La Fed se dispone a aumentar nuevamente las tasas de interés

Douglas Gillison

La Fed volvió a decir que "nuevos aumentos graduales" permitirán mantener el crecimiento de la economía mientras la inflación se mantenga en torno a la meta de 2% anual.

Bajo los nubarrones de una creciente guerra comercial, la Reserva Federal de Estados Unidos aumentará la semana entrante las tasas de interés por tercera vez este año, en un intento por evitar que la inflación aumente demasiado rápido mientras la principal economía del mundo crece con vigor.

La reunión de dos días de la Fed comenzará el martes, unas 24 horas después de que el gobierno del presidente Donald Trump aplique aranceles contra productos chinos por 200.000 millones de dólares, llevando a 250.000 millones los bienes gravados del gigante asiático.

Ello implicará un duro golpe a las relaciones comerciales entre las dos mayores economías del orbe y arrojará un manto de incertidumbre sobre el panorama económico mundial.

Pero analistas señalan que, al menos hasta el momento, la guerra comercial no ha hecho mella en los indicadores estadounidense, algo que los gobernadores de la Fed miran muy de cerca.

Desde su última reunión, la creación de empleos y el PIB han mostrado buena salud, los sueldos aumentaron y la inflación se ha asentado, mientras que las mediciones de actividad industrial y del mercado inmobiliario figuran entre las pocas que se han desacelerado.

Entre los que lanzan gritos de advertencia, el Fondo Monetario Internacional previno que una escalada de la guerra comercial podría tener "un significativo costo económico", golpeando tanto el crecimiento económico de Estados Unidos como el de China.

Pero con la presente robustez de la economía estadounidense, la Fed ha señalado que espera continuar con los incrementos "graduales" de las tasas de interés, lo que afectará el crédito. Para fines de año, es probable que el banco central haya aumentado la tasa de referencia cuatro veces, en tanto se esperan otros tres incrementos en 2019.

Eso significa que la tasa llegará al 3% o 3,25% para diciembre de 2019, por encima de lo que los planificadores ven actualmente como "neutral", en el sentido que no estimula ni restringe la economía, lo cual es el objetivo.

El asunto es si la Fed se detendrá allí.

- Movimiento neutral -

Si hay signos de que la inflación se acelera, el banco central podría endurecer su política para frenar los precios. Pero incluso mantenerse neutral podría constituir un movimiento.

La gobernadora de la Fed Lael Brainard, quien ha llamado a proceder lentamente con los aumentos de las tasas, mostró un importante cambio en su forma de pensar en un discurso días atrás.

"Con el estímulo del gobierno para dar viento de cola a la demanda en los próximos dos años, parece razonable esperar que aumente algo la tasa neutral en el corto plazo", dijo.

Esto sugiere que tal vez no quiera que la Fed se detenga en un 3 o 3,25 por ciento, sino que siga aumentando.

"Fue un cambio muy importante," dijo Diane Swonk, economista jefe de Grant Thornton, a la AFP.

Sin embargo, dijo que no está claro si la Fed se moverá en forma más agresiva el año que viene, aumentando las tasas a mayor ritmo, o seguirá con los incrementos graduales por más tiempo.

"No lo sabemos aún. Lo que sí sé es que eso no se resolverá en esta reunión", agregó.

- Nuevos halcones -

En tanto, algunos planificadores que en enero pasarán a tener voto en el Comité Federal de Mercado Abierto, el instrumento que aplica la política monetaria de la Fed, han empezado a mostrarse como halcones.

El presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, que apoyó las tasas cercanas a cero en los años posteriores a la crisis financiera, en recientes entrevistas dijo que la FOMC podría subir el estimado de neutralidad.

También puntualizó que una tasa de desempleo muy baja del tipo de la que Estados Unidos está experimentando actualmente ha sido históricamente presagio de recesión.

E incluso Charles Evans, de la Fed de Chicago, una paloma que ingresará a la FOMC en 2019, sugirió que la política monetaria podría tener que volverse más "restrictiva".

Para Joseph Gagnon, del Instituto Peterson de Economía Internacional, es poco probable que la Fed cambie en el corto plazo.

"No creo que haya una aceleración en al menos los próximos seis meses", dijo a la AFP, aunque eso cambiará una vez que aumente la inflación.

La tasa objetivo de inflación fijada por la Fed se sitúa actualmente en 2% anual, nivel que no ha superado en seis años.

Pero Gagnon dijo creer que "para junio el aumento de la inflación va a ser imposible de negar".