El mejor luchador desconocido de la historia peleará una vez más con 45 años

·6 min de lectura
SAITAMA, JAPAN - DECEMBER 29, 2019: Russian MMA fighter Fedor Emelianenko displays a national flag to celebrate winning his Bellator 237 heavyweight main event against American rival Quinton 'Rampage' Jackson at Saitama Super Arena; Bellator 237 is a cross-promotional event between Bellator MMA and the Rizin Fighting Federation. Valery Sharifulin/TASS (Photo by Valery Sharifulin\TASS via Getty Images)

Muchos son los que ponen a Fedor Emelianenko (Rusia, 1976) la etiqueta de ‘G.O.A.T.’ de las Artes Marciales Mixtas (MMA). El mejor de todos los tiempos, o al menos uno de los comensales que se sientan en la mesa de las leyendas de un deporte en el que los años no pasan en balde, aunque él vaya a volver a pelear a los 45. ‘El Último Emperador’, como se le conoce dentro de la jaula, es poco menos que un pionero y tiene una carrera impresionante a sus espaldas. Después de un par de amagos, se retirará con todos los honores, pese a que los más jóvenes no tengan ni idea de quién es porque nunca ha peleado en la UFC (porque él no ha querido).

Fedor se ha visto las caras con la élite de las MMA y en los mejores escenarios. Su récord de 39 victorias, 6 derrotas y 1 combate nulo habla por sí mismo. Los que dicen que ese número de derrotas debería ser suficiente para quitarle el título de mejor peso pesado de todos los tiempos sólo tienen que ver el pedigrí de los peleadores que le vencieron. Las derrotas, incluidas las dos últimas en 2017 y 2019, llegaron de mano de auténticos nombres propios de la historia de las MMA. Y si alguien tiene al valor de poner algún pero a su carrera, que se pare a pensar que volverá a pelear al próximo 23 de octubre, con 45 años y opciones de victoria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver una publicación de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Cuando Emelianenko se enfrente a Tim Thompson como combate estelar de la velada que la promotora Bellator tiene preparada en Rusia habrán pasado 21 años desde que debutó en las MMA con 24 primaveras. ‘El Último Emperador anunció su retirada el 31 de diciembre de 2019, pero ha cambiado de opinión. Quiere alargar un legado de varias décadas, en las que fue campeón de la legendaria Pride FC y la Strikeforce que fue absorbida por la UFC para deshacerse la competencia.

El desembarco de Fedor vino precedido de dos medallas de bronce en los Campeonatos Rusos de judo y otros dos bronces en los de sambo. Esta última disciplina la compaginó a la perfección con las MMA durante muchos años de su carrera, llegando a ser seis veces campeón de Rusia, una vez de Europa y cuatro del Mundo. Un estilo de lucha que siempre ha salido a relucir en la jaula y que le llevó a convertirse en el hombre a batir en su país, antes de dar el salto a la prestigiosa Pride. En Japón tardó sólo tres combates en pelear por el título del peso pesado y coronarse al derrotar a otro mito como el brasileño ‘Minotauro’ Nogueira. Habían pasado sólo tres años desde su primera pelea.

Fedor fue un ídolo en la japonesa Pride desde el primer momento. Llegaba con la vitola de luchador ‘exótico’ y sin miedo a ningún rival. En la tierra del sol naciente libro auténticas batallas épicas, incluida una trilogía para el recuerdo con el citado Nogueira, hasta que dejó la promotora después de derrotar a otros grandes nombres de las MMA como Mark Coleman y Mark Hunt. Su desembarco en Estados Unidos era inevitable.

Los primeros pasos de Emelianenko en territorio estadounidense fueron en la promotora Affliction y posteriormente en Strikeforce, ganando el cinturón del peso pesado en ambas. Había aterrizado en tierra de barras y estrellas para seguir siendo el hombre a batir. Y así fue. Fedor firmó la peor racha de toda su trayectoria como artista marcial al caer derrotado por Fabricio Werdum, Antonio Silva y Dan Henderson en el transcurso de un año, entre 2010 y 2011. Estados Unidos no era sitio para ‘El Último Emperador’, que decidió hacer las maletas y regresar a promotoras rusas y japonesas. Ganó tres combates seguidos y se retiró (por primera vez) en 2012.

SAITAMA, JAPAN - DECEMBER 29, 2019: American MMA fighter Quinton 'Rampage' Jackson (L) and his Russian rival Fedor Emelianenko struggle in their Bellator 237 heavyweight main event at Saitama Super Arena; Bellator 237 is a cross-promotional event between Bellator MMA and the Rizin Fighting Federation. Valery Sharifulin/TASS (Photo by Valery Sharifulin\TASS via Getty Images)
SAITAMA, JAPAN - DECEMBER 29, 2019: American MMA fighter Quinton 'Rampage' Jackson (L) and his Russian rival Fedor Emelianenko struggle in their Bellator 237 heavyweight main event at Saitama Super Arena; Bellator 237 is a cross-promotional event between Bellator MMA and the Rizin Fighting Federation. Valery Sharifulin/TASS (Photo by Valery Sharifulin\TASS via Getty Images)

“Creo que es la hora. Me retiro del deporte. Mi familia es la razón por la que no volveré a pelear. Mis hijas están creciendo sin su padre, por lo que es el momento idóneo para irme. No hay una oferta fantástica que me saque del retiro. Sólo lo hago para pasar más tiempo con mi familia”. Esa oferta llegó tres años más tarde, cuando el nacimiento de Rizin’ FC, o lo que es lo mismo, el renacer de Pride con otro nombre después de que la UFC se la quitase de su camino comprándola le hizo regresar a las MMA. Su retorno fue con victoria sobre todo un campeón mundial de K1 y sirvió como lanzadera para una segunda etapa en su carrera como luchador, que le llevó a ser una de las caras visibles de Bellator, la gran competencia de la UFC en la actualidad.

El Fedor que llegó a Bellator no era precisamente el mejor de su carrera, pero verle pelear no dejaba de ser un aliciente. En su primer combate con la promotora cayó ante Matt Mitrione, pero se rehízo y consiguió victorias en los cuartos de final y semifinal del Grand Prix por el peso pesado de la empresa. En la final, a principios de 2019, perdió nuevamente ante Ryan Bader. Todo apuntaba a que ese combate iba a ser el de su retirada definitiva, ganando el cinturón y dejando finalmente las MMA como el gran campeón que era… pero salió mal. Por ese motivo, Bellator y Rizin’ se aliaron para dar forma a un combate soñado entre dos leyendas vivas como Emelianenko y Quinton ‘Rampage’ Jackson.

‘El Último Emperador’ derrotó a ‘Rampage’ en su combate de despedida en el legendario Saitama Arena el 28 de diciembre de 2019. Un KO de manual en el primer asalto. Una despedida a la altura de un mito como él, al que ahora Bellator saca de su retiro para el que, ahora sí que sí, diga adiós por todo lo alto. “El sueño de Fedor era retirarse en Rusia, delante de 30.000 fans. Será su despedida soñada”, declaró Scott Coker, presidente de la promotora en la rueda de prensa de presentación de la velada. El luchador al que Dana White nunca pudo convencer para firmar con la UFC (“Se convirtió en una obsesión para mí”, llegó a reconocer), pese a ofrecerle dos millones de dólares por un combate contra Brock Lesnar en 2012, colgará para siempre las guantillas en la competencia. Para eso también hay que ser el más grande.

Vídeo | Impactante transformación de Gabi Garcia, la 'Godzilla' de las Artes Marciales Mixtas

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente