La extrema pobreza en Brasil persiste y afecta al 6,5 % de su población

Agencia EFE
·3 min de lectura

Río de Janeiro, 12 nov (EFE).- Brasil no consiguió disminuir los índices de extrema pobreza del país en 2019, año en el que 13,6 millones de personas -el 6,5 % de la población del país- sobrevivían con menos de 1,90 dólares al día, el mismo porcentaje que en 2018, según un estudio divulgado este jueves por el Gobierno.

Pese a que las condiciones de extrema pobreza no mejoraron el año pasado, las de pobreza mostraron una ligera caída, al pasar del 25,3 % al 24,7 % de la población, de acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según el Banco Mundial (BM), se considera personas en situación de extrema pobreza a las que viven con menos de 1,90 dólares al día, mientras que los que se sustentan con menos de 5,50 dólares diarios se califican como pobres.

El mayor índice de habitantes en extrema pobreza en Brasil se registró en 2018, con el 6,5 % de la población, una situación que persistió en 2019 y que no parece tener posibilidades de mejora en 2020 por causa de la pandemia del coronavirus.

Desde 2014, cuando el gigante sudamericano registró el menor índice de desempleo, fueron 4,7 millones de personas más viviendo en situación de extrema pobreza.

Eso significa que en Brasil, el país más grande de América Latina y el quinto del mundo entero con más de 210 millones de habitantes, el 6,5 % de su población vivía en esas condiciones el año pasado, el mismo porcentaje que en 2018.

A este grupo pertenecen, en su mayoría, negros y mulatos, y en él predominan las mujeres desempleadas y que carecen de estudios o que apenas cuentan con algunos años de educación básica.

El informe señala que solo el 13,8 % de las personas consideradas extremadamente pobres estaban empleadas en 2019.

UNO DE CADA CUATRO BRASILEÑOS VIVE CON 80 DÓLARES AL MES

El índice de pobreza cayó 0,6 puntos porcentuales en 2019, en comparación con 2018, y eso supone que el año pasado 51,7 millones de personas vivían con menos de 5,5 dólares diarios, es decir, con unos 436 reales al mes (unos 80 dólares), según lo estipulado por el Banco Mundial, pues no se toma en cuenta el cambio oficial sino el Poder de Paridad de Compra (PPC).

Esta situación es atribuida por el IBGE al mercado laboral informal, que alcanzó tasas récord en 2019, con más del 40 % de las personas ocupadas en el país.

Tanto para la situación de extrema pobreza, como en la de pobreza, la región más afectada de Brasil es el nordeste.

DESIGUALDAD

El estudio del IBGE evidencia que la desigualdad en el mercado laboral, los ingresos y las condiciones de vivienda en Brasil, está relacionada directamente con la raza y el color de la piel.

Los negros o mulatos sufren más el desempleo y la informalidad que los blancos, están más presentes en los rangos de pobreza y pobreza extrema y viven más a menudo en hogares con algún tipo de insuficiencia.

Uno de los principales indicadores del mercado laboral, la tasa de desempleo, fue del 9,3 para los blancos y del 13,6 % para los negros o mulatos en 2019.

Entre los ocupados, el porcentaje de negros o mulatos en ocupaciones informales -como la construcción, el servicio doméstico o las actividades agrícolas- alcanzó el 47,4 %, mientras que entre los trabajadores blancos fue del 34,5 %.

La desigualdad también aparece en los indicadores de vivienda.

El estudio muestra que 45,2 millones de personas vivían en 14,2 millones de hogares con al menos una de cinco deficiencias: ausencia de baño de uso exclusivo, paredes externas con materiales no duraderos, densidad excesiva de residentes (hacinamiento), costos elevados de alquiler y ausencia de documento de propiedad.

De esta población, 13,5 millones eran de raza blanca y 31,3 millones eran negros o mulatos.

(c) Agencia EFE