La FARC y víctimas de un atentado de 2003 en Bogotá reafirman su reconciliación

1 / 3
La representante de las víctimas del atentado contra el club El Nogal, Bertha Lucía Fríes (i); el presidente del partido FARC Rodrigo Londoño, alias “Timochenko” (c), y el exjefe paramilitar Rodrigo Pérez Alzate, alias 'Julián Bolívar' (d), hablan durante un evento con víctimas del atentado contra el Club El Nogal, este viernes en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

Bogotá, 7 feb (EFE).- Un grupo de víctimas colombianas dio este viernes un nuevo paso hacia la reconciliación al entregar un informe a la Justicia Especial para la Paz (JEP) sobre el atentado al Club El Nogal de Bogotá, en el que hoy hace 17 años murieron 36 personas por el estallido de un carro bomba de las FARC.

A la sede del alto tribunal en Bogotá acudieron el presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Rodrigo Londoño, "Timochenko", y el actual senador de ese partido Julián Gallo, al igual que Bertha Lucía Fries en representación de las víctimas, quien entregó a la JEP el segundo informe sobre el atentado al Nogal.

El primer documento de uno de los capítulos más dolorosos del conflicto armado lo entregaron en mayo de 2018 a ese organismo de justicia transicional, creado para juzgar los crímenes cometidos en el marco del conflicto armado colombiano.

"Tenemos en la mesa a dos grupos de excombatientes que fueron parte de esta guerra, que fueron enemigos y hoy sí recibimos este diseño donde estamos mezclados y donde estoy en la mitad", dijo Fries, quien producto de la explosión le cayó un muro encima que amenazó con dejarla cuadripléjica pero que luego de ocho años de cuidados médicos pudo volver a caminar.

Recalcó que la entrega del informe fue diseñada de esa manera por las víctimas: "Queríamos hacerlo así, porque es mandar un mensaje de esperanza y de que todos estamos interesados en saber qué pasó".

EN LA MISMA MESA

También estuvieron Fredy Rendón Herrera, alias "El Alemán", y Rodrigo Pérez Alzate, alias "Julián Bolívar", excomandantes de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Unos y otros se abrazaron en un gesto de reconciliación, una de las finalidades del acuerdo de paz firmado por el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC hace poco más de tres años.

El atentado al Club El Nogal, que además de los 36 muertos dejó 198 heridos, se perpetró porque las FARC querían llevar la guerra a las grandes ciudades y porque consideraban que allí se reunían paramilitares y políticos para planear estrategias y combatir a la guerrilla.

"A mí ellos no me van a devolver mis ocho años de incapacidad ni los muertos los vamos a revivir. Pero lo que sí sabemos es que si podemos ir tejiendo la verdad y podemos ir buscando espacios de reconciliación", dijo Fries que tenía a su izquierda a "Timochenko" y a su derecha al "Alemán".

SEGUNDO PERDÓN

El senador Gallo llevó la palabra en la entrega del informe de las víctimas y volvió a pedir perdón por las acciones de la guerrilla que dejaron desolación y muerte.

Fries recordó que "Carlos Antonio Lozada", como conocían a Gallo en su época de guerrillero, les reconoció a las víctimas que ellos colocaron el carro bomba.

"Carlos Lozada nos confirmó a las víctimas que colocaron el carro bomba y lo hicieron estallar, igualmente señaló al club como centro de planificación para las operaciones contrainsurgentes, encabezada por funcionarios gubernamentales y líderes paramilitares", explicó la víctima.

Por eso reiteró que la presencia de excombatientes de las FARC y de las AUC "nos llenan de esperanza y les solicitamos que aporten todo lo que sepan de este caso".

Por su lado, Gallo reiteró que piden "a las víctimas que ojalá" sean "perdonados". A "todos los colombianos les decimos que tengan la certeza que pueden contar con nosotros en el esfuerzo que, como nación, estamos obligados a hacer hasta lograr que la paz estable y duradera sea una realidad para las futuras generaciones".

También revalidó el compromiso de las FARC con el cumplimiento de las obligaciones adquiridas cuando firmaron en 2016 el acuerdo de paz, "de manera especial en lo referente a la verdad, el reconocimiento temprano de responsabilidad en hechos sucedidos en el marco y desarrollo del conflicto y la no repetición".

MENSAJE SORPRESIVO

Sorpresivamente durante la entrega del informe se leyó una carta que el excomandante paramilitar Salvatore Mancuso envió a la JEP en la cual solicitó perdón por los hechos que rodearon el ataque terrorista al Club El Nogal.

Mancuso, que ha pedido ser aceptado en la JEP, fue extraditado a Estados Unidos en 2008 y está preso en una cárcel de Atlanta, donde purga una condena de 15 años y 10 meses por narcotráfico.

"Hago extensiva mí petición de perdón profundo a las víctimas, generadas con el atentado al Club El Nogal", dice uno de los apartes de la misiva leída por alias "Julián Bolívar".

El exparamilitar señaló que pese a que las AUC no participaron en este ataque, las FARC creían que los comandantes de esa organización tenían encuentros políticos y las fuerzas de seguridad del Estado para combatirlos.

"En honor a las víctimas destaco que aunque no participé en el atentado al Club El Nogal, en cuanto fue una acción de autoría de las FARC, la justificación del atentado públicamente conocida fue segar la vida de los miembros de las Fuerzas Armadas del país, quienes al interior del club se reunían con integrantes de las autodefensas, entre ellos, Salvatore Mancuso", afirmó el exjefeparamilitar.