Fed de EE. UU. aumenta nuevamente los tipos de interés en 75 punto básicos

La Reserva Federal estadounidense confirmó que seguirá la dirección iniciada hace seis meses de subir los tipos de interés hasta que la inflación esté controlada, luego de anunciar una nueva subida de 75 puntos básicos, la quinta desde marzo.

Los temores también aumentan. En su batalla contra la inflación, la Reserva Federal de Estados Unidos subió su tipo de interés clave nuevamente en tres cuartos de punto y señaló que se producirán más subidas de tipos, pese a que esto aumentará el riesgo de una eventual recesión.

La medida de la Fed elevó su tipo de interés de referencia a corto plazo, que afecta a muchos préstamos a consumidores y empresas, hasta un rango del 3% al 3,25%, el nivel más alto desde principios de 2008.

Los funcionarios de la Fed quieren llevar los tipos hasta aproximadamente el 4,4% a finales de año, un punto más de lo que habían previsto en junio. Y esperan volver a subirlos el año que viene, hasta el 4,6% aproximadamente. De concretarse, sería el nivel más alto desde 2007.

La subida de los tipos de interés se traduce en encarecer el costo de las hipotecas, los préstamos para automóviles y los préstamos para empresas. De esta forma los consumidores y las empresas pedirán menos prestado y gastarán menos dinero, ralentizando la economía y frenando la inflación.

Durante el último mes, el descenso de los precios de la gasolina bajó ligeramente la inflación general, que en agosto fue de 8,3% anual. Esta reducción del costo de la gasolina ayudo en los índices de aprobación pública del presidente Joe Biden, que los demócratas esperan que impulse sus perspectivas en las elecciones de mitad de mandato de noviembre.

Jerome Powell, presidente de la Fed, aseguró que antes de que los funcionarios de la Reserva Federal consideraran la posibilidad de detener sus subidas de tipos, "querrían estar muy seguros de que la inflación está volviendo a bajar", tomando en cuenta que el objetivo de este año era del 2%. Powell nuevamente argumentó la fortaleza del mercado de trabajo que está impulsando los aumentos salariales y que paralelamente contribuyen a aumentar la inflación.

"Si queremos abrir el camino a otro periodo de un mercado laboral muy fuerte", dijo Powell, "tenemos que dejar atrás la inflación. Ojalá hubiera una forma indolora de hacerlo. No la hay".

La Fed insiste en un "aterrizaje suave", con el que conseguirían frenar el crecimiento lo suficiente como para domar la inflación, pero no tanto como para desencadenar una recesión. Pero la mayoría de economistas creen que las fuertes subidas de tipos de la Fed conducirán a recortes de empleo, a un aumento del desempleo y a una recesión a finales de este año o principios del próximo.

"Nadie sabe si este proceso conducirá a una recesión, o si es así, cuán significativa sería esa recesión", comentó Powell en su conferencia de prensa. "Eso va a depender de la rapidez con la que bajemos la inflación".

La Fed prevé que la tasa de desempleo alcance el 4,4% a finales de 2023, desde su nivel actual del 3,7%. Históricamente, dicen los economistas, cada vez que el desempleo sube medio punto en varios meses, siempre es perseguido por una recesión.

Con AP