Los falsos textos que desde hace más de un siglo son utilizados para fomentar el odio antisemita

·3 min de lectura

El pueblo judío ha sido uno de los más perseguidos y represaliados de la historia, viéndose sometidos a expulsiones, encierros en guetos y campos de concentración y genocidios a lo largo de muchísimo tiempo.

Los falsos textos que desde hace más de un siglo son utilizados para fomentar el odio antisemita  (imágenes vía Wikimedia commons)
Los falsos textos que desde hace más de un siglo son utilizados para fomentar el odio antisemita (imágenes vía Wikimedia commons)

Muchos han sido los pueblos, gobiernos y culturas que han mostrado un especial odio y antisemitismo. No solo fue durante el periodo del Tercer Reich alemán cuando se ha producido (sí que fue el más atroz y reciente en la historia, pero no el único), encontrándonos que se les persiguió en épocas y lugares tan diversos como en la Antigua Roma (siglo I d.C.), en el Reino Visigodo (VI), del Al-Ándalus (XII), Inglaterra (XIII), Francia (XIV), España, Austria, Portugal y Ducados de Parma y Milán (XV), Reinos de Nápoles, Génova, Baviera y Estados Pontificios (XVI) y así un largo etcétera hasta llegar a nuestros días (sin olvidarnos de la Unión Soviética en el siglo XX).

Acompañando a ese inexplicable rechazo que han recibido las personas judías siempre ha habido una serie de historias, relatos y leyendas que se han dedicado a fomentar el odio antisemita.

Uno de los textos de propaganda antijudía que más se han difundido fueron los conocidos como ‘Los protocolos de los sabios de Sion’ y que fue puesto en circulación en la Rusia zarista de 1902 y en los que, supuestamente, se indicaba los planes que secretamente habían tomado los sabios de Sion para que los judíos controlaran la sociedad y dominasen el mundo.

En el mismo se señalaba que las mencionadas reuniones tuvieron lugar durante el ‘Primer Congreso Sionista’ celebrado en la población suiza de Basilea entre el 20 y el 31 de agosto de 1897.

Curiosamente ese documento lo puso en circulación un funcionario de gobierno ruso, quien indicaba haberlo recibido de una fuente fiable que le había asegurado que se trata de las verdaderas actas de las reuniones secretas de los viejos sabios judíos.

Esos textos se difundieron por toda Rusia, cruzando fronteras y llegando a todos los rincones del continente europeo (y posteriormente del resto del planeta), sirviendo como uno de los elementos antisemitas en las siguientes décadas ajo el título ‘The Jewish Peril’ (El peligro judío).

Tomó gran relevancia tras la Revolución Rusa de 1917, siendo usado por los soviéticos para excusarse en su persecución hacia los judíos ruso. Pero con el paso de los años se usó como un manual entre los grupos antisemitas.

Cae destacar que mucho antes de la llegada de Adolf Hitler al poder, ya se habían publicado y distribuido una treintena de ediciones de ‘Los protocolos de los sabios de Sion’ por toda Alemania y numerosas son las referencias que hizo el líder nazi (entre ellas en su libro ‘Mi lucha’) y que le sirvieron como firme argumento para justificar el odio y persecución hacia el pueblo judío.

Pero cabe destacar que muchísimo antes que el texto se difundiera a través de los canales propagandísticos del nazismo ya había sido desenmascarado en 1921 como un fraude por el diario británico ‘The Times’, pudiendo demostrar que ‘Los protocolos de los sabios de Sion’ eran en realidad un plagio de otra obra que nada tenía que ver con el judaísmo y a la que se le había ido añadiendo las referencias al pueblo hebreo, con el fin de provocar, malintencionadamente, su persecución y fomentar el odio antisemita en Rusia.

En realidad esos supuestos textos sionistas habían sido sacados y transcritos de la obra de 1864, realizada por el escritor satírico francés Maurice Joly y que llevaa por título ‘Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, o la política de Maquiavelo en el siglo XIX’ la cual versaba en un complot urdido por el emperador Napoleón III con intención de dominar el mundo y que no era más que un panfleto humorístico y que nada tenía que ver con el judaísmo.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente