Falso rumor sobre jóvenes negros desaparecidos se apodera de Washington

Por Sébastien BLANC
Carteles de personas perdidas en la Policía Metropolitana de Washington DC en una fotocomposición del 27 de marzo de 2017

Al decidir difundir en las redes sociales fotografías de jóvenes desaparecidos, la policía de Washington no podía imaginar que desencadenaría una ola de especulaciones sobre fondo de tensiones raciales.

Hacia la segunda semana de marzo, se publicaron en Twitter anuncios oficiales de búsqueda de algunas personas adultas pero, sobre todo, adolescentes. Entre estos, las chicas eran de mayoría negra y tenían entre 13 y 15 años.

La policía municipal de la capital estadounidense explicó que había optado por lanzar su campaña en internet "con el fin de captar inmediatamente la atención del público".

Y, si se tiene en cuenta el tumulto generado por los tuits y la cantidad de veces que se retuitearon, parece que el objetivo se logró.

Pero las cosas degeneraron hacia las "fake news" ('noticias falsas), ese concepto tan extendido desde la elección presidencial de Donald Trump, cuando en internet se empezó a hablar de secuestros, trata de blancas y un presunto silencio voluntario de los medios.

La situación llegó al límite con la publicación de un mensaje en Instagram que anunciaba falsamente: "Catorce jóvenes negras desaparecieron en [Washington] DC en 24 horas", una afirmación que se propagó como un reguero de pólvora y que generó las etiquetas #BringBackOurGirls ('Devuélvannos a nuestras jóvenes'), #missingDCgirls ('Las chicas desaparecidas de DC') o #Findourgirls ('Encuentren a nuestras chicas').

- Llamados de personalidades -

"La trata de blancas y la esclavitud sexual están omnipresentes. No muestren a nuestras desaparecidas de Washington como a alguien en fuga para evitar buscarlas", tuiteó Bernice King, la hija de Martin Luther King.

Varios jugadores de los Washington Wizards, el equipo de básquet de la capital federal, también repitieron esta falsa información en su cuenta de Instagrm, dándole una formidable resonancia.

Entre psicosis y realidad, estos llamados se propagaron por un terreno fértil: muchos en la comunidad negra están convencidos de que la vida de los afrodescendientes no genera la misma atención que la de un blanco en Estados Unidos, especialmente cuando la policía está involucrada.

Los negros son el primer grupo social de la capital, con un 48% de la población, por delante de blancos (36%) e hispanos (10%).

Por su parte, los legisladores negros pidieron al FBI que se implique en las búsquedas. El secretario de Justicia, Jeff Sessions, está al corriente de la investigación, indicó su portavoz.

Las autoridades de la capital federal, a las que se acusa de intentar disimular un escándalo o de no hacer suficiente, celebraron una conferencia de prensa el viernes.

"El número de personas desaparecidas no aumenta", aseguró Chanel Dickerson, responsable de juventud de la policía del Distrito de Columbia.

De hecho, las estadísticas muestran una relativa estabilidad del número de menores desaparecidos en Washington, en alrededor de 2.200-2.400 por año. Los secuestros son muy infrecuentes comparados con las fugas. Alrededor de un 95% de los casos se cierran, ya que las personas son localizadas o regresan a sus casas.

En lo que va de 2017, de las 523 investigaciones sobre menores desaparecidos, solo 13 siguen sin resolverse.

No obstante, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, anunció el viernes la creación de una unidad especial encargada de determinar la ayuda social de la que podrían beneficiarse los menores fugados y prometió reforzar el número de policías dedicados a la búsqueda de los desaparecidos.

"No disponemos de pruebas de que estos casos estén vinculados con la trata de blancas", aseguró Bowser.

Ya sea un rumor infundado o no, cientos de organizaciones, como el National Center for Missing & Exploited Children, celebraron que se centrara la atención en el problema de los menores desaparecidos.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines