Fernández Díaz y Cospedal, ante sus mentiras en el Congreso

·3 min de lectura
Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal, en un acto religioso. (Photo: AFP via Getty Images)
Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal, en un acto religioso. (Photo: AFP via Getty Images)

Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal, en un acto religioso. (Photo: AFP via Getty Images)

El Partido Popular tiene varios problemas con la nueva investigación que abrirá el Congreso de los Diputados sobre la presunta corrupción del Gobierno de Mariano Rajoy. El primero, que de nuevo la peor etapa de los populares estará en el candelero, aunque en Génova entienden que ya les dejó de pasar coste electoral. “Es pasado”, como suelen recurrir los portavoces autorizados. Pero, también, que tendrán que pasar el trance de escoltar o no a Jorge Fernández Díaz o María Dolores de Cospedal, protagonistas de los escandalosos audios.

El caso del que fuera titular de Interior y secretaria general del partido es especialmente complejo para el Grupo Parlamentario. Cabe recordar, como así dejan entrever diputados del PP, que Fernández Díaz y Cospedal ya pasaron por el Congreso para dar explicaciones y negaron “en sede de la soberanía nacional” hechos que con los audios de El País y otros medios de comunicación se confirman certeros.

“Jorge (Fernández Díaz) dijo que no, que jamás, que nunca y nosotros le arropamos. Y ahora sabemos por los audios que es verdad. ¿Qué tendríamos que hacer si le convocan en la comisión, apoyarle y aplaudirle?”, se pregunta un diputado en conversación informal.

No es sencilla la tesitura de Alberto Núñez Feijóo, próximo a Mariano Rajoy y que incluso recibe asesoramiento de algunos de sus entonces ministros. Cospedal y Fernández Díaz eran del entorno más próximo del entonces presidente que, de hecho, trabajaron presuntamente con Villarejo para que el caso Bárcenas le salpicara lo menos posible utilizando para ello instrumentos del Estado.

En el PP, más allá del coste electoral que consideran ínfimo, se ha instalado el debate sobre cómo actuar en esta comisión con unos audios “tremendos” y “bochornosos”, como en privado admiten sin tapujos. Y, de momento, no han dicho nada públicamente al respecto.

La nueva comisión de investigación salió adelante después de que el PSOE negociara su apoyo a cambio de ampliar el objetivo de la comisión propuesta por ERC y Bildu sobre la Operación Cataluña contra los dirigentes independentistas.

Fuentes socialistas explican a este medio que todavía no están sobre la mesa los nombres de quienes llamarán a comparecer en la comisión ni tampoco los tiempos de su composición.

Lo que dijeron al juez; lo que dijeron a Villarejo

En los audios publicados por el diario El País, se escucha a la que fuera secretaria general del PP pedir a Villarejo que pare lo de “la libretita”, en referencia a los papeles de Bárcenas con la ‘caja B’ del partido:

- Cospedal: Oye, y la famosa libretita, ¿tú crees que la sacarán?

- Villarejo: Yo, la libretita... a mí no me ha dicho... he hablado con los dos esto...

- Cospedal: Es que Inda se lo va contando a quien lo quiere oír (...).

- Villarejo: Ya, pero a mí la famosa libretita que él dice que tal, él lo que me ha dicho es que tiene fotocopia de algunas hojas que el otro le ha enseñado, que no se las ha llegado a dar, el abogado. O sea, que lo de la libretita no la tiene físicamente, ¿eh? Ni siquiera Inda, creo, por lo que me ha dicho. ¿Qué va por ahí contando cosas? Es que es un bocazas.

- Cospedal: Por eso te estoy llamando (…) la libretita sería mejor poderlo parar.

Era enero de 2013, el día en el que el diario El Mundo publicó en portada la contabilidad paralela del PP que incluía pagos en sobresueldos.

Ocho años y medio después, ante el juez, Cospedal negó haber realizado ningún encargo al comisario Villarejo.

Estos audios tienen, a juicio de la Fiscalía, “una relevancia indudable” sobre este caso.

También Fernández Díaz negó haber ni tan siquiera hablado con Villarejo. “Apenas le he saludado dos veces”, afirmó. “Jamás he despachado con el señor Villarejo”, agregó. Lo hizo ante el juez y también en público.

Pero lo cierto es que en su etapa como ministro se reunió varias veces tanto con el excomisario como con el director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, con quienes orquestó la llamada Operación Cataluña contra dirigentes independentistas.

Fernández Díaz pidió a Villarejo que la conversación entre ellos quedase entre las paredes de su despacho. Pero el excomisario lo estaba grabando todo:

Villarejo: Llegué el sábado por la noche. He cenado con el juez Fernando Andreu en su casa. Y luego he hablado con Santiago Pedraz, con el decano [de los jueces de la Audiencia Nacional]. Ellos a su vez han tocado a otros y están de alguna manera predispuestos totalmente a que se presente la denuncia adecuada. Nos hace falta la declaración de la antigua amante [de Jordi Pujol Ferrusola], que están ahora en Barcelona cerrando el tema.

Jorge Fernández Díaz: ¿Y eso cómo va a ir?

Villarejo: Pues, en principio, va bien. He hablado con ella a las diez de la mañana, antes de ver al DAO (Director Adjunto Operativo de la Policía), y la chica está motivada.

Jorge Fernández Díaz: Para su información, esta conversación no ha existido, ¿vale?

Villarejo: No ha existido, por supuesto.

Jorge Fernández Díaz: Esta conversación no ha existido, ¿está claro? El ministro no sabe nada del tema…

Villarejo: No sabe nada, eso…

Jorge Fernández Díaz: Y estamos entre caballeros, por tanto… ¿Está claro? (…) Por tanto, esta conversación no ha existido. A partir de ahí, ¿estamos en condición de judicializarlo en la Audiencia Nacional?

Villarejo: Yo creo que sí.

Jorge Fernández Díaz: El ministro no sabe nada, ¿eh? Esta claro, ¿verdad? Y digo esto porque sé que estoy hablando con servidores del Estado. Está claro, ¿verdad? Por tanto, yo negaré incluso bajo tortura que esta reunión ha existido.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR