Extraen un pez vivo de la garganta de un pescador en Egipto

Médicos de Urgencias del Hospital General Beni Suef, situado en la localidad del mismo nombre en Egipto, tuvieron que atender una extraña emergencia: un pescador de 40 años acudía prácticamente asfixiado al llevar alojado un pez vivo en la tráquea.

Y es que el hombre fue víctima de su propia codicia. Capturó el pez de la forma habitual, pero al cobrar la pieza, inmediatamente apareció otra posible víctima en el agua, así que a nuestro pescador no se le ocurrió otra cosa que sujetar el primer pez con la boca mientras intentaba pescar al otro, con tan mala suerte que el animal se resbaló por su cavidad bucal hasta llegar a la tráquea.

La buena noticia fue que a pesar de llegar al hospital inconsciente por la falta de oxígeno, el encaje del animal en la garganta permitió que el conducto respiratorio del pescador no se bloqueara completamente. Eso sí, el equipo médico liderado por el doctor Ali Al-Hajri, afirmó que de haber tardado un poco más en llegar a sus manos, el hombre podría haber fallecido.

Tras una cirugía laparoscópica de urgencias que tardó poco más de 10 minutos, los médicos consiguieron extraer el animal. El hombre fue trasladado inmediatamente a cuidados intensivos y aún se sigue recuperando. Pero cuál fue la sorpresa de los sanitarios cuando observaron que el pez salido de la garganta del pescador, aún seguía vivo y se movía.