El féretro de Isabel II arribó a Westminster tras una solemne procesión

·4 min de lectura
© AFP/Dan Kitwood

El cortejo fúnebre de la reina Isabel II salió este miércoles 14 de septiembre del Palacio de Buckingham y llegó al Palacio de Westminster, sede del Parlamento, donde se instaló la capilla ardiente. El cuerpo permanecerá allí por cuatro días para permitir que los ciudadanos se despidan de la monarca. El funeral de Estado está programado para el próximo lunes 19 de septiembre.

Custodiado por la guardia real y en medio de un carruaje tirado por caballos, el ataúd de la reina Isabel II llegó al Palacio de Westminster este 14 de septiembre.

La procesión, que inició desde el Palacio de Buckingham, la residencia oficial de la fallecida soberana, estuvo precedida por el rey Carlos III, que caminó detrás del ataúd acompañado de sus hermanos, la princesa Ana, el príncipe Andrés, duque de York, y Andrés, conde de Wessex; así como de sus hijos William, quien ahora ocupa el lugar de príncipe de Gales, y Harry, duque de Sussex.

Con el estandarte real y la corona de Estado sobre el cofre y los saludos con disparos de artillería, en intervalos de un minuto, la solemne procesión fue diseñada para subrayar las siete décadas de la reina como jefa de Estado.

Al menos 500 militares participaron del acto solemne y ocho de ellos cargaron el ataúd de roble y plomo ubicándolo en una plataforma elevada conocida como catafalco, en Westminster Hall.

Tras su arribo, quien fuera la monarca más longeva de la historia, fue recibida con un breve servicio religioso, de unos 20 minutos, a cargo del arzobispo de Canterbury.

Desde primeras horas del día, las multitudes de personas comenzaron a congregarse a lo largo del camino bordeado de banderas y lanzando flores.

Ahora el cuerpo de la soberana descansa en capilla ardiente. El público podrá despedirse de la reina durante cuatro días, antes del funeral de Estado programado para el próximo lunes 19 de septiembre en la Abadía de Westminster.

Abren las puertas al público para despedir a Isabel II

Cientos de personas empezaron a ingresar al Westminster Hall, para rendir tributo a la mujer que dirigió la monarquía británica durante más de 70 años.

La capilla ardiente abrió sus puertas al público, a las 5:00 p.m., hora local, justo después de que terminara la ceremonia religiosa de carácter privado, en la que participaron los miembros de la familia real.

Multitudes de personas han esperado de manera paciente para despedirse de cerca de la reina, algunos incluso durante varios días desde que fuera confirmado su fallecimiento el pasado 8 de septiembre, después de que los médicos indicaran debilitamiento en su estado de salud.

Joan Bucklehurst, una trabajadora de 50 años de Cheshire, en el noroeste de Inglaterra, dijo que la reina "significó mucho para todos".

“Ella fue increíble. Entonces, teníamos que estar aquí. Hemos estado aquí varias veces en ocasiones especiales, pero no podía perderme esto", señaló.

Los ciudadanos podrán caminar alrededor del ataúd de la reina hasta las 6:00 a.m. del próximo lunes 19 de septiembre. En ese momento, el ataúd será llevado en procesión desde el Palacio de Westminster hasta la Abadía de Westminster, donde tendrá lugar el funeral de Estado, al que asistirán decenas de presidentes, representantes de otras monarquías y líderes de todo el mundo.

Se realizará un minuto de silencio en todo el país en honor a la monarca y posteriormente se celebrará una misa de una hora.

Luego continuará otra procesión desde la Abadía de Westminster hasta el Arco de Wellington. De allí el cofre será trasladado al Castillo de Windsor, donde se llevará a cabo otro servicio religioso, exactamente en la Capilla de Saint George.

El féretro será llevado a la bóveda Real para ser inhumado junto a su esposo, el duque de Edimburgo, que falleció el pasado mes de junio.

El retrato de la reina estará colgado con un lazo negro en todos los ayuntamientos del país.

Líderes mundiales confirman su participación en el funeral de Estado

Al servicio fúnebre de la reina Isabel II asistirán una gran cantidad de líderes mundiales, miembros de la realeza y otros dignatarios de todo el planeta.

Entre quienes han confirmado su participación se encuentran el mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, junto a su esposa Jill Biden, el presidente de Alemania, Frank-Walter, el jefe de Estado de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, sus homólogos de Brasil, Jair Bolsonaro, de Austria, Alexander Van der Bellen, de Lituania, Gitanas Nauseda, de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe y de Italia, Sergio Mattarella.

Asimismo, asistirán los primeros ministros de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, de Australia, Anthony Albanese y su homólogo canadiense, Justin Trudeau. Tres países que pertenecen a la Commonwealth o Mancomunidad de Naciones de las que Isabel II fue su monarca.

En el funeral de Estado también se encontrarán líderes de la Unión Europea como Charles Michel, presidente del Consejo Europeo y Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, entre otros.

Con Reuters y AP