Felipe VI: “La innovación debe ser la seña de identidad de nuestras empresas”

·4 min de lectura

Estocolmo, 25 nov (EFE).- Felipe VI aseguró hoy que la innovación debe ser “la seña de identidad” de las empresas españolas y debe convertirse en “la mejor carta de presentación” a la hora de lograr inversiones en el extranjero.

El rey de España participó, junto al de Suecia, Carlos Gustavo, en el seminario empresarial organizado en Estocolmo con motivo de la visita de Estado del rey, junto a la reina Letizia, al país escandinavo.

El foro, con la participación de la patronal española CEOE, tiene como objetivo fomentar la inversión de las compañías de ambos países y entablar puentes de colaboración a partir de los fondos de reconstrucción de la UE en áreas como la digitalización y la sostenibilidad.

Felipe VI subrayó que Suecia y España son países “fiables” y “dos buenos ejemplos de economías abiertas”, con “un firme compromiso con el libre comercio basado en reglas claras”.

En su opinión, frente a las medidas proteccionistas aplicadas por otros países en los peores momentos de la pandemia, España y Suecia se mantuvieron firmes en la necesidad de no imponer barreras.

El rey puso el acento en la importancia de la innovación como vía para aumentar la competitividad y hacer a las empresas “más fuertes, flexibles y resilientes”, además de crear mejores empleos.

Para Felipe VI, “no hay progreso sin innovación”, por lo que animó a las empresas a apostar por esta vía como se ha hecho en Suecia desde hace años.

“El compromiso con la innovación debe ser la seña de identidad de nuestras economías, empresas y profesionales. Además, debe convertirse en nuestra mejor carta de presentación ante el exterior”, sostuvo el jefe del Estado en su mensaje en inglés y español.

Para generar innovación, Felipe VI defendió que el mejor camino es la investigación y defendió una colaboración más estrecha entre las universidades y los sectores público y privado.

Considerado el país más innovador de Europa, el rey aseguró que Suecia es “un gran ejemplo” para toda la UE, al tiempo que incidió en que España es el tercer país de la UE en materia de conectividad.

En la apertura del seminario, participaron el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y la de Comercio Exterior de Suecia, Anna Hallberg, además del presidente de la patronal española CEOE, Antonio Garamendi, y el de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, entre otras autoridades.

Entre los directivos que asistieron al foro, hubo representantes de compañías españolas como Acciona, Cellnex, CAF, Fertiberia, Iberdrola Renovables, Idom, Renfe o Telefónica.

Albares manifestó que las relaciones políticas entre España y Suecia son “excelentes” y que las comerciales y económicas deberían estar “al mismo nivel y calidad”.

“España tiene mucho que ofrecer y mucho que ganar a través de la cooperación con las compañías suecas. Es una relación que está llena de posibilidades. Exploremos estas vías conjuntamente”, emplazó el ministro de Exteriores, quien apuntó además la necesidad de actuar juntos ante la actual falta de suministros en el mercado mundial.

A los empresarios suecos les hizo ver que España apoya el libre comercio, “incluyente y sostenible”, que está recuperando los niveles económicos anteriores a la pandemia y que las empresas nacionales son líderes en sectores vinculados con las energías renovables.

Hallberg convino en que España y Suecia tienen rasgos comunes en su apuesta por la sostenibilidad y la tecnología, por lo que la colaboración entre empresas puede ser positiva.

“Innovemos de manera conjunta y exploremos nuevas oportunidades comerciales. Podemos liderar la revolución verde. Nuestros países están muy bien situados en cuanto a sostenibilidad”, enfatizó la ministra de Comercio Exterior.

A su juicio, el gasto en energías limpias aumenta la competitividad, por lo que “no debe verse un conflicto de intereses entre la transición verde y la prosperidad".

Garamendi se mostró convencido de que la visita de Estado de los reyes al país escandinavo va a “traer consecuencias positivas” para las empresas españolas, tanto para las que ya están asentadas -unas 400- como las que proyectan invertir.

“El rey es el mejor embajador y abre puertas que de otra manera lo tendríamos más difícil. El que se involucre activamente en que se en esas oportunidades es muy importante”, incidió el presidente de la CEOE.

En una reunión previa con su homólogo de la patronal sueca, Fredrik Persson, se comprometieron reforzar la relación entre ambas organizaciones, explorar ámbitos de trabajo conjunto y cooperar en terceros mercados, en particular, en Iberomérica.

Como continuación a este primer contacto, acordaron que una reunión de las dos patronales en España en el primer semestre de 2022 para avanzar en la colaboración empresarial.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente