Familias guatemaltecas entierran a las víctimas del accidente de tráfico en México

·3 min de lectura

Entre lágrimas y cantos religiosos, este domingo los familiares de los migrantes guatemaltecos fallecidos en el accidente de tránsito en Txula Gutiérrez, en el sur de México, dieron el último adiós sus seres queridos. Tras demandas de varios colectivos de derechos humanos y activistas, las autoridades regionales prometieron invertur más recursos para frenar el tráfico de personas.

Un luto sin fronteras. Este fin de semana llegaron a Ciudad de Guatemala los primeros cuatro cuerpos de los guatemaltecos que perdieron la vida en un trágico accidente de tráfico a las afueras de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, en el estado mexicano de Chiapas, hace ya diez días.

Daniel Pérez, de 41 años, era parte del grupo de 160 migrantes que viajaban en un camión con rumbo a Estados Unidos y que volcó en una curva de Tuxtla. Al menos 55 personas murieron, entre ellos Pérez, que al quedar desempleado por la pandemia en su natal Guatemala, decidió jugarse la vida para cruzar la frontera.

Los familiares de Pérez recibieron sus restos este domingo en El Tejar, a unos 50 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca, de donde era originario. Su pareja, Mariela Olivares, de 35 años, vivió una odisea para encontrar a su esposo. Viajó a México tras conocer la dolorosa noticia.

"Lo busqué en cinco hospitales y trágicamente lo encontré en la morgue", contó Olivares, quien agregó que su marido intentaba llegar a Estados Unidos por primera vez.

El accidente, uno de los peores ocurridos en la última década, puso de manifiesto los grandes peligros que enfrentan los migrantes en su trayectos a Estados Unidos.

Muchos de ellos son secuestrados por las bandas criminales que operan en México para pedir rescate a sus familiares, o son víctimas de la violencia; mientras que otros son abandonados por los traficantes que prometen llevarlos hasta Estados Unidos. Decenas de personas migrante han muerto por accidentes de tránsito, como el ocurrido el 9 de diciembre al sur de México.

La emotiva despedida de Pérez fue desde la parroquia San Sebastián, en El Tejar, Chimaltenango, Guatemala. Allí, sus familiares lloraron su pérdida y recordaron que el hombre intentaba llegar a Estados Unidos para conseguir trabajo y pagar la hipoteca de su casa. Tenía dos niñas de 18 y 10 años, y un niño de 13.

Muchas familias todavía intentan identificar a sus víctimas.

La comisión gubernamental encargada de atender a los migrantes ha recibido cerca de 150 solicitudes de familias de todo el país que buscan información sobre sus seres queridos.

"Muchos de ellos emigraron en los días anteriores al desastre", dijo Raúl Berrios, secretario general del Consejo Nacional del Migrante de Guatemala.

Los otros cuerpos, repatriados al país centroamericano este fin de semana, tenían entre 27 y 41 años, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala.

El viernes, el Gobierno guatemalteco pidió a Estados Unidos invertir recursos en Centroamérica para evitar la migración, así como unir esfuerzos para contener el tráfico de personas. Las autoridades de Guatemala y México ya han prometido en otras ocasiones luchar contra las redes internacionales de tráfico de personas, a las que culparon del accidente.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, anunció la creación de un "grupo de acción" regional para luchar contra las redes de contrabando. El grupo coordinará esfuerzos de Estados Unidos, Ecuador, Guatemala, Honduras, México y Nicaragua.

Según Ebrad, este grupo "investigará, identificará, conocerá y llevará ante la Justicia a los líderes de la organización responsable de esta tragedia humana".

"Invitamos al Gobierno de Estados Unidos a apoyar el desarrollo y la inversión en nuestro país, así como en los países vecinos, para evitar y asegurar que estas tragedias no se repitan", defendió Pedro Brolo, canciller guatemalteco.

Tanto Ebrad como Brolo propusieron realizar una reunión urgente entre Guatemala, México y Estados Unidos, para alinear y homologar sus políticas migratorias, pero aún no se ha dado.

Expertos en migración y organizaciones humanitarias calculan que cada año, unos 500.000 guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, intentan emigrar de manera irregular a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente