¿Fallan las encuestas? Menos de lo que crees

Durante los últimos años las encuestas han sufrido una pérdida de credibilidad ante la opinión pública y son ninguneados por los partidos políticos si no auguran un buen resultado para ellos. A pesar de eso, se publican más encuestas que nunca.

Este interés por los sondeos se debe a que son la mejor herramienta demostrada para tratar de acercarse a las preferencias del electorado.

De todos modos, están sujetas a errores. Por eso, es la obligación del encuestador y del medio que los difunde tratar de entender, visualizar y transmitir los errores relacionados con esa encuesta. No sólo el error muestral, que se suele publicar en la ficha técnica, sino también otro tipo de errores relacionados con la fecha del trabajo de campo o el error metodológico que agregan, involuntariamente, las propias empresas demoscópicas.

Aun así, y a pesar de la percepción de que las encuestas no son fiables, lo cierto es que han mejorado su precisión en los últimos años y podrían mejorar aún más suprimiendo la actual prohibición de difundir encuestas en la última semana de elecciones.

Error absoluto medio (MAE) de las encuestas Autonómicas, Generales y Europeas.
Error absoluto medio (MAE) de las encuestas Autonómicas, Generales y Europeas.

Según los cálculos realizados con mi base de datos de más de 5000 encuestas, los sondeos de la última semana reducen el error hasta en 1,3 puntos MAE (error absoluto medio) en las elecciones generales y en 0,5 en las elecciones autonómicas. En el caso de las elecciones europeas no existen sondeos suficientes en los días previos a acudir a las urnas para llegar a dicha conclusión.

Es por esto por lo que las encuestas publicadas en la última semana antes de los comicios se pueden desviar del resultado final en torno a 3 puntos porcentuales. Este resultado rozaría los 6 puntos de desviación si consideramos las encuestas publicadas entre 5 y 30 días previos a la elección y más de 7 puntos de media si consideramos todas las encuestas que se publican entre dos elecciones.

Por este motivo, no nos debería de sorprender, mientras sigamos bajo esta ley electoral, que un partido que va 1 o 2 puntos por debajo de su adversario en las encuestas termine superándolo en las votaciones.

En la siguiente tabla se puede consultar la evolución del error absoluto medio de las encuestas y su promedio –ponderado por la cantidad de sondeos publicados en cada elección– desde las elecciones generales de 1977.

Error absoluto medio (MAE) de las encuestas publicadas en las Elecciones Generales de España.
Error absoluto medio (MAE) de las encuestas publicadas en las Elecciones Generales de España.

Una buena manera para reducir estos errores es promediando las encuestas. Escribía Kiko Llaneras en un artículo en El País que los “promedios [de encuestas] son una especie de predicción de consenso” que usan los analistas “porque tienen tres virtudes: son más precisos, más parsimoniosos y más cautos”.

Partiendo de esta premisa, sigue siendo complicado predecir con exactitud el resultado electoral por otros motivos: aparición de partidos nuevos y su comportamiento en diferentes provincias, sesgos en el diseño de encuestas, herding, etc.

Entonces, ¿qué pasó en Andalucía?

Tomando como ejemplo las elecciones andaluzas celebradas en diciembre del año pasado, podemos ver que la media de error que tuvieron las encuestas no se alejó mucho de la media de error en unas elecciones autonómicas. Este error, de encuestas publicadas entre 5 y 30 días antes de las elecciones, se sitúa en 2,7 puntos MAE y baja hasta 2 puntos si sólo tenemos en cuenta aquellas publicadas tras la prohibición de los sondeos: andorranas, fruterías o emojis.

Si comparamos estos datos con los más de 1900 sondeos autonómicos analizados, vemos que las encuestas del último mes antes de las elecciones se desviaron en 0,2 puntos MAE sobre el promedio en Andalucía y 0,4 puntos si tomamos el promedio de todas las Comunidades Autónomas. Si comparamos las encuestas realizadas en los últimos días de campaña el desvío sería de 0,1 puntos con el promedio histórico andaluz y 0,2 respecto al promedio de las CCAA.

Se puede decir, por tanto, que las encuestas fallaron tanto como se esperaba que fallaran.

Error absoluto medio (MAE) de las encuestas publicadas en las Autonómicas de Andalucía.

La sorpresa, quizás, viene cuando un partido de extrema derecha como VOX irrumpe por primera vez en un parlamento autonómico con tanta fuerza cuando ningún sondeo anticipaba tal resultado. Pero Narciso Michavila, presidente de GAD3, publicó un sondeo el mismo día de las elecciones tras el cierre de las urnas que vaticinaba dicho resultado. A posteriori, el sociólogo publicaba en su cuenta de Twitter la evolución que habían recogido durante los días de prohibición de publicar encuestas y el resultado reflejaba lo siguiente:

Evolución de voto en las elecciones de Andalucía, según GAD3.
Evolución de voto en las elecciones de Andalucía, según GAD3.

Las encuestas no pudieron estimar la intención de voto del electorado, que siguió moviéndose los días previos a la votación, debido a la prohibición establecida por la ley electoral.

En cuanto a la votación que se celebrará este domingo, no se espera que las encuestas fallen más de lo normal –en torno a 2,8 puntos MAE–, como tampoco se espera que no haya variación en el voto durante estos últimos días. Pronto lo sabremos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente