Fabiola Martínez revela lo complejo que es ser amiga de Bertín Osborne

·2 min de lectura
MADRID, SPAIN - JULY 01:  Bertin Osborne (L) and Fabiola Martínez attend 'Weekend Philanthropic Marbella 2014' presentation at KBK Restaurant on July 1, 2014 in Madrid, Spain.  (Photo by Juan Naharro Gimenez/Getty Images)
Fabiola Martínez cuenta que es difícil ser solo amiga de Bertín Osborne (Photo by Juan Naharro Gimenez/Getty Images)

Desde que Fabiola Martínez y Bertín Osborne pusieron fin a su matrimonio tras más de 20 años siendo pareja, ella ha volado sola y se nota que está orgullosa de ello. Fabiola ha asegurado que no era ella misma cuando estaba con Bertín sino que era la mujer que él esperara que fuese.

Desde que se quedó sola con sus dos hijos, Kike y Carlos, fruto de la relación con el madrileño Fabiola se liberó y se encontró a sí misma. Hoy en día, sin ir más lejos, ha comentado con énfasis que Osborne no la mantiene en el sentido económico.

Creo que es sentido común, él se ocupa económicamente de los gastos de los niños, que son lo más importante, y de mí ya me ocupo yo y me siento orgullosa de ello” ha revelado la modelo y presentadora venezolana recientemente.

Esto para Fabiola significa mucho dado que deja claro que ella no ha sido ni una mantenida ni una mujer jarrón. Actualmente se ha formado en la universidad y está lanzado muchas iniciativas innovadoras en la Fundación Bertín Osborne que, irónicamente, ella capitanea.

La relación entre Fabiola y Bertín tras la ruptura siempre ha sido cordial, bien es cierto que él ha hablado más de añoranza que ella y se nota que quizá el cantante hubiese vuelto a darle una segunda oportunidad a este amor que ha terminado en amistad.

Sin embargo no siempre es sencillo encontrar el equilibrio entre ser exesposa y ser amiga y menos cuando la ruptura es tan reciente. En este sentido Fabiola ha querido compartir una curiosa pero no descabellada reflexión de su hijo Carlos.

Desde la óptica de un niño de doce años, Carlos le ha dicho a Martínez que: “Mamá, los padres no pueden ser amigos porque si son amigos dejan a sus hijos sin padres". Ante este pensamiento espontáneo Fabiola reflexionó también y, sincera, admite que le respondió a su pequeño que ese equilibrio es lo más difícil de encontrar.

A juzgar por sus palabras parece que a Fabiola le es complicado ser amiga de Bertín o, al menos, encontrar ese punto que deja claro que entre ellos existe un único nexo de unión y ese es su hermosa familia, es decir, sus hijos en común.

Como ella bien dice: “Ninguna ruptura es dulce, pero si hay cariño y respeto eso prevalece. Ambos hemos puesto mucho de nuestra parte para sacar o mejor” y parece que, con el paso del tiempo y con el asentamiento de los sentimientos, la cosa va bien entre ellos.

Al final son muchos años juntos y el cariño siempre queda, más aún teniendo a Kike y a Carlos. Aunque es complejo ser amigos ambos ponen de su parte para que la cosa fluya en la medida de lo posible.