Familiares despiden a migrantes muertos en tráiler en Texas tras repatriación de los cuerpos

·5 min de lectura
© REUTERS/Miguel Angel Gonzalez

Desde el jueves se han realizado en México los primeros funerales de 'los sueños rotos'. 23 de los 26 mexicanos muertos ya han sido velados por sus familias. A su vez, los primeros cuerpos de las víctimas guatemaltecas llegarán este viernes. En total, 53 migrantes provenientes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador perdieron la vida en un tráiler por asfixia y deshidratación el 27 de junio en San Antonio, Texas. Las autoridades estadounidenses responsabilizan al conductor del vehículo.

El pasado miércoles, el Gobierno mexicano comenzó a repatriar los cuerpos de los mexicanos que murieron persiguiendo el "sueño americano", como se le conoce al deseo de miles de migrantes por llegar a Estados Unidos y obtener mejores oportunidades de vida.

El saldo más trágico del incidente ocurrido en Texas corre por cuenta de México, con 26 fallecidos de los 53. Por lo que, la repatriación de todos los cuerpos debió hacerse en tres vuelos de las fuerzas militares mexicanas, que este viernes ya culminaron, y se prevé que el sábado llegue un cuarto vuelo con los dos últimos cuerpos. Le sigue Guatemala, cuyas autoridades confirmaron la semana pasada que la cifra de fatalidades ascendió a 22.

La Cancillería mexicana asumió el traslado de los cadáveres de Estados Unidos a México. Querétaro y Oaxaca, en el centro y sur del país, respectivamente, fueron dos de los primeros estados en realizar las exequias de sus hijos huidos. Allí, las tasas de pobreza e inequidad social son muy altas.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en el primer año de la pandemia, en Querétaro el 18% de la población no tiene acceso a una alimentación nutritiva y de calidad, y más del 30% se encuentra en situación de pobreza. Las cifras son aún peores en el sureño Oaxaca, donde más del 60% de sus habitantes no tienen ingresos económicos suficientes para afrontar su día a día.

Sin embargo, algunos mexicanos que sufren a diario estas difíciles condiciones no están dispuestos a emigrar hacia el país del norte porque de hacerlo, podrían morir. Es el caso de Ciro Reséndiz, habitante de Pinal de Amoles, en Querétaro y amigo de la familia de uno de los fallecidos en el tráiler. El señor Ciro relató su travesía cuando joven de llegar a Estados Unidos en la que casi pierde la vida.

"Uno va a buscar la vida y encuentra la muerte. Yo también una vez fui y no me gustó, tratan muy mal los americanos. Yo una vez me fui y ya me andaba muriendo, no llevábamos oxígeno, en una camioneta cerrada y ya mejor no volví. Ya no quise ir, aunque no tenga dinero pero aquí estoy", cuenta Ciro Reséndiz.

'Los sueños rotos'

Son decenas las historias de familias que se descompusieron por la mayor tragedia de tráfico de personas en la historia reciente de Estados Unidos.

Pascual Melvin Guachiac Sipac, niño guatemalteco de 13 años, será el primer cuerpo repatriado este viernes por las autoridades de ese país en un vuelo comercial. Pascual será enterrado en su natal municipio de Nahualá, en el suroeste de Guatemala, donde amigos y familiares lo despedirán.

Como él, había otros dos niños y adolescentes guatemaltecos hacinados en el tráiler que los llevó hacia suelo estadounidense, según la Cancillería guatemalteca. Se trata de Juan Wilmer Tulul Tepaz, de 14 años, y Jonny Tziquin Tzoc, de 17. Sus cuerpos llegarán el sábado.

El vecino México, también cuenta con jóvenes dentro de sus listas de fallecidos. Atexquilapan, un pequeño pueblo en el estado de Veracruz, recibió los cuerpos de los hermanos Jair, de 19 años, y Yovani Valencia, de 16, y su primo Misael Olivares, de 16. Ellos soñaron con tener un trabajo que les generara más ingresos. Jair y Yovani trabajaban en la industria del calzado.

“Hacer zapatos es muy agotador, aquí hay trabajo pero está muy mal pagado y el precio de todo está subiendo”, dijo Yolanda Valencia, madre de Jair y Yovani. Yolanda agregó que “fueron a buscar una vida mejor pero lamentablemente tuvieron la mala suerte de sufrir esta tragedia, en la que los perdimos”.

Yolanda llora a sus hijos y sobrino frente a un altar que les hizo con sus fotografías y la estatua de la Virgen María, fiel a la tradición católica de México. En el pueblo, más de cien personas se juntaron para realizar oraciones por los tres jóvenes.

Los familiares de las víctimas esperaban con ansias la repatriación de los cuerpos, y desde hace días estaban realizando los preparativos del funeral. El costo de las exequias fue conseguido con donaciones.

Otro migrante que murió en el tráiler fue Marcial Trejo, quien era reincidente en la búsqueda del "sueño americano". Según relata su esposa, Guadalupe, desde que Trejo era adolescente siempre quiso irse al “otro lado”.

Su muerte fue sorpresiva para la familia, porque Trejo les había dicho que se quedaría más tiempo en México. El padrino de este migrante lo recuerda como un “muchacho tranquilo”. Esta tragedia también le hace pensar en sus cinco hijos, todos en Estados Unidos, a quienes extraña pero reconoce que su futuro es mejor al otro lado.

¿Quiénes son los responsables de la tragedia?

Las autoridades de Estados Unidos detuvieron a Homero Zamorano, conductor del tráiler, de nacionalidad estadounidense. Junto a él hay otros tres capturados, dos de ellos mexicanos. Zamorano ya está imputado por el delito de tráfico de extranjeros con resultado mortal y podría enfrentar cadena perpetua o la pena capital.

Entretanto, organizaciones y personas de distintos países piden que Estados Unidos flexibilice sus políticas migratorias para que los migrantes no queden en manos de redes de tráfico de personas.

Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria (MPI), señaló que "la pregunta es cómo crear una fórmula para que esa migración sea legal" y también dijo que "la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 ha generado que personas de clase media de países como Brasil y Perú que perdieron sus trabajos se sumen a la corriente migratoria hacia Estados Unidos".

Estos pronunciamientos se dieron cuatro días después del incidente del tráiler, durante una cumbre que reunió a empresarios y políticos en Miami para analizar los desafíos de la región y en donde estuvo presente, Alfonso Quiñónez, embajador de Guatemala en Estados Unidos.

Con EFE, Reuters y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente