El expresidente de Georgia Mijaíl Saakashvili es detenido a un día de elecciones

·4 min de lectura

El expresidente y líder de la oposición georgiana, Mijaíl Saakashvili, fue detenido por la Policía al regresar a su país tras un exilio de ocho años. El ex jefe de Estado era buscado por abuso de poder y corrupción en casos que denuncia como políticos.

El exmandatario de Georgia Mijaíl Saakashvili fue detenido este viernes tras llegar al país desde Ucrania, informaron las autoridades locales. "El expresidente, un delincuente y un criminal, ha sido detenido y llevado a un centro penitenciario", anunció así la noticia el primer ministro georgiano, Irakli Garibashvili.

Poco después, la televisión estatal difundió imágenes en las que se le veía esposado, entrando con una amplia sonrisa en una cárcel de la ciudad de Rustavi, escoltado por dos agentes del orden. Saakashvili declaró a sus partidarios en un vídeo pregrabado en Facebook: "Con toda probabilidad, me están deteniendo ahora en Tiflis, pero quiero decirles que no tengo miedo".

Una defensora de los derechos humanos que le visitó en la cárcel afirmó posteriormente que se había declarado en huelga de hambre y que exigía ver a un cónsul ucraniano. Por su parte, su abogado denunció una "detención política".

"Arriesgué mi vida y mi libertad para volver"

Saakashvili fue condenado en ausencia por abuso de poder, corrupción y encubrimiento de pruebas en dos casos judiciales en 2018, que él ha calificado como de motivación política. La Fiscalía General georgiana recordó que el político ahora afronta nuevos casos penales que pueden acarrear una condena de hasta 11 años de prisión.

Sin embargo, el expresidente, en el exilio desde 2013 en Ucrania y privado de la ciudadanía georgiana en 2015, había publicado el lunes una fotografía de un billete de avión para Tiflis, la capital, para el sábado por la noche, día de elecciones locales.

"Arriesgué mi vida y mi libertad para volver", anunció luego en un vídeo publicado en su cuenta de Facebook el viernes, en el que decía que estaba en la ciudad costera georgiana de Batumi. Varios miembros de su partido confirmaron que estaba en esta ciudad, afirmando haberlo contactado allí a través de videollamadas. Incluso, de acuerdo con algunos diputados opositores, Saakashvili llevaba cuatro días en Georgia.

Un anuncio inicialmente desmentido por las autoridades

Las autoridades negaron en un primer instante esa información y aseguraron que el exmandatario no había cruzado la frontera del país. "Hemos estado en comunicación activa con la parte ucraniana y puedo decir categóricamente que Mijaíl Saakashvili no ha cruzado la frontera ucraniana", aseguró así a los medios de comunicación el viceministro del Interior de Georgia, Alexander Darakhvelidze.

Las autoridades georgianas habían advertido repetidamente que sería detenido de inmediato si regresaba.

Nika Melia, el jefe del Movimiento Nacional Unido, -fundado por Saakashvili-, acusó al Gobierno de convertir al expresidente en un "refugiado". También llamó este viernes a los georgianos a votar por el partido opositor para "liberar a Saakashvili y todo el país".

Y es que Georgia celebra este sábado elecciones municipales, entre ellas la de la alcaldía de la capital, Tiflis. Estas votaciones se producen en medio de un enfrentamiento entre el partido gobernante Sueño Georgiano y el Movimiento Nacional Unido, que hacen temer por la repetición de la crisis política que siguió a los comicios legislativos de 2020, marcados por denuncias de fraude y fuertes protestas de la oposición.

Saakashvili convocó a protestas callejeras postelectorales

El lunes, Mijaíl Saakashvili calificó las elecciones de "referendo" contra Bidzina Ivanishvili, el fundador de Sueño Georgiano. Pidió entonces a sus seguidores que votaran a favor del Movimiento Nacional Unido o a cualquier partido que se opusiera a Sueño Georgiano: "Sólo quiero una cosa de ustedes: que vayan a las urnas".

También llamó a sus partidarios a reunirse el domingo "para proteger los resultados de la votación", y prometió unirse a la marcha. "Si este Gobierno usurpador logra detenerme antes de eso, sólo puede hacernos más fuertes. No me echaré atrás y espero que ustedes tampoco lo hagan", agregó.

Sin embargo, no hubo señales inmediatas de protestas tras su detención. El partido Movimiento Nacional Unido pidió a sus seguidores que se centraran en la votación y precisó que anunciaría sus nuevos planes el sábado.

La presidenta Salomé Zurabishvili declaró en reacción al arresto que no indultaría a Saakashvili, según informó la agencia de noticias Tass. Su regreso a Georgia, "sea cierto o no, aumenta las tensiones antes de las elecciones del sábado", añadió en un discurso televisado el viernes.

Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pidió explicaciones a Tiflis. "Ucrania se dirige a la parte georgiana para pedir explicaciones sobre las condiciones y los motivos de ese paso tomado contra un ciudadano ucraniano", señaló el portavoz del líder ucraniano Serguéi Nikíforov, en Facebook. Además, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania convocó al embajador georgiano.

Con EFE, Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente