Feminicidios en México | Arussi Unda, de Las Brujas del Mar: "El machismo y la impunidad hacen la mezcla perfecta en donde se odia a las mujeres y no pasa nada"

Marcos González Díaz - Corresponsal de BBC News Mundo en México
·12 min de lectura
Arussi Unda
Arussi Unda es la vocera del colectivo feminista Las Brujas del Mar.

En un año 2020 marcado por la covid-19, hubo otra lacra que el propio gobierno de México calificó recientemente como "la otra pandemia" en el país.

Se trata de la violencia contra mujeres y niñas que continúa dejando unas cifras alarmantes en México, donde cada día se registran al menos diez muertes violentas, según cifras oficiales.

El año pasado, la crudeza de varios feminicidios hizo que miles de personas dijeran basta y salieran a las calles para protestar y exigir al gobierno acciones reales contra estos crímenes.

Los movimientos sociales de mujeres cobraron especial fuerza y, entre ellos, destacó el colectivo feminista Las Brujas del Mar, artífices del paro nacional al que se sumaron millones de mujeres el pasado 9 de marzo.

Su vocera, la mercadóloga veracruzana Arussi Unda, fue reconocida por su labor incluso por medios internacionales como la revista Time o la BBC.

BBC Mundo mantuvo una extensa entrevista con ella para conocer su opinión sobre el estado actual del feminismo en México, la postura pública que mantiene al respecto el presidente López Obrador, y el futuro del movimiento.

La entrevista ha sido editada por motivos de longitud y claridad.

México cerró 2020 con 3.723 muertes violentas de mujeres, sumando feminicidios y homicidios dolosos. Es una cifra casi igual a la del año anterior, cuando no había pandemia.

Decir que solo poco más de 900 de estos casos fueron tipificados como feminicidios cuando hay miles de homicidios dolosos a mujeres es querer maquillar la cifra.

Muchas familias luchan desde hace años para que se tipifique el asesinato de sus hijas o familiares como feminicidio. Colectivos pedimos que se revisen las carpetas y casos para que esto ocurra.

Y eso sin contar la cifra negra, que es la cifra de mujeres desaparecidas. Así que no sabemos realmente cuantas hay. Si no hay cuerpos, no hay feminicidios.

Muertes violentas de mujeres en México. Víctimas diarias de feminicidios y homicidios dolosos.  .
Muertes violentas de mujeres en México. Víctimas diarias de feminicidios y homicidios dolosos. .

Pero los movimientos de mujeres cobraron fuerza el año pasado. Usted fue incluida en la lista de las personas más influyentes del mundo de la revista Time y la BBC, y en ambos casos se destacó el papel de Las Brujas del Mar en el paro nacional de mujeres del 9 de marzo. ¿Esperaban el éxito de aquella convocatoria?

Fue una experiencia única en la vida, ver esa unión de las mujeres… era una locura. Fue un fenómeno que no pensamos que iba a ocurrir.

Recordarlo me hace feliz porque, para muchas mujeres, la marcha del 8 de marzo del año pasado fue su primera marcha y se empezaron a involucrar en el tema.

Hubo como un despertar del sagrado femenino muy importante. Dentro de lo positivo, fue eso.

¿Cuál fue la parte negativa?

No creo que nadie esté acostumbrado a que, de la noche a la mañana, tengas el foco encima. Así que, en lo interno del grupo, había mucha tensión, estrés, miedo…

Por un lado, llevábamos tan poquito tiempo conformadas como colectivo que, cuando ocurre esto, no habíamos tenido tiempo de platicar sobre cuáles eran nuestras posturas políticas dentro del feminismo.

De repente se tenían que tomar muchas decisiones que iban a marcar el rumbo del grupo y no todas estábamos de acuerdo.

Y por otro lado, definitivamente, pues recibimos mucho acoso en redes. Jaquearon en varias ocasiones las cuentas de mis compañeras, nos inventaban cantidad de cosas…

Teníamos encima como un huracán de muchas cosas buenas y malas al mismo tiempo, estuvo duro. Iniciamos siendo un colectivo en el núcleo de 20 mujeres, y a partir del paro, las cosas se empezaron a poner más tensas y ahorita somos cinco.

Area de metro de CDMX para mujeres vacia el 9 de marzo
El paro nacional en México del 9 de marzo hizo que muchas calles, lugares de trabajo y transportes lucieran sin apenas mujeres por 24 horas.

¿Cómo recibió la noticia de que estos medios internacionalesreconocieran su labor?

Cuando recibí los mensajes, tuve que checarlo mucho, verificar de qué mail me lo estaban mandando… porque pensé que podía ser un virus o que me querían extorsionar (ríe).

Lo más positivo que le veo a estos reconocimientos, si soy muy honesta, es que mi familia se siente bien orgullosa y consiguen que vean que este apoyo que me están dando vale la pena de algún modo.

Mi madre ha pasado por momentos donde se siente muy nerviosa con todas las acciones que hacemos… y mi papá no estaba en contra, pero tampoco apoyaba tanto como ahora.

Personalmente, me ha hecho las cosas más sencillas porque mi familia me apoya más. Pero no se trata de mí: se trata del movimiento y de visibilizar lo que ocurrió el 9 de marzo.

¿Podemos decir que 2020 fue el año en que México despertó definitivamente y dijo basta a la violencia contra las mujeres? ¿Qué fue lo que encendió esa chispa?

Definitivamente esa chispa ha sido el miedo, lamentablemente. Las mujeres en México vivimos con miedo sin importar la edad, el estrato socioeconómico… ninguna, de algún modo, nos sentimos tranquilas ni siquiera estando en casa.

2020 fue particularmente distinto porque hubo muchísimos recortes a programas que eran para mujeres. Se viene la pandemia, no se estaba preparado para el tema de las madres solteras trabajadoras, para el hecho de que ya no hay estancias infantiles, cerraron varios refugios…

Creo que las mujeres están transformando el miedo en coraje, en valentía, en amor por otras mujeres, en tomar acción ante la omisión.

En los eventos de marzo tuvo mucho que ver que semanas antes hubo dos feminicidios que sacudieron el país: el de Ingrid Escamilla y el de Fátima Cecilia.

Creo que la justicia no va a venir de las instituciones mientras sigamos en este clima donde impera la impunidad. No importa cuantas leyes se haga si no se hacen valer.

Por eso que el hecho de que tantas mujeres salieran a la calle, se organizaran para salvar la vida de otras mujeres y abonar para que el país sea un poquito más justo para nosotras… eso es lo que fue increíble de 2020.

Protestas tras el feminicidio de Ingrid Escamilla.
El asesinato de Ingrid Escamilla y la publicación de fotos de su cadáver en algunos medios provocó grandes protestas.

¿El hecho de que tantas mujeres mueran asesinadas cada día en México acabará haciendo que la sociedad asuma esas cifras dentro de una terrible normalidad? ¿Fueron necesarios crímenes de tanto impacto como el de Ingrid Escamilla o la niña Fátima para que la gente despertara?

Creo que ya estábamos entumecidos, porque el problema de los feminicidios no es único de 2020.

Siempre había movilizaciones pero quizá no se veían tanto, no se ponía tanta atención de los medios.

Pero creo que esto también se explica con que la violencia contra la mujer se ha encrudecido bastante, cada caso es más indignante, más salvaje.

Entonces lo que empieza a preocupar es que esto ya es insostenible, que es un problema que ya no puedes meter debajo de la alfombra.

¿Por qué México es tan peligroso para ser mujer? ¿Cuál es la raíz de esta situación?

Es una mezcla de cosas, pero hay un problema estructural: el machismo.

México es un país profundamente machista, que tiene tradiciones y culturas donde a la mujer se la ve venida a menos, se la ve ciudadana de segunda clase, es un país bastante religioso…

Eso sumado a la impunidad que en los feminicidios es del 97% [según un estudio de la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad sobre el sexenio 2012-2018] pues hacen la mezcla perfecta en donde se odia a las mujeres, y no pasa nada por odiarlas.

¿Cuál es la petición más importante que le hacen al gobierno para solucionar este grave problema?

Como primer paso, que reconozca el problema, porque no se ha aceptado.

Que saliera el presidente [Andrés Manuel López Obrador] a decir que no hay diferencia entre homicidio y feminicidio… entonces, estamos perdidas.

Si no reconoce que existe un problema, si no se entiende, ¿cómo se va a enfrentar el problema?

AMLO
López Obrador ha recibido duras críticas durante su mandato por sus declaraciones en torno a la violencia contra las mujeres.

Con esas declaraciones, ¿cuál es el efecto que está causando López Obrador?

Es importante darnos cuenta de quién es esta persona. Mucha gente dice: "pues así es él, no dice, y no hace…" pero es que él no es tu vecino machista, no es el señor de la tienda.

Es el presidente de una nación y sus palabras traen consecuencias porque suenan en la sociedad. Es alarmante que no reconozca el problema y que no condene los feminicidios, que no se pronuncie claramente contra la violencia hacia la mujer.

No entiendo cómo nadie ve lo grave que es eso. Porque quieras o no, la omisión da permisibilidad. Y tal vez suene muy fuerte decirlo, pero la permisividad es complicidad.

"“La justicia sobre la violencia contra las mujeres en México no va a venir de las instituciones mientras sigamos en este clima donde impera la impunidad”", Source: Arussi Unda, vocera de Las Brujas del Mar, Source description: , Image:
"“La justicia sobre la violencia contra las mujeres en México no va a venir de las instituciones mientras sigamos en este clima donde impera la impunidad”", Source: Arussi Unda, vocera de Las Brujas del Mar, Source description: , Image:

En ocasiones, el presidente aseguró que algunas de estas protestas de mujeres estaban impulsadas de algún modo por opositores a su gobierno. ¿Qué responden ustedes a esas declaraciones?

Creo que deja en evidencia su machismo, porque me parece insultante que crea que las mujeres no podemos tener iniciativa propia y actuemos por nosotras, porque pensamos, sentimos, razonamos y nos parece mal esta situación.

Cuando a mí me señaló sin nombrarme, porque era evidente que se refería a mí, diciendo como que yo estaba siendo pagada por grupos de la oposición… pues me cayó todo el mundo encima. Me parece bastante injusto porque él es el presidente y yo una simple mortal.

Aparte, creo también que cuando en las mañaneras [conferencias de prensa diarias] hay que tocar temas relacionados con violencia contra la mujer, si está Olga Sánchez Cordero [secretaria de Gobernación] la pone al frente como de "yo no sé de eso, habla tú. Tú eres mujer y has de entender".

No se pone al frente, y que venga y diga eso de que ni machismo ni feminismo, que él es "humanista". O sea, ¿de qué está hablando? Definitivamente le incomoda el tema y lo evita.

Olga Sanchez Cordero
Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, tiene una amplia carrera en el activismo feminista.

¿Cree que su agenda feminista no ha cumplido con las expectativas que se tenía para un gobierno que se denomina de izquierdas?

Tenemos por primera vez en la historia a una mujer como secretaria de gobierno, que lleva una vida militando en el feminismo.

Pero parece que ella está gobernando para el presidente y no para las mujeres, y eso ha sido una gran decepción. Es imposible no sentirse un poco traicionada.

Por otro lado, también se presume que este es el gobierno con más paridad en la historia, y eso es verdad. Pero a la vez vemos que grupos conservadores y de derecha ganan más terreno que nunca y los derechos de las mujeres van en retroceso.

Todo lo ganado con años de lucha se está desmantelando: institutos de las mujeres, refugios infantiles… Y lo está haciendo el gobierno que dicen es el más feminista de la historia del país.

Me gustaría que me explicaran por qué lo dicen, al margen de que haya muchas mujeres ahí, pero que están representando al hombre que las puso ahí. No tiene sentido.

Protesta de mujeres
En algunas de las últimas marchas de mujeres se registraron actos vandálicos o enfrentamientos entre policías y manifestantes.

En algunas de las protestas de mujeres vimos una brutal represión por parte de las autoridades, como ocurrió en Cancún, pero también en ocasiones se criticó duramente el comportamiento vandálico de algunas de las manifestantes.

La acción directa, que es como se llama a los actos de romper, rayar, etc., responde a las circunstancias. Creo que todo está tan de la fregada que a lo mejor es que así escuchan, así es como ven, ¿no?

Cuando empezaron justo las manifestaciones con acción directa en Ciudad de México fue que la prensa internacional empezó a voltear a ver qué estaba pasando ahí. Y mientras, la prensa nacional era más de titular "Viejas locas haciendo desastre".

Yo creo que sí ha funcionado, se han puesto los puntos sobre las íes.

La represión policiaca ha sido a veces terrorífica. Una sale a manifestarse y piensa que ojalá no pase nada. Pero seguimos en resistencia, la lucha nunca ha sido fácil.

Nada más recordar que cuando fue el movimiento de mujeres por el derecho al voto del otro lado del charco, también las metieron a la cárcel, las agredieron. Parece que la historia se repite, y en esas seguimos. Ellas por revoltosas, y acá igual.

¿Cuál debe ser el papel de los hombres en la lucha feminista?

Me han hecho esta pregunta muchas veces y no me gusta ofender a nadie, pero tengo que ser franca. El papel del hombre en la lucha de los mujeres es ninguno.

Su papel está en todos los espacios que ellos tienen ganados. En todos los micrófonos que les ponen enfrente, en las conversaciones en el locker room con sus amigos, en grupos de WhatsApp… Ese es el lugar donde el hombre tiene que llevar el feminismo.

Existe esta especie de pacto patriarcal por el que los hombres se reconocen entre ellos y, consciente o inconscientemente, sienten la necesidad de defenderse unos a otros. Creo que por ahí va la cosa.

Se habla mucho de aliados feministas, pero como diría Rita Segato, "no queremos aliados, queremos traidores del patriarcado". Creo que eso es más útil.

Mujer en protesta en CDMX
"No queremos aliados, queremos traidores del patriarcado", dice Unda.

¿Cuál es el futuro del movimiento feminista en México?

Creo que el futuro es hoy, ya llegó. El feminismo está en cada espacio. Es una deconstrucción que lleva tiempo, que lleva sus madrazos, sus encontronazos con la realidad, y definitivamente este es un movimiento que hay que cimentarlo más.

Tenemos muchas ganas de seguir accionando en conjunto, de seguir haciendo proyectos. Las mujeres acá se están poniendo las pilas, son revalientes. Así que 2021 pinta bien, porque muchas ya nos encontramos, y eso era lo que hacía falta, seguirnos encontrando.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.