Fatih Birol considera que el siguiente invierno puede ser incluso más duro que el que se avecina

El invitado de Sándor Zsiros en el espacio The Global Conversation es Fatih Birol, director de la Agencia Internacional de la Energía, organización que supervisa los principales acontecimientos, en todo el mundo, en materia de energía.

Tras agradecerle su presencia en el programa, el periodista de Euronews pregunta a su notable invitado qué piensa sobre la crisis energética en Europa. A mucha gente le gustaría saber si el final de esta crisis está, o no está, cercano. ¿Cuál es su opinión?, interroga el reportero.

"Estamos inmersos en la primera crisis energética verdaderamente global. Nuestro mundo nunca ha sido testigo de una crisis energética con esta magnitud, y con esta complejidad. La razón es muy sencilla. Rusia, país que invadió Ucrania, es el mayor exportador de energía del mundo. Esta invasión de Rusia desencadenó una gran crisis energética. Y... Europa se encuentra en el epicentro de la misma, porque una gran parte de la energía que se consume en Europa proviene de Rusia. Es un error que Europa haya tenido, durante años y años, décadas y décadas, tanta dependencia energética de Rusia, tanta dependencia de un país. Como resultado, estamos atravesando tiempos difíciles en Europa, y supongo que serán unos años en los que viviremos momentos difíciles, en cuanto a nuestra economía, y a la energía. Así, considero que esto también tendrá implicaciones en nuestras vidas", responde Fatih Birol.

Euronews
Fatih Birol, director de la Agencia Internacional de la Energía, conversa con Sándor Zsiros en el transcurso de su entrevista en el espacio The Global Conversation. - Euronews

¿Cuáles son sus predicciones para este invierno? ¿Cómo vamos a pasar este invierno?, quiere saber Sándor Zsiros.

"Creo que podremos pasar este invierno si no es demasiado largo ni demasiado frío, y si no hay grandes sorpresas, como el hecho de que se produzca una explosión en un oleoducto, o se declare un incendio aquí y allá... A menos que se produzcan esas sorpresas inesperadas, podremos pasar este invierno con algunas ‘magulladuras’ económicas y sociales, por uno y otro lado. Llegaremos a febrero o marzo sin mayores problemas. Gracias a las políticas de los Gobiernos europeos, hemos podido almacenar una gran cantidad de gas natural. Haremos uso de él este invierno. Pero la cuestión es que el siguiente invierno puede ser incluso más difícil que este, porque cuando lleguemos a febrero o marzo del año que viene... ¿cómo vamos a llenar de nuevo nuestros depósitos de gas? Esta es una gran pregunta, porque las condiciones de los mercados no serán fáciles", declara el director general de la Agencia Internacional de la Energía.

Entonces, ¿cómo vamos a sustituir este gas que falta? ¿Existen suficientes volúmenes de gas natural licuado para reemplazar este gas?, pregunta el periodista de Euronews.

"El año que viene, puede que China remonte, que la economía repunte y que no tengamos gas de Rusia. Además, la mala noticia es que el año que viene, la cantidad de nuevo aforo, el volumen de gas natural licuado (GNL), el volumen de gas que llegará a los mercados será muy, muy limitado. Así que, si juntamos estas tres cosas, no llegará más gas de Rusia a Europa. China también puede necesitar mucho gas de los mercados globales, y el escaso volumen de nuevo gas procedente de Estados Unidos y de otros lugares significa que la situación será muy complicada, para Europa y para el resto del mundo", afirma Fatih Birol.

¿Tenemos que acostumbrarnos a los altos precios de la energía a largo plazo?, interroga el reportero.

"Creo que, en los próximos años, tendremos que estar preparados para hacer frente a los precios volátiles y altos de la energía, y tendremos que encontrar soluciones. Pero, para ser franco, este invierno va a ser difícil, y el próximo puede ser aún más duro", señala el director general de la Agencia Internacional de la Energía.

El Consejo Europeo quiere introducir una especie de ‘tope flexible’ para el precio del gas. ¿Cree que eso ayudaría a la situación?, quiere saber el entrevistador.

"Una de las razones por las que nosotros... por las que Europa ha tenido éxito este año, es que hemos pagado más dinero que los otros compradores y hemos podido conseguir el gas natural licuado. Si ponemos un tope de precio demasiado bajo, nuestro poder competitivo será mucho menor. Por lo tanto, sería una buena idea poner un límite de precio que sea lo suficientemente bueno para competir con otros compradores, pero que, al mismo tiempo, proteja a los consumidores", indica Birol.

También existe otra idea: un mecanismo de compra común a pequeña escala. ¿Cómo lo ve?, pregunta Sándor Zsiros.

"Creo que es una muy buena idea, si los países europeos se unen y fortalecen su posición, y se presentan como compradores fuertes. Esto les ayudará a superar a algunos de los otros compradores de gas natural licuado", declara el director general de la Agencia Internacional de la Energía.

¿Cuál va a ser la posición de Rusia en el futuro de los mercados del petróleo?, quiere saber el periodista de Euronews.

"Rusia será un país perdedor en esta batalla energética por la siguiente razón: justo antes de la invasión, cerca del 75 % del total de las exportaciones rusas de gas iban a Europa, y el 55 % de las exportaciones de petróleo de Rusia iban a Europa. Así, Europa era, con mucho, el mayor mercado, el mayor cliente de Rusia. Y... Rusia ha perdido a este cliente, su mayor cliente, para siempre", afirma Fatih Birol.

Los rusos aseguran que pueden vender su gas a Asia, a China, sugiere el reportero.

"No es fácil. No resulta fácil. Vea los gasoductos que llegan a Europa. No se puede hacer que el gas llegue rápidamente, y pensar, simplemente, en construir gasoductos hacia China o hacia la India. En el caso más optimista, se tardarán diez años en construir estos gasoductos. Para atravesar esa zona geográfica se necesita mucha tecnología nueva, financiación, etcétera. Por lo tanto, creo que no es como si se estuvieran vendiendo cebollas en el mercado. Vender gas natural es un negocio diferente. Así que, sustituir las exportaciones de gas natural a Europa, por parte de Rusia, en mi opinión, a corto plazo, es una quimera", señala Birol.

Así que, Europa está perdiendo, Rusia está perdiendo en esta crisis... ¿quién está ganando?, interroga el entrevistador.

"Yo diría que Europa y el resto del mundo están pasando por un momento muy difícil. Pero no debemos olvidar que muchos países de todo el mundo, muchos Gobiernos, están ofreciendo respuestas contundentes a esta crisis. En Europa tenemos el programa REPowerEU, de la Unión Europea, un programa importante que aporta mucho dinero para acelerar la energía limpia. Se trata de la energía eólica terrestre, la eólica marina... son las bombas de calor, es el hidrógeno... No son declaraciones ni estrategias, se trata de ‘dinero sobre la mesa’ para la energía solar, la eólica, la nuclear, los vehículos eléctricos... Llegarán dentro de unos años, y creo que esta crisis puede ser un punto de inflexión en la historia para la aceleración de la transición energética limpia. Pasaremos por unos tiempos difíciles, pero al final, dentro de diez años, cuando miremos atrás, puede que veamos que 2022 fue el año en que la transición energética limpia empezó a impulsarse con más fuerza en todo el mundo", concluye el director general de la Agencia Internacional de la Energía.