La fascinante historia de La Peregrina, la perla más famosa del mundo

·9 min de lectura
Una mujer sostiene a La Peregrina
La Peregrina tuvo muchos dueños famosos a lo largo de la historia.

Era la primavera de 1969 y en el apartamento del último piso del Caesar's Palace, en Las Vegas, Elizabeth Taylor estaba presa del pánico.

Había desaparecido su joya más querida, una perla natural en forma de gota de 2,55 centímetros de largo, por la que su esposo, Richard Burton, había pagado una fortuna recientemente.

La perla en cuestión, conocida como La Peregrina, fue una de las más famosas de la historia. Apreciada por su tamaño, forma perfecta e impresionante procedencia.

Antes de que Taylor la poseyera, La Peregrina había pertenecido a algunas de las dinastías más poderosas de la historia europea y había aparecido en retratos de artistas como Peter Paul Rubens y Diego Velázquez.

Taylor estaba sobre sus manos y rodillas, recorriendo cada centímetro de la alfombra peluda de la suite, pero todo era en vano.

Entonces, notó que uno de sus perros pequineses masticaba algo. "Abrí casualmente la boca del cachorro", escribió en su libro Elizabeth Taylor: My Love Affair with Jewellery ("Mi amorío con las joyas") "y dentro de su boca estaba la perla más perfecta del mundo".

La historia de La Peregrina abre una puerta al importante papel que han jugado las perlas en la cultura humana como significantes de belleza, poder y riqueza.

Las fotografías de Elizabeth Taylor a menudo capturan su pasión por las perlas naturales.

Se convirtieron en sinónimo de glamour y fama en las décadas de 1950 y 1960, usados por mujeres como Coco Chanel, Jackie Kennedy y Marilyn Monroe: la aristocracia de celebridades del siglo XX.

Elizabeth Taylor luciendo perlas
Elizabeth Taylor fue una de las tantas famosas del siglo XX que adoraron las perlas y su marido, el actor Richard Burton, le regaló La Peregrina en 1969.

Pero el significado cultural de las perlas se remonta en la historia: se cree que la evidencia más temprana de la caza de perlas proviene del año 5000 a. C. en varios sitios de las costas del océano Índico.

Una obsesión por ellas llevó a la formación de algunas de las redes comerciales más antiguas del mundo, que unían los centros de perlas en las costas de India, Sri Lanka, el golfo Pérsico y el mar Rojo con las ciudades del mundo antiguo.

Llegaron a simbolizar a Afrodita, la diosa griega del amor, que se creía que había nacido del mar.

En el arte romano a menudo se la representa emergiendo de una concha o con aretes de perlas, como en los frescos de Pompeya que datan del siglo I d. C.

Muy a comienzos de la historia del arte se forjó una unión entre las perlas y la belleza ideal.

Los romanos eran particularmente fanáticos de las perlas. En el siglo I a. C., Plinio el Viejo describió cómo "las perlas tienen el rango más alto de todas las cosas de precio".

Los extraordinarios retratos funerarios de la cuenca de Faiyum en el Egipto romano ejemplifican la obsesión por los collares y aretes de perlas, incluso si los propietarios originales en realidad poseían falsos fabricados con plata y vidrio.

Los reales eran tan valiosos que, según el historiador y biógrafo romano Suetonio, un general del siglo I d. C. podía financiar una expedición militar vendiendo solo una de las perlas de su madre.

Suetonio también afirmó que la invasión de Gran Bretaña por parte de los romanos se inspiró en la promesa de sitios para la obtención de perlas en los ríos del país bárbaro.

Murales en Pompeya, incluido este del 62 d.C., muestran a Afrodita emergiendo de las aguas en una concha.
Murales en Pompeya, incluido este del 62 d.C., muestran a Afrodita emergiendo de las aguas en una concha.

Símbolo sagrado

Incluso las religiones fueron moldeadas por perlas: la Parábola de la Perla en el Evangelio de San Mateo se refiere a una profesión que debe haber sido común en el mundo romano: un comerciante de perlas.

En el Evangelio, Jesús compara una perla con el paraíso y se refiere al compromiso que el creyente debe hacer cuando lo descubre: "El reino de los cielos es como un comerciante que busca perlas finas. Cuando encontró una de gran valor, se fue y vendió todo lo que tenía y lo compró".

La escasez, la forma y el color puro de una perla también la convirtieron en un símbolo adecuado para Jesús.

Los primeros escritores cristianos como Efraín el sirio, Orígenes y Clemente de Alejandría criticaron abiertamente a las personas que los veían simplemente como artículos de joyería y perdían su verdadero significado cristiano.

Sin embargo, a finales de la Edad Media y el Renacimiento, las perlas se incorporaron a crucifijos decorativos donde sirvieron como símbolos de la pureza de Cristo y la Virgen María.

Riqueza, belleza y pureza espiritual: estas fueron todas las cualidades asociadas a las perlas cuando La Peregrina, el ejemplo más grande visto hasta entonces, fue descubierta en el golfo de Panamá a fines del siglo XVI.

El hecho de que fuera enviada instantáneamente al rey Felipe II de España dice mucho sobre la geopolítica global en el período del Renacimiento y apunta hacia otra asociación que poseen las perlas en el arte.

La conquista y colonización de España de partes del Nuevo Mundo comenzó con los viajes de Cristóbal Colón a fines del siglo XV, y el primer descubrimiento significativo que hizo en estas nuevas tierras fue un botín de perlas impresionantes.

Haciéndose eco de la motivación de los romanos para la expansión en Gran Bretaña, se alentó a los españoles a comprometerse con la colonización porque América era aparentemente un tesoro de perlas.

Entonces, cuando ves un retrato de un romano con perlas, al igual que cuando ves a La Peregrina en varios retratos de la familia real española que la poseía, no solo significan belleza o pureza.

Retrato de Isabel de Borbón (1628-9) pintado por Peter Paul Rubens
Varios miembros de la familia real española fueron retratados luciendo La Peregrina, como Isabel de Borbón (1628-9) en este cuadro de Peter Paul Rubens.

También simbolizan las colonias exóticas y lucrativas y el poder inconmensurable obtenido a través del imperialismo.

Un ejemplo de ello es un retrato que hizo Juan Pantoja de la Cruz de la reina de España, Margarita de Austria (esposa de Felipe III), donde La Peregrina ocupa un lugar privilegiado pegada a su pecho.

Es similar a un retrato ecuestre posterior de Velázquez de la reina Isabel de Francia (la esposa de Felipe IV), donde la perla se asienta en medio de un mar de monogramas y símbolos dinásticos en la tela que adorna a la modelo.

La Peregrina se convirtió en un símbolo de la Corona española y es mencionada como una posesión preciada en varias memorias del siglo XVII, incluyendo las del duque francés de Saint-Simon y Mademoiselle de Montpensier, quienes registraron al rey Felipe IV de España usándolo alegremente en su sombrero en la boda de su hija María Teresa y el rey Sol, Luis XIV de Francia.

Algunas otras perlas de tamaño importante fueron enviadas al viejo mundo en esa época, incluida una con el confuso nombre de La Pelegrina, que tiene una forma similar a La Peregrina, y que también fue originalmente propiedad de la monarquía española.

Otra perla con una forma de gota, similar a La Peregrina, fue propiedad de María I de Inglaterra a mediados del siglo XVI. Un retrato de 1554 de ella por Hans Eworth, que muestra la perla de manera prominente, fue comprado por Elizabeth Taylor y Richard Burton cuando se creía que representaba a La Peregrina.

La perla más famosa de la historia del arte es, sin duda, la que se luce en "La niña con un pendiente de perla", de Vermeer (hacia 1665), que tiene aproximadamente las mismas dimensiones que La Peregrina.

Sin embargo, era imposible que el empobrecido Vermeer pudiera haber tenido acceso a una perla ni remotamente tan grande como esa. El suyo, por lo tanto, debe haber sido completamente imaginario o una perla falsa hecha de vidrio barnizado.

Vermeer incluyó perlas en una gran cantidad de sus pinturas, generalmente como muestra de riqueza y estatus, pero ocasionalmente había un subtexto religioso, como su "Alegoría de la fe católica" (c 1670) donde las perlas son una referencia a la pureza santa (un tema cercano al corazón del artista, que era católico en un país predominantemente protestante).

"La niña con un pendiente de perla", de Vermeer (hacia 1665)
Esta obra de Vermeer muestra la perla más famosa de la historia del arte, pero lo más probable es que se tratara de una joya falsa o imaginaria.

La Peregrina permaneció en posesión de la familia real española hasta principios del siglo XIX.

En 1808, Napoleón invadió el país y puso a su hermano, José Bonaparte, en el trono. Cuando los franceses fueron expulsados de España, en 1813, José se llevó la perla a Francia y se la dio a su cuñada Hortense de Beauharnais.

Luego fue heredada por su hijo, Charles Louis Napoleon Bonaparte, el futuro Napoleón III, presidente y emperador de Francia a mediados del siglo XIX.

Cuando Napoleón III necesitó impulsar sus finanzas, se la vendió al inglés James Hamilton, duque de Abercorn.

La esposa de Hamilton, Louisa, supuestamente sufrió el mismo pánico que Elizabeth Taylor, perdiendo a La Peregrina varias veces durante eventos sociales, incluso una vez entre los cojines de un sofá en el Palacio de Buckingham.

Permaneció en posesión de los duques de Abercorn hasta que Richard Burton la compró por US$37.000 en una subasta, en 1969.

Después de recuperarla de la boca de su pequinés, se convirtió en una de las posesiones más preciadas de Elizabeth Taylor.

El collar con La Peregrina, cuando fue subastado en 2011
El famoso collar de Elizabeth Taylor se vendió por casi US$12 millones en 2011.

La Peregrina fue inmortalizada en la cultura una vez más al aparecer alrededor del cuello de Taylor en varias fotografías y películas icónicas, incluida "Ana de los mil días", de 1969, en la que la actriz realizó un cameo, luciendo su famoso collar.

En diciembre de 2011, tras la muerte de Taylor, se vendió en una subasta por US$11,8 millones a un comprador anónimo.

En promedio, solo una ostra de cada 10.000 producirá una perla de valor moderado. Las posibilidades de producir una en la escala e impecabilidad de La Peregrina son incalculables.

Su nombre significa "La viajera" y la odisea de esta maravilla de la naturaleza, desde los criaderos de ostras del golfo de Panamá hasta las manos de algunos de los personajes más prestigiosos de la historia mundial, es un recordatorio de lo que las perlas han significado para diferentes personas a lo largo del tiempo.

Las perlas no son solo un adorno; también nos hablan sobre el imperialismo, el poder, la riqueza, la pureza espiritual y nuestra comprensión de la belleza suprema.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente