Fedea echa en falta más ayudas para empresas en el uso de los fondos europeos

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 16 nov (EFE).- Fedea "echa de menos", tanto en los Presupuestos Generales como en el plan de recuperación basado en los fondo europeos, una partida importante para la "recapitalización o ayudas a fondo perdido" para empresas viables de los sectores más daños por la covid, como el turismo o la restauración.

En su último boletín sobre "los aspectos económicos de la crisis del covid-19", la Fundación de Estudios de Economía Aplicada también hace una valoración de las previsiones macroeconómicas del Gobierno para 2020 y que tacha de "un tanto optimistas" en cuanto a objetivos de ingresos y déficit.

"Convendría seguramente revisarlas a la baja al menos en un punto de PIB, lo que nos dejaría con un déficit superior al 12 % del PIB, en línea con las previsiones de la Comisión Europea", señala Fedea que también subraya que las de 2021 "son más optimistas que las que acaba de presentar la Comisión Europea".

"Coincidimos con la AIReF en que el escenario macro del Gobierno resulta muy optimista dada la evolución reciente de la pandemia, que está llevando a numerosas comunidades autónomas a adoptar medidas muy restrictivas que incluyen el cierre total de la hostelería y buena parte del comercio en algunos territorios", añaden.

Fedea añade que ya se aprecia "cierta ralentización de la recuperación económica con la llegada de la segunda ola de la pandemia" con un "estancamiento o incluso a un ligero retroceso" del empleo que elevó en octubre la tasa de paro efectiva -incluyendo también los afectados por ERTE- en dos décimas hasta el 20,4 %.

En cuanto al análisis de la propuesta de reparto de los fondos europeos en los Presupuestos Generales del Estado y en el plan de recuperación y resiliencia, apunta que están muy centrados "en lo verde y lo digital, pero con espacio también para la protección social y las infraestructuras más tradicionales".

Pero "se echa de menos" una partida importante destinada a "la recapitalización o ayudas a fondo perdido" a empresas viables en los sectores más afectados por la crisis que ayude a preservar "un tejido productivo esencial durante un período de baja actividad que será largo".

A título de ejemplo, apuntan, las ayudas directas previstas para el sector turístico rondan los 900 millones, con una buena parte preasignada a inversiones energéticas o digitales, y no parece que haya ayudas previstas para la restauración u otros sectores en situaciones similares.

También sorprende, detallan, "la reducida inversión" asignada a las infraestructuras hidráulicas y que, a juicio de Fedea, "deberían ser una de las prioridades" del plan "dado su deficiente mantenimiento y su importancia de cara a la lucha contra las secuelas del cambio climático".

Junto a esto, Fedea también ve "deseable" una mayor atención a la educación, incluyendo las universidades, no sólo en términos de su dotación presupuestaria sino también, y sobre todo, en cuanto a la adopción de reformas que ayuden a mejorar la calidad del sistema y su imbricación con el sector productivo.

Sobre la forma de usar los fondos europeos -que se financiarán fundamentalmente con recursos adelantados por el Gobierno- Fedea señala que trabajar con la "maquinaria" de los Ministerios "puede ayudar mucho a agilizar" la tramitación y puesta en marcha de las actuaciones previstas y "quizás también su justificación ante los organismos europeos".

Pero, advierten, también puede tender a hacer que los fondos europeos se perciban "como un complemento de los presupuestos ordinarios de los distintos departamentos, con lo que podría perderse la visión de conjunto y reducirse la coherencia entre las distintas actuaciones así como dificultarse la reasignación de fondos entre partidas".

(c) Agencia EFE