Felipe González dice que el error de Evo Morales fue creerse "imprescindible"

1 / 3
El expresidente del Gobierno español Felipe González (1982-1996) fue registrado este jueves, durante la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Buenos Aires, 28 nov (EFE).- El expresidente del Gobierno de España Felipe González (1982-1996) consideró este jueves que si bien la gestión de Evo Morales como mandatario boliviano fue un acierto en el ámbito económico, tuvo la "tentación" de creer que era "imprescindible" y que podía "romper las reglas" y perpetuarse.

En su intervención en Buenos Aires en la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina, González se refirió a la crisis que afecta al país andino, originada tras los comicios del 20 de octubre, cuya victoria se adjudicó Morales, quien en medio de fuertes protestas en las calles y denuncias de la oposición por supuesto fraude acabó renunciando forzado por las Fuerzas Armadas.

"¿Qué errores cometió Evo Morales? Desde luego no los que cometió (Nicolás) Maduro (presidente de Venezuela)", aseguró el ex líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Para el político, Morales -que se encuentra asilado en México- hizo una gestión "que ha acertado por lo menos en la caja" y ha distribuido la riqueza.

"Pero tuvo la tentación de creer, como tantas veces en la historia, que como él era imprescindible, tenía que romper las reglas de juego de la Constitución y perpetuarse, y si eso fallaba... se para la contabilidad electoral y bueno... durante 24 horas no sabemos qué pasa pero sabemos qué pasa después", remarcó.

"Eso no se recuerda cuando se dice que ha habido un golpe. No es exactamente en el sentido un golpe, pero ha habido una vulneración de las reglas de juego, primero por Morales, que todavía nadie le ha dicho que el cementerio está lleno de gente que se creía imprescindible", añadió González.

En 2016, en un referendo los bolivianos le dieron a Morales el no a su aspiración para postular a un cuarto mandato, aunque poco después el Tribunal Constitucional avaló la reelección indefinida.

Sobre la situación que vive Latinoamérica y otras zonas del mundo, como Hong Kong o Cataluña en España, con diversas crisis de convulsión social, el expresidente español señaló que "ahora el carácter inmediato de la información" da la sensación de que "todo el mundo esta movilizado y ardiendo".

Sin embargo, recordó etapas históricas como 1968, con estallidos en la Universidad de California (EEUU), el "mayo francés" o en Checoslovaquia contra el régimen comunista con la primavera de Praga y en México "con lo que llamaba la dictadura perfecta del PRI".

"Hubo una movilización global antisistema, fuera cual fuera el sistema, y se incluía el sistema comunista", añadió.

Para González, sin duda las redes sociales tienen un papel "primordial" en la convocatoria "fuera de los cauces tradicionales" como los sindicatos y los partidos políticos, de las movilizaciones.

"Todas las reinvidicaciones tienen una justificación, el problema para un gobernante es que la suma de todas las reivindicaciones hondamente sentidas no hacen un programa de gobierno. Porque uno tiene que priorizar. No puede atender 80 cosas a la vez", enfatizó.

En el mismo sentido, el ex jefe de Gobierno cuestionó la manera de calificar las actuales crisis en Sudamérica dependiendo del punto de vista político con el que se mire.

"Como tenemos dañada la cabeza casi todos, si nos funciona el hemisferio derecho en el sentido ideológico, cuando vemos que ponen en crisis a los gobiernos de derechas lo atribuimos a las maldades del castrocomunismo", consideró, mientras que si es al contrario "es el imperialismo americano el que saca del poder a Evo Morales", por ejemplo.

"Todos buscamos a quien es el culpable de fuera que intriga para sacar del poder", añadió, convencido de que se legitima más las acciones "incorrectas" que se corresponden con las preferencias personales de cada uno.

González opinó que ya no hay golpes de estado, pero sí una vuelta de los militares a la política en América Latina.

"Es muy duro lo que esta pasando, porque los gobiernos democráticos de América Latina no han querido asumir que la seguridad física y jurídica es hermana siamesa de la libertad. Uno no se siente libre si no se siente seguro", concluyó.