La familia de Abu Akleh, "dolida" porque Israel no abre una investigación criminal

·2 min de lectura

La familia de la periodista palestina Shireen Abu Akleh, asesinada en mayo durante una redada del Ejército israelí en Cisjordania ocupada, afirmó estar “dolida, frustrada y decepcionada” tras anunciarse hoy la decisión de Israel de no abrir una investigación criminal sobre su muerte.

“Como era de esperar, Israel se ha negado a asumir la responsabilidad por el asesinato de Shireen. Nuestra familia no está sorprendida por este resultado, ya que es obvio que los criminales de guerra israelíes no van a investigar sus propios crímenes. Sin embargo, seguimos profundamente dolidos, frustrados y decepcionados”, afirman.

Israel divulgó ayer las conclusiones de su pesquisa interna sobre lo ocurrido el 11 de mayo en las inmediaciones del campo de refugiados de Yenún, en el norte de Cisjordania ocupada, cuando murió Shireen mientras cubría esa nueva redada para Al Jazeera, canal que la hizo muy popular en todo el mundo árabe.

El Ejército israelí admitió que pudo haber disparado “por error” a la veterana periodista palestina-estadounidense, pero anunció que no abrirá una investigación criminal sobre su muerte, al asegurar que sus tropas actuaron correctamente mientras recibían disparos por parte de milicianos palestinos.

Sin embargo, testigos presenciales aseguraron que no había milicianos palestinos en la zona donde estaba la periodista, e investigaciones independientes de medios como AP, The New York Times o CNN, así como de ONG palestinas e israelíes, determinaron que fue asesinada por un disparo en la cabeza de tropas israelíes.

La investigación oficial de la Autoridad Nacional Palestina -que incluyó un examen forense de la bala letal- llegó a afirmar que el disparo “fue deliberado”, ya que no había ninguna amenaza donde se encontraban los cuatro periodistas, identificados con chalecos azules etiquetados como prensa.

“Hoy Israel emitió una declaración que trató de oscurecer la verdad y evitar la responsabilidad por el asesinato de Shireen Abu Akleh, nuestra tía, hermana, mejor amiga, periodista y palestina estadounidense”, dijo su familia.

En un examen forense posterior de la bala supervisado por EEUU, su gobierno indicó que Shireen fue “probablemente” asesinada por disparos israelíes, aunque no era posible determinarlo con certeza, una afirmación que molestó a los palestinos y a la familia Akleh.

“Desde que Shireen fue asesinada, nuestra familia ha pedido una investigación estadounidense exhaustiva, independiente y creíble que conduzca a la rendición de cuentas, que es lo mínimo que el gobierno de los EEUU debe hacer por uno de sus propios ciudadanos. La rendición de cuentas requiere acción”, reprochó hoy la familia.

La familia de Shireen afirmó que seguirá presionando a miembros del Congreso de EEUU, organizaciones de la sociedad civil y prensa para mantener la presión sobre el presidente Joe Biden para reclamarle “acciones significativas”; pero que además llevarán el caso a la Corte Penal Internacional.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR