La falta de consenso para resolver la crisis mundial marca la cumbre del G20

La falta de consenso para resolver la crisis mundial marca la cumbre del G20

Finaliza la cumbre del G20, marcada por la falta de consenso entre los países miembros para resolver la crisis económica y alimentaria mundial

El esfuerzo de los líderes mundiales del G20 por salvar el orden económico mundial en Bali se ha visto afectado por los acontecimientos geopolíticos. Todos ellos temen que el coste de la contención de la inflación pueda provocar una recesión global que podría ser letal para el sistema, sobre todo después de varios años de restricciones por la pandemia.

La crisis alimentaria debería ser la principal preocupación

Los precios de los alimentos y la energía están agravando la pobreza, especialmente en los países emergentes, donde la escasez de alimentos podría convertirse en hambruna. Para la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Ivanova Gueorguieva, la lucha contra la pobreza sigue siendo la principal fuente de preocupación.

La situación en Ucrania es terrible. No solo porque la gente está muriendo, sino porque la economía está muy afectada. El efecto en el resto del mundo es la hambruna, la miseria, estamos retrocediendo en la lucha contra la pobreza. Y los dirigentes lo han dicho muy claramente: necesitamos sentido común y el sentido común debe prevalecer en todos los casos.

Exportación y transporte de grano seguro en el mar Negro

El único acuerdo concreto alcanzado en Bali es la solicitud en el comunicado final de los países miembros de ampliar el pacto entre Ucrania y Rusia que permite el transporte y la exportación de grano de forma segura en el mar negro. Este tratado finaliza el 19 de noviembre y el presidente de Turquía, uno de los principales artífices del arreglo, asegura estar convencido de que saldrá adelante.

No parece haber señales de que la resolución del problema entre los principales países del mundo se consiga fácilmente. Sin embargo, aunque no haya un consenso total entre los líderes, todos los estados miembros están de acuerdo en la necesidad de parar pronto el conflicto y evitar una nueva guerra fría, porque cada uno de ellos quiere resolver cuanto antes la crisis económica y la recesión mundial que se avecina.