Facebook presenta su comité de sabios para decidir sobre contenidos polémicos

Facebook dio a conocer el miércoles su comité de sabios constituido por personalidades que representan una amplia gama de países, idiomas y ámbitos, y serán responsables de decidir sobre el contenido controvertido que se publica en la plataforma.

Este esperado proyecto de una "corte suprema" de la red social, que tendrá la última palabra sobre la eliminación de contenido conflictivo, se dio a conocer a fines de enero.

Por ahora, el comité estará integrado por 20 miembros con tantas mujeres como hombres.

Se prevé que ese número se incremente a 40 "con el tiempo", informó el miércoles Facebook, que hizo hincapié en que los integrantes "tienen una experiencia significativa en varias áreas clave", incluyendo libertad de expresión, derechos digitales, libertad religiosa, moderación de contenido, derechos de autor digitales o seguridad en línea, censura de internet y transparencia.

El director de políticas públicas de la red social, Brent Harris, describió la creación del comité como el "comienzo de un cambio fundamental en la forma en que se tomarán algunas de las decisiones de contenido más difíciles en Facebook".

El comité, cuyas decisiones serán vinculantes, incluye a la ganadora del Premio Nobel de la Paz 2011, la yemení Tawakel Karman, periodista, activista y política comprometida con la defensa de los derechos de las mujeres, así como la exprimera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt, expresidenta de la ONG Save the Children.

También están el húngaro András Sajó, exjuez y vicepresidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y el británico Alan Rusbridger, exeditor en jefe del diario británico The Guardian, quien dio al grupo visibilidad global después de las revelaciones de Edward Snowden.

El periodista tomó la decisión en agosto de 2013 de destruir los discos duros que contenían la información filtrada al periódico por el denunciante en lugar de cumplir con una solicitud del gobierno británico de entregar los datos.

En los últimos años, Facebook ha sido centro de muchas críticas, que lo señalan de no actuar con mayor contundencia para eliminar los mensajes de odio. Las quejas arreciaron especialmente cuando tardó en reaccionar a la propaganda en su red del ejército birmano contra la minoría rohinya.