"Facebook miente cada vez que le conviene": Frances Haugen ante el Parlamento Europeo

·6 min de lectura

En medio del debate sobre la ley comunitaria que regiría los servicios digitales en el bloque europeo, la exempleada de Facebook reiteró su acusación de que la compañía antepone sus intereses a los de los usuarios y expresó su preocupación por el nuevo cambio de nombre de la empresa a Meta.

Este lunes 8 de noviembre, Frances Haugen, extrabajadora del gigante tecnológico, declaró ante el Parlamento Europeo, en Bruselas, en un momento en el que el debate sobre una nueva ley que regularía los servicios digitales en la Unión podría sembrar un precedente para la regulación a las compañías digitales en el mundo.

Semanas atrás, se supo que una investigación publicada en el 'Wall Street Journal', en la que se revelaba que la empresa dio prioridad a sus ganancias por encima de publicar contenidos nocivos para la sociedad, había salido a la luz gracias a documentos recopilados por Haugen, quien poco después acusó a la compañía ante el Capitolio de EE. UU. por los mismos motivos.

Ante la Eurocámara, la exempleada aseguró que "sin una acción audaz de los legisladores", la empresa continuará eligiendo las ganancias por encima de "la seguridad".

La compañía "ha explotado su capacidad para ocultar el comportamiento real de la plataforma para permitir que nuestra seguridad decaiga a un nivel inaceptable. Si se permite que Facebook continúe operando en la oscuridad, solo veremos una escalada de tragedias como resultado", añadió.

La Ley de Servicios Digitales en Europa, un posible referente a nivel mundial

Su testimonio ante el Parlamento Europeo se produce después de paradas en Londres, Lisboa y Berlín, y en un momento en que los legisladores del bloque comunitario debaten si consolidar o no la Ley de Servicios Digitales (DSA por sus siglas en inglés) propuesta por la directora antimonopolio de la Unión Europea, Margrethe Vestager.

En ese sentido, Haugen aseguró que sería un avance que la legislación europea se concrete e indicó que esta podría servir como referente para otros países, incluido Estados Unidos.

De ser aprobada la DSA, las empresas digitales tendrían que proporcionar información a las autoridades sobre cómo funcionan los algoritmos que utilizan y someterse a auditorías independientes. Esto reforzaría los controles sobre contenidos ilegales y falsos, así como a discursos de odio.

"El borrador de las reglas de Europa que requieren que las empresas de tecnología hagan más para abordar el contenido ilegal en línea podría convertirse en un estándar de oro global para un mundo en línea más seguro si se refuerzan", expresó Haugen. "La Ley de Servicios Digitales puede ser un grito de alerta", agregó.

De acuerdo con Haugen, la normativa podría "inspirar a otros países, incluido el mío, a aplicar nuevas reglas que salvaguarden nuestras democracias, pero la ley debe ser fuerte y su aplicación firme. De lo contrario, perderemos esta oportunidad única en una generación de alinear el futuro de tecnología y democracia", aseguró.

“Preocupación” por el cambio de nombre de Facebook a Meta

Días atrás, el director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, sorprendió al mundo al confirmar que la empresa cambiaba su nombre a Meta. El cambio, según informó, respondía a las intenciones de expandirse hacia un nuevo tipo de negocio basado en un “Metaverso”, un universo paralelo de realidad virtual en el que los usuarios pueden interactuar a través de un "alter ego", ya sea para el ocio personal o en el mundo laboral.

Respecto al cambio de nombre -y de imagen-, Haugen aseguró que le "preocupa mucho". La denunciante dijo que esta transformación "muestra un metaproblema porque demuestra que (la compañía) quiere darle prioridad al crecimiento y al beneficio. Criticó asimismo que vaya a dedicar 10.000 ingenieros más "a hacer videojuegos" y no "a trabajar en seguridad. Me parece indefendible", aseveró.

Asimismo, dijo que le "preocupa que haya más sensores en nuestras casas y oficinas" para lo que Zuckerberg llama el metaverso. "Los usuarios tienen que exponer mucho y Facebook ha demostrado que miente cada vez que le conviene", dijo.

Sin embargo, aceptó que un universo paralelo de realidad virtual podría "funcionar de forma más humana" porque lo haría con grupos de hasta diez personas, Respecto a esta limitación en los grupos de reunión, según Haugen, discursos peligrosos, como los de odio, quedarían más limitados. "Nos podemos reunir con alguien que tiene ideas extremas, pero todos le conocemos, sabemos cómo es", indica.

La compañía aseguró que trabaja por eliminar contenido "dañino"

Por su parte, la compañía asegura que trabaja para cuidar el contenido que se publica en sus plataformas. Monika Bickert, vicepresidenta de política de contenido, escribió en un comunicado que "contrariamente a afirmaciones recientes sobre nuestra empresa, siempre hemos tenido el incentivo comercial para eliminar el contenido dañino de nuestra plataforma".

Bickert también manifestó que "evidentemente, en una plataforma construida alrededor de gente compartiendo cosas sobre las que están interesadas, inevitablemente se extenderá el contenido que provoca fuertes emociones. Pero es profundamente ilógico el argumento de que para obtener beneficio promovemos de forma deliberada el contenido que enfada a la gente".

Según Bickert, los discursos de odio solo representan el 0,05 % del contenido que ven los usuarios y afirmó que "la compañía elimina el 97 % de esa información antes de que alguien lo denuncie". Además, aseguró que "la empresa destinó este año 5.000 millones de dólares a combatir los discursos de odio, con una plantilla de 40.000 personas destinadas a este objetivo".

Sin embargo, y según lo que denuncia Haugen, la compañía, utilizada alrededor del mundo, no cuenta con los controles necesarios para poder identificar mensajes de odio y contenidos falsos en todos los idiomas en los que presta sus servicios. "Hay muchos idiomas en Europa para los que el sistema de seguridad es mínimo", porque "los sistemas de supervisión que no están en inglés no funcionan bien", advirtió ante los parlamentarios europeos.

¿Quién es Frances Haugen?

Haugen estudió ingeniería informática e hizo una maestría en negocios en Harvard. La experta en manejo de datos trabajó durante 15 años en empresas de tecnología como Google, Pinterest y Yelp y en 2019 fue contratada en Facebook.

En esta última empresa, ejercía el cargo de gerente de producto en el equipo de desinformación cívica. Como trabajadora del gigante tecnológico, recopiló miles de documentos de investigación internos y filtró los llamados 'Archivos de Facebook' al diario 'Wall Street Journal'. Lo hizo como una persona anónima, hasta que decidió revelar su identidad el pasado 3 de octubre.

Con estos documentos, la extrabajadora sustentó sus acusaciones, en las que señala a la empresa de ser consciente de que perjudicaba la salud mental de adolescentes o que los algoritmos de su compañía propiciaban los discursos de odio y que a pesar de saberlo, prefirió mantener sus prácticas de esta forma porque suponían más ganancias.

Este es uno más de los escándalos que rodean a la compañía. En 2018, Zuckerberg tuvo que declarar ante el Congreso de Estados Unidos y disculparse por el escándalo de la consultora Cambridge Analítica. En ese entonces, se le acusaba de haber usado indebidamente datos de 87 millones de usuarios de Facebook durante la campaña de las elecciones presidenciales de 2016 en su país. Tuvo que pagar una multa de 5.000 millones de dólares por ello.

Con EFE, AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente