Feijóo sigue guiándose por la fórmula Moreno

Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo
Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo

Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo

Alberto Núñez Feijóo recetó el pasado lunes ante la plana mayor de su partido “moderación, serenidad y centralidad” para responder a Pedro Sánchez y afianzar su labor de oposición. Lo hizo en su intervención en abierto, para que los medios de comunicación pudieran recoger que es esa y no otra su pauta a seguir después de jornadas de ruido interno. Para Génova, el centro es y seguirá siendo la clave para alcanzar la Moncloa, ensanchando la base electoral también por la banda izquierda. 

Ese día, la dirección del partido decidió además dar portazo a los “ofrecimientos envenenados” de Santiago Abascal, a raíz del anuncio de Sánchez de reformar el delito de sedición. El PP no liderará una moción de censura ni tampoco participará en las protestas en la calle que este mismo domingo se celebrarán en distintas ciudades del país convocadas por Vox contra “el Gobierno de la ruina, la inseguridad y la traición”. 

Feijóo busca así trazar su propio camino y no verse absorbido por Abascal, a pesar de que pueda no entenderse por parte de los sectores mediáticos y del partido más conservadores. De hecho, aunque no hubo contestación interna a esta decisión, hay voces del PP consultadas por El Huff Post que reclaman “no perder la calle” en favor de Vox y recuerdan, por ejemplo, que “sí protestamos” contra la Ley Celáa, aunque los convocantes no eran los partidos. 
Entonces, el PP se adhirió a la marcha y se montaron carpas por todo el recorrido pero no hubo fotografías de los líderes políticos juntos. Esto es, no se reeditó la temida foto de Colón.

Los modelos de Ayuso y Moreno, ¿compatibles?

Juanma Moreno, Alfonso Rueda e Isabel Díaz Ayuso
Juanma Moreno, Alfonso Rueda e Isabel Díaz Ayuso

Juanma Moreno, Alfonso Rueda e Isabel Díaz Ayuso

La disyuntiva sobre si ser más contundente o no es un clásico en el PP. “Sánchez se ha convertido en el Le Pen de la izquierda en Europa”, afirmó Isabel Díaz Ayuso solo unos días antes de que su líder de filas apelara a la centralidad en el Comité Ejecutivo Nacional. Aún más, acusó al jefe del Gobierno de tratar a la oposición como Daniel Ortega en Nicaragua. “Eso es lo que están pretendiendo. Hay que destrozar a la oposición porque en las dictaduras no puede haber oposición”, llegó a decir en una entrevista en Telecinco. Cuando le repreguntaron unos días más tarde en La Sexta, se reafirmó. “Absolutamente”. 

Según el diagnóstico de Génova, Ayuso es más dura porque en la Comunidad de Madrid el discurso pata negra funciona y va camino de comerse a Vox en los comicios de mayo alcanzando una mayoría absoluta. Si bien, “lo que funciona en Madrid no funciona en otras partes de España”, según las fuentes consultadas. Y de ahí que Feijóo sigua guiándose por la fórmula Juanma Moreno. “También necesitamos el voto del socialista descontento, y él lo consiguió”.

“Moderación, serenidad y centralidad”

El tono y el fondo del discurso de Moreno es distinto al de Ayuso. Esta semana, sin ir más lejos, se trasladó a Egipto y quiso hacer bandera de la lucha contra el cambio climático. “La filosofía de Andalucía se aprecia: no vamos contra nadie, incentivamos entidades y empresas para reducir la contaminación (…) Animo a sumar esfuerzos para cuidar el planeta”, destacó. Una de sus palabras más utilizadas es “transversalidad”, que ha usado también para abrazarse al andalucismo, algo que antaño solo hacía el PSOE.

Para Feijóo, ese es el camino. “Moderación, serenidad y centralidad”. Si bien, en su entorno insisten en que ambos modelos, el de Ayuso y el de Moreno, son compatibles, aunque en ocasiones el grado de dureza de la primera incomode. De hecho, Feijóo ha evitado asumir las palabras de la presidenta madrileña contra Sánchez y tampoco ha querido decir nada sobre la crisis sanitaria en la región, que acabó resolviéndose el jueves a última hora. Sus últimas intervenciones han sido muy medidas, en atril y dejando las preguntas de los periodistas para sus portavoces. 

“No hay disfunción entre Feijóo y Ayuso, ella es un baluarte y un valor al alza”, en palabras de Miguel Tellado, hombre de total confianza del líder y con interlocución directa con la Puerta del Sol, tal y como le reconoció a María Claver en una entrevista. La consigna, evitar el choque y rebajar la tensión.
El lunes del Comité Ejecutivo, Génova distribuyó una fotografía en el despacho del líder del PP en la que Feijóo compartía protagonismo con Moreno y Ayuso. También estaban los presidentes de Galicia y Castilla y León, Alfonso Rueda y Alfonso Fernández Mañueco, y la secretaria general, Cuca Gamarra. Si bien, de esa reunión los barones salieron dando un primer toque de atención a su homóloga madrileña: “La agenda nacional la tiene que marcar el presidente”. 

Ahora, el objetivo es recuperar impulso ante la tormenta política que afecta a Moncloa con la sedición, la malversación y, principalmente, la enorme polémica por la ley del sólo sí es sí. Y ello sin olvidar la economía, piedra angular para llegar a Moncloa, según enfatizan en privado en Génova.

Related...