La extrema derecha está creciendo en Portugal y ya tiene objetivo: los gitanos

·4 min de lectura

Hasta octubre de 2019 Portugal era uno de los cuatro países de la Unión Europea, junto a Irlanda, Luxemburgo y Malta, que no contaba con partidos de extrema derecha en su Parlamento. Pero en los últimos años el crecimiento de estas fuerzas en el continente ha sido exponencial y han ido haciendo su aparición en escenarios que antes tenían vetados.

Y Portugal también ha sido uno de ellos. Si en esos comicios de hace más de dos años, Chega! obtuvo su primer escaño, ahora, en las elecciones anticipadas que van a tener lugar este 30 de enero aspiran a convertirse en tercera fuerza política del país, multiplicando por seis sus votos, según las encuestas.

La población gitana ve con preocupación el aumento de poder de la extrema derecha. (Photo by PATRICIA DE MELO MOREIRA/AFP via Getty Images)
La población gitana ve con preocupación el aumento de poder de la extrema derecha. (Photo by PATRICIA DE MELO MOREIRA/AFP via Getty Images)

Y es que la batalla de la extrema derecha portuguesa para estos comicios no es luchar por la victoria, sino asentarse como un partido más, hacer oír su voz en las instituciones y seguir creciendo a medida que va calando su mensaje en la sociedad. Y este no supone ninguna novedad respecto a otros países, pero parece que sí tiene recorrido en Portugal: la difusión de un discurso xenófobo que apunta directamente a los gitanos.

Una estrategia que viene de lejos y que parece que a la formación le está dando resultado. Ya en 2017, André Ventura, actual líder de Chega! y en ese momento político del Partido Social Demócrata, de centro-derecha, acusó a los romaníes de "ser adictos" a las prestaciones sociales y verse a sí mismos "por encima de la ley".

En 2019 viró su posición más a la derecha y fundó Chega!, un partido que pretendía romper con el bipartidismo que se había impuesto en los últimos 30 años y que consiguió la presencia de una formación de extrema derecha en el Parlamento por primera vez desde el final de la dictadura en 1974.

En este sentido, merece la pena analizar las similitudes con Vox. Ambos partidos han ido creciendo desde sus inicios, primero entrando en los Parlamentos y luego mejorando sus resultados y sus líderes provienen de los partidos conservadores tradicionales, pero con un discurso mucho más radicalizado. Las estrategias han sido idénticas, con el discurso xenófobo como bandera, con los inmigrantes y los gitanos como punta de lanza.

André Ventura en un acto convocado por Vox en Madrid.  (Photo By A. Perez Meca/Europa Press via Getty Images)
André Ventura en un acto convocado por Vox en Madrid. (Photo By A. Perez Meca/Europa Press via Getty Images)

Tras conseguir entrar en el Parlamento, Ventura siguió cultivando este tipo de mensajes en la sociedad. En 2020 despertó mucha polémica al proponer crear "un plan específico de confinamiento para las comunidades gitanas durante la pandemia de la Covid-19". El político acusó a esta población de tener "muchas dificultades para respetar las reglas del confinamiento".

Las acusaciones que el líder de la extrema derecha hizo para AFP fueron graves: "Tienen un problema crónico de dependencia de beneficios, delincuencia y violencia", señaló. Y ahora ha vuelto a retomar estos mensajes a medida que las elecciones se acercan.

Se estima que hay aproximadamente 30.000 gitanos en Portugal en una nación que supera los 10 millones de habitantes. Lógicamente, la proporción es ínfima, pero según señalan los expertos, estas personas "son el chivo expiatorio más práctico".

Y es que en los últimos años el país se ha acostumbrado a una inmigración constante de angoleños, mozambiqueños y brasileños, procedentes de las antiguas colonias, por lo que estos procesos migratorios están bastante normalizados y no suponen excesivos réditos electorales para la formación. Así, en el intento de generar un discurso de odio, los romaníes se convierten en una víctima propicia. Algo que este tipo de colectivos observa con temor.

Y parece, a tenor de los resultados esperados, que está dando sus frutos. Aunque los sondeos bailan, lo cierto es que todos le conceden a Chega! una horquilla que se sitúa entre el 6% y el 9% de los votos, lo que previsiblemente le otorgará una docena de diputados.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Puede parecer un resultado modesto, habida cuenta de la fuerza de la extrema derecha en Francia o España, pero lo cierto es que pasar del 1,29% de los votos a esto es un salto tremendo y hace temer que en el futuro la formación siga creciendo.

Ahora serán las urnas las que dicten sentencia y Ventura todavía puede tener un as en la manga. Con socialistas y centro-derecha muy igualados a la cabeza, Chega! puede tener la llave del Gobierno. Veremos qué termina pasando.

EN VÍDEO I La ironía contra el racismo que se ha vuelto viral: “Los negros olemos mal, no necesito ducharme"

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente