Feijóo encarga al PP cerrar la etapa de Sánchez con soluciones y centralidad

Toledo, 18 sep (EFE).- El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha llamado a su partido a "arremangarse" y trabajar para "cerrar la etapa de Pedro Sánchez", para los populares la peor de la democracia, ofreciendo "soluciones, moderación y centralidad" para "arreglar todo lo que se ha hecho mal" en España.

Ante decenas de dirigentes, diputados y senadores reunidos en la XXV Interparlamentaria Popular, el jefe de la oposición ha defendido que su formación es "más imprescindible que nunca" y que debe acometer un "proyecto de reconstrucción social, económica e institucional". "España nos está esperando", ha recalcado.

Feijóo ha pedido trabajar ya desde la oposición para arreglar lo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho "mal" porque "serán meses que estarán ganando antes de llegar al Gobierno". Aboga por "aspirar a trascender las siglas" y "recuperar los grandes consensos".

El líder de los populares ha recetado a los suyos "cambiar ocurrencias por propuestas, sobresaltos por consensos e inexperiencia por buena gestión" y ha reclamado una política útil, donde el Gobierno "no se divide ni se insulta" sino que "propone y trabaja" y se desgasta en lugar de buscar la permanencia.

Para España, Feijóo pide "reformas de calado" y una "mayoría serena, sólida, suficiente, optimista" que acierte en la reconstrucción del país, frente a la actual "amalgama" de partidos que apoyan al Ejecutivo en las cámaras y una coalición dividida.

"Vamos a presentar un proyecto que no tenga más contenido que la defensa de los intereses generales (...) no tenemos más intereses que los intereses generales y España necesita más que nunca acertar", ha prometido el líder del PP, apartándose de las críticas de Sánchez, que alinea al PP con los poderosos.

El presidente del PP percibe "un cambio tranquilo, imparable, que está en marcha", ve a su partido "más fuerte que nunca" y usa como termómetro la calle, donde "el agotamiento de Sánchez es un clamor" mientras "empiezan a recolocarse determinados soldados socialistas como si estuviéramos ya en el 'sálvase quien pueda'".

Aunque en sus encuestas el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) les recuerde, ha ironizado, que no han ganado todavía las elecciones. Y en ese sentido se ha comprometido a que cuando gobierne ningún dirigente popular pase a encabezar ese organismo demoscópico y ha cargado contra la "degradación institucional" de Sánchez.

Feijóo ha considerado la economía como la piedra angular de su proyecto y ha pedido a Sánchez negociar un plan para hacer frente a la inflación que "combine" un pacto de rentas "acordado y corresponsable" y una bajada del IVA de los productos básicos.

Ante "semestres muy duros", el PP advierte de que "el Gobierno ha fallado en combatir la inflación" porque "no tiene un plan", sino un "conjunto de reales decretos" y a pesar de ello no acepta las propuestas "útiles" de su partido por ser del PP.

También el coordinador general del PP, Elías Bendodo ha cargado contra la política económica de Sánchez, a quien acusa de "meter la mano en el bolsillo a los españoles" siguiendo el ejemplo de José Luis Rodríguez Zapatero, y ha censurado además la "bicefalia a palos" del Ejecutivo.

Además, tras un fin de semana en el que los presidentes autonómicos han llamado a ampliar el poder territorial y teñir nuevos territorios de azul en las elecciones autonómicas y locales del mes de mayo, el PP ha respaldado a Paco Núñez, que en Castilla-La Mancha aspira a desbancar del poder a Emiliano García-Page.

Núñez se ha comprometido a lograr este cambio político y ha dejado un mensaje clave de cara a la futura campaña electoral: "no hay socialista bueno" porque "todos son sucursales de Pedro Sánchez". Los populares ligan así estos comicios al jefe del Ejecutivo, al que ven "de facto" en la oposición.

(c) Agencia EFE