Multan a un fabricante de quesos por la peste que sale de su fábrica

·2 min de lectura

La fábrica de quesos de Yarra Valley Dairy, en Victoria (Australia), tendrá que hacer frente a una multa por no haber dado la respuesta adecuada a las advertencias de la autoridad competente sobre el olor procedente de sus instalaciones y que molesta a quienes están a su alrededor, como recoge el medio australiano News. El importe de la sanción asciende a 9.000 dólares australianos (5940,85 euros).

El problema reside en que no se mejoró el tratamiento de las aguas residuales como se había pedido para evitar la peste. (Foto: Getty Images)
El problema reside en que no se mejoró el tratamiento de las aguas residuales como se había pedido para evitar la peste. (Foto: Getty Images)

El citado medio recoge la declaración de las autoridades que han impuesto la multa a la quesera describiendo el olor apestoso como “lo suficientemente fuerte como para causar molestias cuando se enfrenta al viento”. De la información publicada se deduce que ese olor no tiene tanto que ver con el aroma propio del queso, que puede ser más o menos fuerte o desagradable según el tipo, sino con el tratamiento de las aguas residuales.

En palabras de los oficiales de la Autoridad de Protección Ambiental, el que tanto molesta y por el que han multado a la compañía es un “olor a leche agria con características terrosas” que cuando tiene el viento a favor se ha vuelto cada vez “más incómodo”.

El primer aviso de la EPA se produjo en mayo del pasado año y cuando en diciembre acudieron a comprobar si se había cumplido con el aviso y puesto solución, descubrieron que solo se había hecho en parte. El problema estaría en que no se cumplió con la solicitud realizada por este organismo para mejorar el tratamiento de aguas residuales y frenar la salida de estos olores de las instalaciones.

El gerente regional de la EPA, Jeremy Settle, ha querido dejar claro que a la empresa se le dieron varios meses para llevar a cabo las mejoras necesarias para acabar con ese olor tan molesto y que, aún así, no había cumplido. “El olor en St Huberts Rd era lo suficientemente fuerte como para causar incomodidad (...). La empresa había cumplido con algunos de los requisitos de la EPA, pero no con todos, y el olor seguía ahí”, ha puntualizado Settle.

Desde su punto de vista, esta sanción puede servir para enviar un mensaje a otras empresas de que deben tomarse en serio los avisos de la EPA. “Está ahí para proteger a la comunidad y el medio ambiente, y todos los que manejan un negocio deben comprender sus responsabilidades. Todavía estaba causando un impacto irrazonable en la comunidad”, ha sentenciado este representante de la EPA.

EN VÍDEO | Fotógrafo captura divertidas imágenes de perros tratando de atrapar queso

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente