilística. Sin embargo, cuatro años después ha tenido que deshacerse de ella tras no dejar de acumular pérdidas. La ha vendido a la empresa estadounidense Revolution Brands, aunque conservará el 25% del capital y seguirá ejerciendo como embajador.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente