El Rey Felipe VI no gana para disgustos con una familia que se empeña en boicotear su reinado

Anna Sanchez
·5 min de lectura
MADRID, SPAIN - FEBRUARY 03: King Felipe VI of Spain attends the solemn opening of the 14th legislature at the Spanish Parliament on February 03, 2020 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Los dolores de cabeza de Felipe VI por las polémicas familiares (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Hace siete años que Felipe VI ascendió al trono de Rey de España a sus 46 años. Tras 39 años de mandato en el país, Juan Carlos I abdicó dejando paso a su hijo que prometió restaurar la unidad de la nación y aportar modernidad a la institución.

Desde que se convirtió en rey Felipe VI no lo ha tenido nada fácil y es que, al margen de situaciones tan inesperadas y graves como la pandemia, son los problemas y entresijos familiares los que están empañando su reinado de un modo constante.

La última polémica es la vacunación contra el coronavirus de las infantas Cristina y Elena de Brobón en Abu Dabi. Según se ha publicado, las hermanas se pusieron dicha vacuna cuando viajaron con el médico de Zarzuela y del rey emérito.

Casa Real ha salido en defensa de Felipe VI explicando que “el rey no es responsable de los actos de sus hermanas y tanto don Felipe como doña Letizia se vacunarán cuando así les corresponda”.

Las críticas de partidos políticos como Podemos o ERC no se han hecho esperar y es que los mandatarios aseguran que las infantas “tienen privilegios que están por encima del pueblo al que dicen representar.”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Aunque es cierto que Felipe y Letizia gozan de buena imagen y viven alejados de las polémicas del núcleo familiar directo (quitando la última de mandar a Leonor a estudiar al extranjero en vez de formarse en España), los problemas de familiares, les salpican a nivel de imagen institucional.

Esta posible metedura de pata de las infantas se suma a la mala imagen que actualmente tiene el rey emérito, Juan Carlos, exiliado en Abu Dabi desde el pasado verano a causa del escándalo fiscal por presuntas comisiones cobradas de dinero negro por las obras del AVE o el uso de tarjetas opacas que también involucró a sus nietos.

Juan Carlos I está regularizando la situación con Hacienda pero se publicó que tanto Victoria Federica como Froilán, hijos de Elena, habían hecho uso de esas tarjetas de dinero no declarado en grandes centros comerciales durante, al menos, tres ejercicios fiscales.

Victoria Federica y Froilán habían ido al Corte Inglés con las tarjetas, habían costeado clases de piano y se habían desplazado en Uber. La prensa recogió que las entregas de dinero al monarca empezaron en 2016 y no pararon hasta 2018, abdicando el rey en 2014 y perdiendo su condición de ‘inviolable’.

También relacionado con el presunto dinero negro, estuvo la yegua de Victoria Federica, Divelunga. El animal fue investigado porque podría haber sido comprado con este dinero opaco en coste de 10.000€ en el año 2015.

Pero Elena y sus hijos no son los únicos que dan dolores de cabeza a Felipe y es que por parte de su otra hermana, Cristina, por todos es conocido el caso de corrupción ‘Noos’ que tenía por protagonista al cuñado del rey, Iñaki Urdangarín.

VITORIA-GASTEIZ, SPAIN - DECEMBER 25: Iñaki Urdangarin and the Princess Cristina of Spain are seen in Vitoria on Christmas Day  (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
La infanta Cristina apoyó a Iñaki Urdangarín en todo momento durante el caso 'Noos' (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

A Iñaki le vimos hacer el paseíllo hasta ingresar en prisión y hemos ido viendo sus trabajos comunitarios hasta recibir una semi libertad de la que goza actualmente yendo a dormir al centro social pero teniendo un fin de semana libre al mes para estar con su familia.

El marido de la infanta Cristina ha declarado recientemente a su entorno más íntimo que “En Zarzuela me tienen prohibida la entrada” y no es de extrañar que tanto el monarca como su esposa, prefieran separarse de la imagen tocada y hundida que tiene el exduque de Palma.

Actualmente Iñaki hace voluntariado en el Hogar Don Orione todos los días laborables de la semana tras haber pasado varios años en la cárcel desde el año 2018.

Pero, sin duda, el que más disgustos ha dado a la monarquía en los últimos años ha sido el rey emérito y es que, además de sus problemas fiscales y ocultismo económico, su vida personal también ha sido comidilla del pueblo, nunca mejor dicho.

Un matrimonio sin amor junto a la reina Sofía dañado por varias supuestas amantes del monarca entre las que destaca Corinna Larsen, que decidió tirar de la manta con declaraciones tan contundentes como: “El efectivo no es rastreable así que había mucho en el palacio”.

BARCELONA, SPAIN - MAY 22:  Spanish King Juan Carlos of Spain (L) and Corinna zu Sayn-Wittgenstein attend the Laureus Sports Awards 2006 at Parc del Forum on May 22, 2006 in Barcelona, Spain.  (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Corinna Larsen es el azote de Juan Carlos I con sus informaciones (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Corinna es el azote de la monarquía española desde su entrevista con ‘The Telegraph’ donde no solo habla de Juan Carlos sino también de sus dos hijas asegurando que “cogían dinero de la caja para gastos personales cada vez que lo necesitaban.

La amiga íntima de Juan Carlos también metió a Felipe en el saco cuando dijo que “Felipe, Elena y Cristina se beneficiaron del dinero opaco.” y esta es la única polémica importante a la que se ha enfrentado el nombre del actual monarca dado que, el resto, han sido ajenas a él aunque siempre familiares.

Larsen también denunció que la estaban extorsionando y acosando “estoy sometida a un acoso por el cual muchas personas se suicidarían”, aseguró.

En apenas siete años todos estos sucesos han tenido lugar en el seno de la familia real española y, desde luego, Felipe VI y Letizia han sabido capear la situación para que, aunque la monarquía está herida mediáticamente, no esté tocada de muerte.

Más historias que te pueden interesar

Juan Carlos I y Doña Sofía: infidelidades, ansias de divorcio y el esperado varón Felipe

Iñaki Urdangarin confiesa: “En Zarzuela me tienen prohibida la entrada”

Froilán y Victoria Federica: en qué usaron las tarjetas ‘black’ de Juan Carlos I